Miércoles 30 de abril de 2014,
Bottup.com

Extranjera en mi tierra

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Así es como me siento a veces, una extranjera en mi propio país. En mi propia ciudad, en mi tierra

Opinión

A nadie le resulta extraño encontrarse a cada paso, en cada esquina, un restaurante chino, o una tienda de bolsos china, un todo a un euro, regentado por chinos, un bar, cuyos propietarios también son chinos, o un locutorio… y aquí ya nos podemos encontrar con que el negocio puede ser tanto de chinos, como de colombianos, o ecuatorianos.

Es un orgullo que España sea uno de los países que mejor acoge a los inmigrantes, puesto que una vez los inmigrantes fuimos nosotros, pero tampoco me parece justo que se les de una clase de privilegios, que a nosotros, los nacidos aquí, se nos niegan.

No hablo de intolerancia, no es eso precisamente lo que siento, sino
más bien miedo. La mayor parte de ese dinero tampoco se queda aquí

Con esto me refiero a la posibilidad de montar un negocio y estar exento del pago de impuesto durante cuatro largos años. Es muy difícil competir contra esto. Sobretodo, si cuando pasan esos cuatro años ves que donde había una tienda de bolsos, por ejemplo, ahora hay un restaurante donde sus propietarios siguen siendo los mismos.

En la mayoría de estos sitios la plantilla que se contrata tampoco es gente de aquí, con lo cual se limita el número de posibilidades de encontrar un trabajo en un país donde la tasa del paro aumenta de forma alarmante, sobretodo en los últimos meses.

No hablo de intolerancia, no es eso precisamente lo que siento, sino más bien miedo. La mayor parte de ese dinero tampoco se queda aquí. Se manda para fuera para ayudar a la economía de otros países, mientras el nuestro se sigue empobreciendo. Porque en España también hay miseria, porque Canarias también vive la miseria de muchas familias que no tienen un techo, una vivienda digna a la que todos tenemos derecho, como dice la Constitución.

Y esa realidad es visible a todos. Sólo tienes que darte una vuelta por las calles de los barrios menos privilegiados de tu ciudad, y allí la encontrarás.

El problema es que todos estamos demasiado ocupados con “nuestras cosas”, como mirar más allá de nuestros ojos. Como para mirar hacia un futuro, no tan lejano ya, en el que la gente sólo vela  por sus propios intereses. En el que los políticos sólo piensan el llenar sus bolsillos, y en el que la sociedad se ha convertido en un desfile de zombies que vaga por las calles sin más.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto de vista de su autor, no el de Bottup. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

5 Comentarios

  1. elisa 19/04/2012 en 18:15

    Yo también me siento extranjera en mi propio país. Además me siento discriminada, llevo tiempo en el paro y creo que los empresarios, prefieren contratar extranjeros.
    Es verdad que tienen derecho a mejorar su vida, pero para eso no tienen que arruinar la mía. ¿ Me tengo que ir de mi país, para que ellos se queden ?. Con esta crisis se deberían de volver a su país, no tener que irme yo.

  2. Anónimo 16/05/2009 en 12:14

    Yo Emigrante Retornado
    Hola Señores de Bottup y participantes, les escribo para manifestar un trocito de mis sentires del Alma. Un día fuí a Venezuela de la mano de mi Madre con 1 año, mi Padre nos esperaba. Allí en ese hermoso País vivimos muchos años y aceptamos sus costumbres, aunque reconozco que me crié como Canario, con sus comidas canarias, palabras, modos de hacer las cosas, arreglar una silla rota, la cultura del café y del gofio. De los que éramos Cuatro, hemos regresado Dos mi Madre y Yo. Fuimos en el 56 y regresamos en el 96(40 años) y ahora en Canarias, aunque ya tenemos 13 años, me cuesta bastante sentirme como en Mi Tierra, recuerdo a Venezuela y aprecio a ese País. Pero había soñado mucho con regresar a esta Tierra Canaria. Me encuentro con caras muy serias, me ha costado el hacer amigos, ha veces siento como que no merezcaa estar en mi Tierra y siento un miedo en mi Corazón como que en mi Tierra ya son muy superiores a mi y que este mundo Europeo ya no me pertenece, la verdad salgo poco. Comparto ese de que no somos ni de aquí ni de allí aunque no lo quiera reconocer. Queridas Damas y Caballeros, Gracias por leer estas palabras llenas de rancia tristeza, Gracias porque ya me han ayudado.

  3. olgah 13/06/2008 en 12:26

    Coincido con Dani, hay un montón de mitos urbanos. Ayer, sin ir más lejos, dos vecinos de mi barrio me comentaban que “ya no hay prostitutas españolas ni ladrones españoles, todos son extranjeros” (??). uf

    Otro error de fondo es pensar que la tierra es “nuestra”, en una época en que todo es propiedad. La posesión me da derechos, no mi condición de ser humano. Y esto sí que me parece una aberración.

    Si tú te sientes desplazada, maría elena, imáginate ellos!

    Por mi parte, siento que mi ciudad ahora es más diversa y más rica que antes, que puedo relacionarme con gentes de Marruecos, de Perú…. charlar de cosas comunes con gente de Bangladesh, dar clase a niños chinos, sudaneses…

    Si en vez de sentir su llegada como una pérdida, lo vieras como una posibilidad de aprender no sabes lo afortunada que podrías sentirte.

    Y estoy de acuerdo contigo en lo de que cada uno va a lo suyo, pero ahí sólo queda tratar de hacer algo diferente e intentar cambiar, hasta donde uno pueda, la realidad que no nos gusta.

  4. antoniovictorrc 30/05/2008 en 14:01

    María Elena, no te atormentes, creo que todos debemos ver estas cosas con mas claridad y dar nuestros primeros pasos por los caminos de la paz y del amor. Debemos también mirar, un poco, en la historia de nuestros países y veremos como todo se repite, es como un ciclo, a veces le toco a España (como ahora) en otras ocasiones a la América latina (como antaño).
    Si quieres revisa mi blog, allí te encontraras con un post, su titulo(¿Que llegaban legales? ¡No!… ¡Ni pensarlo!. quizás te pueda ayudar. Dios quiera que sea así.
    Saludos y un abrazo

  5. Anónimo 19/05/2008 en 9:48

    La premisa de la que partes es falsa: los inmigrantes, por el mero hecho de serlo, no están exentos de pagar impuestos durante cuatro años. Es un mito urbano que se ha demostrado que es falso. http://mundosparalelos.wordpress.com/2007/02/05/leyendas-urbanas-los-chinos-no-pagan-impuestos/

    Por cierto, las que sí gozan de ciertos privilegios para invertir en el extranjero, por ejemplo, son las empresas españolas en China: http://www.casaasia.es/pdf/1205041306071084359967350.pdf

    Es curioso que te parezcan mal las remesas, que durante años llegaron de Alemania, Francia y Austria a nuestro país para ayudar a las familias españolas. Esos inmigrantes han escapado de situaciones de pobreza para venir a trabajar a nuestro país y lo menos que pueden hacer es tener libertad para hacer con ese dinero lo que les de la gana.

    A muchos otros no nos da miedo que personas de otros países vengan a España a trabajar; nos parece más bien una oportunidad enriquecedora, sin la que este país se hubiera estancado económicamente hace años.

Participa con tu comentario