Domingo 11 de mayo de 2014,
Bottup.com

Fútbol y respeto: Puerto Rico – España

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Carta dirigida a Cayetano Ros por su artículo en El País con motivo del partido amistoso que enfrentó a las selecciones de fútbol de España y Puerto Rico

Me llamo Peter Pantoja Santiago y escribo desde el Municipio Autónomo de Juncos, al sureste de Puerto Rico.

Fui uno de los miles de personas que se dieron cita en el Estadio Juán Ramón Loubriel de Bayamón el miércoles 15 de agosto de 2012 para disfrutar del encuentro amistoso entre la selección ‘Huracán Azul’ de Puerto Rico y la ‘Tricampeona’ selección española (la ‘Roja’).

Desde sus preparativos, nos fuimos contagiando con mayor emoción al saber que la mejor selección de fútbol del mundo fuera a llegar a nuestra isla y a inyectar un poco de fuerza a esos niños y jóvenes que les ven como un verdadero referente a seguir en el deporte, siendo así un bálsamo esperanzador en medio de todo lo que representa levantarnos día a día en nuestra cotidianidad de toda nación en crisis política y social.

Nos fuimos contagiando de emoción al saber que la mejor selección de fútbol del mundo llegaría a nuestra isla a inyectar fuerza a esos niños y jóvenes que les ven como un referente a seguir en el deporte

Soy cien por ciento puertorriqueño y orgulloso de serlo. Quien me conoce sabe que desde hace ya muchos años España la respeto y siento como una segunda patria y me siento feliz de que mi pasaporte se encuentre ponchado hasta la saciedad por mis visitas a la hermosa tierra ibérica. Allí no tengo amigos, allí tengo familia, porque así me consideran y así les recíproco esa sincera deferencia, que en nada cambiará tras lo que aquí deseo expresar.

Para comenzar, me deja un mal sabor de boca las expresiones en el periódico El País, periódico que gusto leer y que continuaré leyendo porque sé de la calidad de personas que se esfuerzan por proyectar las cosas como son, pero también hay personas que llevan un dudoso mensaje a la hora de reportar e informar.

Me refiero al señor Cayetano Ros, quien tituló su artículo ‘España juega una farsa‘. Para comenzar, señor Ros, lo que me incomoda y enfada ha sido un comentario un poco xenófobo y de mentalidad algo retrógada de su parte: “Como si Michael Phelps visitara Guinea Ecuatorial para medirse a Eric Moussambani, España cruzó el charco para enfrentarse a Puerto Rico”. Aparte, si se retrasó por 15 minutos el comienzo fue porque Puerto Rico deseaba ofrecerle lo mejor a los mejores.

En cuanto a su otra línea “cruzar el charco para correr a la hora de la siesta, con 35 grados y un 75% de humedad”, permítame decirle que a la hora de la siesta, como usted dice, los puertorriqueños hacian un alto para que nuestros niños pudieran estar allí presentes, al igual que muchos adultos y jóvenes, haciendo de un sueño una realidad. En mi caso, como joven, no había coincidido en España para verles y que fuera aquí fue más que grato. En cuanto a los 35 grados y el 75% de humedad, puede verlo desde la perspectiva de las Olimpiadas 1992, cuando los nuestros cruzaron el charco para competir allí en Barcelona, o lo más reciente, como nuestros atletas de países y tierras de fuego como se conocen cruzaron el charco para llegar hasta las medallas de oro, plata y bronce y aún en los cambios extremos dieron el todo por el todo.

Me parece poco profesional de su parte que en pleno siglo XXI aún existan mentalidades tan retrógradas y xenófobas. Si para usted esto fue cuadrar una caja, económicamente hablando, desluce usted su patria. Por el contrario, para nosotros los puertorriqueños fue inyectar el deporte que el mundo y latinoamérica conoció aún más gracias a las equipaciones como el Barcelona, el Real Madrid, el Sevilla, el Atlético de Madrid o el Valencia, entre tantos otros excelentes equipos que España posee y que hoy por hoy son un referente de ejemplo a seguir para esos niños y jóvenes que desean crecer en esa disciplina deportiva.

Permítame decirle que a la hora de la siesta, como usted dice, los puertorriqueños hacian un alto para que nuestros niños pudieran estar allí presentes, al igual que muchos adultos, haciendo de un sueño una realidad

Si a usted le molesta como reportero que una islita de 100×35 haya marcado un gol a la mejor selección del mundo, tiene usted un problema grave mentalmente hablando, porque quizás subestimaron a los puertorriqueños, que cuando deseamos hacer lucir esa estrella es como cuando Marta Domínguez cruzaba esas gloriosas metas o un Alberto Contador dejaba alma, cuerpo y corazón en esas millas, con pasión y con corazón altamente comprometido con su tierra. Así somos los puertorriqueños, no somos perfectos y lamentablemente ante el mundo hemos hecho noticias como cualquier país hace en lo bueno y en lo no tan bueno, pero cuando nos faltan a nuestra integridad como puertorriqueños nos unimos y nos convertimos en un Goliath capaz de comernos el mundo.

