Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Cataluña creará un fichero para prostitutas y clientes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La prostitución es tan floreciente que solo se me ocurre que las multas o registros tengan como objetivo la recaudación o algo peor

Barcelona. En la hipócrita Cataluña, entre macarras, meapilas convergentes y progresistas liberadores o liberadoras, el ejercicio de la profesión más vieja del mundo ya casi debería haberse erradicado. Pero es tan floreciente y con perspectiva de más ‘empleo’ en los macrohoteles puticlubs-casino de la Eurovegas, que solo se me ocurre que las multas y registros no tienen otro objetivo que la recaudación o algo peor.

Imaginarse ese fichero en manos de los policías y funcionarios de la Operación Pitiusa o los del Caso Macedonia, donde un caco tenía acceso a la red policial, pone los pelos de punta: chantaje a domicilio

Imaginarse ese fichero en manos de los policías y funcionarios de la Operación Pitiusa (venta de datos y chantajes) o los del Caso Macedonia (que junto a los inculpados por robo de cocaína en el Puerto de Barcelona continúan en libertad y ejercicio), donde un caco tenía acceso a la red policial… pone los pelos de punta. Chantaje a domicilio, en la propia puerta de la vivienda, “o euros o alzo la voz”.

Algo parecido a los tiempos cuando la homosexualidad estaba penada… y se chantajeaba con la denuncia o simple amenaza de llamar a un guardia, atribuyéndole a la víctima observar en los lavabos públicos.

Si hace dos meses me mandaron una pareja donde nunca residí dejando constancia de ‘buscado por la policía’, cuando si hubieran acudido al domicilio reflejado en el DNI y padrón me hubieran encontrado, me figuro al pobre putero señalado y amenazado. Si en mi caso se inventan una inculpación de xenofobia… ese fichero por putero puede romper y acabar con cualquier ciudadano sea o no aficionado a las meretrices.

La desvergüenza de añadir que el fichero estará sujeto a la Ley de Protección de Datos y a la Autoridad Catalana de Protección de Datos me provoca, desde el agrio surco en la cara del escéptico total, a la sonrisa de quien acaba de leer un largo y simpático pero macabro chiste.

Ese Felip Puig me está resultando otro genio con sus webs y registros, ¡un verdadero estadista!


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario