Martes 24 de enero de 2017,
Bottup.com

Francia: Libertad, Igualdad… ¿discriminación? El punto de vista de Patrick Weil

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Entrevista-reportaje

Hoy, en 2008, Nicolás Sarkozy persiste en aplicar lo que el pasado y la razón rechazaron

Image
El director del CNRS, Patrick Weil

La misma noche de su elección como nuevo presidente de la Republica francesa (6 de mayo del 2007), Nicolás Sarkozy declaró en su discurso triunfal, ante sus simpatizantes reunidos en los Campos Elíseos, el fin de la guerra de la memoria y del arrepentimiento.

Meses después, las palabras de Sarkozy entraron en acción, tanto en su política como en las leyes, aunque de forma contradictoria y polémica. La creación de un ‘Ministerio de la Inmigración’ y la “identidad nacional” y el codesarrollo, utilizar las pruebas de ADN como método para todas aquellas personas que quieran hacer venir a sus familiares, la selección de los extranjeros por “cuotas” de nacionalidad, y más recientemente, la idea de que todos los escolares de 10 años “porten” la memoria de un niño desaparecido durante la ocupación nazi en los campos de exterminio. Intervenir en la historia para apropiarse de ella, en resumen.

Esto representa un dolor de cabeza para sociólogos, historiadores e investigadores galos. “Para poder comprender lo que pasa hay que intentar responder a lo que pasa”, esgrime el director de investigaciones del Centro Nacional de la Investigación Social (CNRS), Patrick Weil, referencia incontestable en Francia sobre el tema de la inmigración, quien presentó su nuevo libro, ‘Liberté, Égalité, Discriminations “L’identité nationale” au regard de l’histoire‘, (Grasset, 2008), el 21 de febrero en Burdeos, en la librería Mollat.

El ministerio francés de la Inmigración tiene la prioridad de expulsar 26.000 inmigrantes en situación irregular para este año
Si Sarkozy modifica la constitución, esto querrá decir que Francia instaurará por ley la discriminación
Weil: “Francia tiene una identidad pero también una gran diversidad. La voz
de los políticos puede perpetuar la ley o traumatizar la igualdad”

Weil no busca replicar con su libro las acciones de la administración Sarkozy, puesto que reúne tres artículos que ya habían sido publicados en revistas especializadas. “Éste libro (dice Weil), puede ser útil para que el lector entienda lo que pasa actualmente”.

Weil muestra en su obra, entre variados ejemplos de la historia gala, dos hechos en particular que hacen referencia a la selección de cuotas por origen. El primero nos transporta a finales de la segunda guerra mundial, en 1945; la reconstrucción del país necesita de mano de obra fresca, para eso el general Charles de Gaulle pone en marcha una política de inmigración masiva que fue confiada a uno de los expertos en la materia, Georges Mauco (quien participó durante el régimen colaboracionista de Vichy del mariscal Pétain).

Mauco intentó implantar el sistema estadounidense de la época, es decir, la selección por cuotas sociales y de nacionalidad, especialmente de Europa, excluyendo de facto a los asiáticos, negros y árabes. Al inicio la mesura fue bien recibida por parte de los políticos y de Gaulle mismo, pero este mismo modelo de selección jerárquico de nacionalidades y orígenes fue combatido durante la ocupación nazi. Finalmente se instauró por de Gaulle la ordenanza de noviembre de 1945 (aún vigente) que prevé ningún tipo de cuota de origen de los inmigrantes.

El segundo momento es durante la presidencia de Valérie Giscard d´Estaing (1974-1981). Weil explicó que, gracias a la consulta de archivos, puso a la luz las acciones que Giscard d´Estaing emprendió en su política al no renovar los títulos de estadía de los inmigrantes de origen argelino, marroquí y tunecino principalmente. Giscard d´Estaing ejerció presiones a sus ministros que avanzaban lentamente en el proyecto de “cuotas” de retiro forzado vía el título de estadía legal.

Finalmente no se concretó. Las movilizaciones de sindicatos, iglesia e izquierda pararon el proyecto; además el recuerdo de la ocupación y la guerra estaban todavía frescos en la memoria.

Hoy, en 2008, Nicolás Sarkozy persiste en aplicar lo que el pasado y la razón rechazaron. La acción política está presente por parte del ministerio de la inmigración, la identidad nacional y el codesarrollo, a cargo de Brice Hortefeux, que tiene la prioridad de expulsar 26.000 inmigrantes en situación irregular para este año.

Sobre la ley, Pierre Mazeaud, ex presidente del Consejo Constitucional, aceptó la misión comandada por Sarkozy para buscar cuáles son los estatutos de la ley constitucional a modificar para aplicar las cuotas por origen geográfico. “¿Es que habrá, como en 1945 y a finales de los años 70, la resistencia suficiente para detener estas ideas?”, lanza Weil como reflexión, tanto para él como para el público pensativo en la sala.

Si Sarkozy modifica la constitución, esto querrá decir que Francia instaurará por ley la discriminación. Al preguntarle, por parte de Bottup, sobre la hipótesis de que todo esto sea aplicado, Patrick Weil muestra su optimismo y responde que “sinceramente no creo que pueda llegar tan lejos, la imagen de Francia está en juego”, agregó también que la política de Sarkozy “cae continuamente en contradicciones”.

Finalmente, Weil enunció que “Francia tiene una identidad pero también una gran diversidad. La voz de los políticos puede perpetuar la ley o traumatizar la igualdad”. Todo este debate tiene algo de concreto: la tensión y mal entendidos entre inmigrantes, franceses de origen extranjero y los franceses de pura cepa, por decirlo así. Esta tensión no favorece a la integración social, muy criticada en esta historia actual de Francia.

Comentarios o réplicas al autor:  ivanovichtorres@yahoo.fr

{mos_sb_discuss:2}


 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 22/02/2008 en 10:56

    Pues aquí más de lo mismo: si gana Rajoy, estaremos con una situación parecida. Es indignanyte.

    Felicidades al redactor, una noticia muy interesante

Participa con tu comentario