Es lamentable que usted no conozca la otra cara de todo lo que nuestra niñez vivió con emoción cuando la selección española y cada jugador tomó tiernamente sus manitas. Para usted es más fácil hacer ‘noticia’ con despestrigio que con clase y deferencia.

Nuestra selección puertorriqueña vivió el sueño más glorioso que cualquier ser humano, de los que vivimos apasionados con el fútbol vivimos pudimos ayer, con entrega, con corazón compartido, con banderas unidas de España y Puerto Rico. Nuestros jugadores vivieron el respeto de los jugadores, lo vivimos cuando el maestro Pepe Reina nos recibió en Plaza Las Américas, y ese respeto y grandeza de Pepe como persona pudimos vivirlo a manos llenas.

Pienso que usted con tan corta mentalidad a nosotros no nos afecta, simplemente nos incomoda, pero a su vez nos muestra que en el mundo es más fácil ofender que construir decentemente aportes para motivar.

Señor Cayetano Ros, usted debe aprender de la prudencia y el respeto de Vicente del Bosque, todo un caballero.

Lo que para usted es contrastante, según su nota sobre esa línea del reportaje la cual decía “un país apasionado por el futból contra otro volcado en el boxeo, el baloncesto y el béisbol”, permítame decirle que debería sentirse orgulloso de que en una islita como Puerto Rico tengan de referentes en el fútbol a la mejor selección de fútbol del mundo, que solo afecta sus comentarios a su patria y desluce lo que los jugadores con corazón sincero llegaron a hacer en nuestra patria.

Es lamentable que usted no conozca la otra cara de todo lo que nuestra niñez vivió con emoción cuando la selección española y cada jugador tomó tiernamente sus manitas

Yo continuaré con mi misma visión de España, mi misma devoción por la ‘Roja’ y el Barcelona, con el mismo orgullo de defender las justas causas como la mediocre acción del gobierno de Mariano Rajoy, quien mantiene al pueblo refugiado en el deporte como ente para olvidar donde les ha sumido, continuaré llevando el mismo respeto, amor y sentimiento hacia mi segunda patria, y sé que con esta opinión no se afecta en nada mi relación excelente con quienes por años he llevado una relación que hasta la actualidad dura en España, e incluso participando en redes de interés por años reportando para España.

Con esta carta deseo expresar el sentir hacia aquellos medios, no tan solo españoles, porque sería injusto, sino hacia aquellos medios exteriores e interiores de prensa que también se unieron al recital negativo de ese encuentro, como Alfredo Motilla, de Puerto Rico, del Periódico Deportivo AS, entre otros tantos.

Claro que tenemos que mejorar, pienso que aún España en su interior como selección busca hacerlo, porque hay que reinventarse cada día, en lo deportivo y en lo estructural. Pienso que les fue difícil no llegar al gol en las pasadas Olimpiadas de Londres y eso no deja de hacer a España quien es. De eso se trata, de no ser tan retrógrados y especular, lo que Puerto Rico tenga que mejorar será por méritos propios, porque aún resta gran camino para poder llegar adelante, pero yo como puertorriqueño me siento más que orgulloso de nuestra selección y de cada uno de sus jugadores: Bill Gaudette, Krause, Martínez, Rosario, Hansen, Soto, Pérez, Betancourt, Strain, Campos, Salvatore, Jones, Arrieta, Flecha, Delgado, Alexís Rivera, Marrero, Ramos, Saldaña, Vázquez, Vélez, González, Cabrero, Wilson, D’ Andrea y Cintrón, quien marcó el gol por Puerto Rico.

Me siento orgulloso de mi selección y la respeto al igual que respeto a la selección española, y con este medio simplemente deseo expresarme, no por los jugadores, porque ellos quedan fuera de esta polémica, solo con los medios de aquellos y aquellas que despectivamente se han referido hacia nuestros jugadores, que merecen el mismo respeto e igualdad porque le colocaron el mismo empeño en poder hacer crecer aún más esa pasión aquí en la isla.

Para usted, señor Cayetano Ros, y para todos esos medios exteriores e interiores que se expresaron en esa manera, simplemente les dejo el siguiente pensamiento:

“Detesto el racismo, porque lo veo como algo barbárico, ya sea que venga de un hombre negro o un hombre blanco”, Nelson Mandela.

Deseo expresar el sentir hacia aquellos medios de prensa que también se unieron al recital negativo de ese encuentro

Un fuerte abrazo desde Puerto Rico y simplemente que aprendamos todos lo que debemos aprender de toda esta marea mediática, porque tiene el derecho a soñar el que tiene una monarquía como aquel que no, tiene el mismo mérito quien viene de Europa a Puerto Rico a hacer su compras porque el euro vale más que el dólar, como aquel que con la misma igualdad cruza el charco, como en mi caso dos veces por año, para vacacionar y dar el más sincero abrazo a mi gente, diferentes en culturas solamente, porque mis ojos no ven colores o razas, las fronteras las colocamos nosotros mismos.

Con todo el respeto, pero también con toda la convicción férrea del orgullo que siento de ser puertorriqueño, queda,

Peter Pantoja Santiago

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

Artículo relacionado:
España juega una farsa‘, de Cayetano Ros en El País


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario