Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Garzón y Urdangarín, o las dos Españas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Dos vividores, personajes de la muy especial España, imposibles en cualquier democracia occidental

Barcelona. Y no me digan que otros príncipes o duques se han lucrado cobrando comisiones, o que en otros países también hayan existido ‘jueces estrella’, porque no son homologables. Y no son homologables porque la democracia española, sin real división de poderes, tampoco lo es.

Que la Ley y Justicia no permitieran durante sesenta años que los jueces autorizaran desenterrar cadáveres en conocidas fosas comunes para enterrarlos en el cementerio, describe una muy peculiar idiosincrasia

Que prescriban los ‘crímenes contra la humanidad’, o se amnistíen las sacas y fusilamientos, es ya de por sí una aberración. Que la Ley y Justicia no permitieran durante sesenta años que los jueces autorizaran desenterrar cadáveres en conocidas fosas comunes para enterrarlos en el cementerio, describe una muy peculiar idiosincrasia. Tan peculiar como que un juez, jugando y parapetándose tras tan sagrados sentimientos, se convierta en multimillonario o medre en política.

Quizá la argumentación del Supremo sea jurídicamente irreprochable. No son ellos quienes dictan las leyes, son los políticos quienes deberían haberlas cambiado como en Argentina o Chile. Pero los políticos, inmersos en la transformación de las benéficas cajas de ahorros en bancos puros y duros, ajustados y a propósito para enriquecerles, dejarían en demasiada paz a los muertos de las cunetas y tapias de cementerio. Tanta paz e impunidad como las gozadas por sectores y castas ‘especiales’. Que la Ley no es igual para todos, se confirma cuando un Jefe de Estado debe repetirlo demasiadas veces. Yo no se lo he oído nunca a ningún Jefe de Estado de una consolidada y real democracia.

Y si nos trasladamos al otro sujeto del día, tenemos otro vividor de las especiales circunstancias del país, que ya enriquecido por ‘marido de’ decide lanzarse a los ‘negocios’ (emulando al yernísimo de Franco) no de ‘comisiones’ por armas o petróleo (ya monopolizados) sino por ser quien es, o cree él que es. Fotografiarse con la familia real, mediar, chalanear, ‘patrocinar’, y que en pura confusión mental, convencido, grita a los cuatro vientos que su socio “le robaba”. Ese socio robaría, digo yo, a una entidad sin ánimo de lucro, a la que él dice prestaba su “imagen de tan alto nivel”, y de la que no debería haber cobrado ni un euro. Ni él ni su mujer, que según los empleados pasaba a retirar dinero. El subconsciente le engaña. Contradicciones de las dos españas, por desgracia muy vivas. Aquel “usted no sabe con quien está hablando”, convertido ahora por el ‘socio’ en “Razón de Estado”. ¡Menudo par!

Donde se amnistía el asesinato; se permite, se encubre y disculpan pecados menores, como el ‘robo a las arcas públicas’. Las banderas republicanas tenían una muy justificada presencia en las puertas del juzgado de Palma, pero poca o nada amparando a un juez prevaricador y trincón.

Donde se amnistía el asesinato; se permite, se encubre y disculpan pecados menores, como el ‘robo a las arcas públicas’

Y puesto a zarandear o coctelear noticias… “El déficit del 2011 se dispara hasta los 91.300 millones publica en portada La Vanguardia. Otra falacia ‘nacional’. Revuelto Estado y sistema financiero, formando un real cártel, avaladas las cajas y bancos, donde además se ha abocado ‘dinero público’ sin límite ni final conocido, con el viceversa de financiar ese cártel el pozo sin fondo público, asegurar que el déficit es el 8 o 30% del PIB o el PUB, no tiene sentido alguno.

Y el BCE europeo inyecta euros sin límite a la banca española que se invierte en ‘deuda pública’… Estado y sistema financiero… el pozo sin fondo, el círculo vicioso…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario