Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Geriátricos y rebelión

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / En pura disparatada demagogia: la vanguardia de la rebelión la encabezan los geriátricos

Barcelona. Y para más tétrico cachondeo, es seguro que los 300 generales de Artur Mas y los 400 de Felix Millet han cobrado su pastizal y andan disfrutando de cruceros, las Antillas o Miami y Suiza, por aquello de cuidar los saldos, y los ya mayores Maragall y su corte en el refinado Ampurdán, de tertulia y conspirando entre los más caros restaurantes del mundo.

Es imposible describir la realidad actual sin llegar al disparate, el absurdo, la truculencia

Es imposible describir la realidad actual sin llegar al disparate, el absurdo, la truculencia. Hace bastante más de una generación intenté entender el teatro del absurdo o la pintura abstracta, incluso la música dodecafónica, y tiré la toalla, ¡soy un muy simple y vulgar mortal! Y como cuando no llego me digo “que están verdes”, me convencí de que todo aquello era ‘otra tomadura de pelo’, al igual que ayer al intentar comprender el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Pero ni me revelé, ni siquiera cambié de canal. Me dije “a ver si eres capaz de entender”:

Cataluña y Andalucía se rebelan y sublevan, al decir de los subvencionados periódicos catalanes, ante el límite de déficit; luego pretenden seguir gastando lo que no ingresen a cargo de crédito, crédito que ya no tienen ni obtendrán. Y Montoro les contesta que “vengan o no vengan la ley está para ser cumplida”, que en mi castellano significa que como no tendrán un duro más que sus ingresos legales, al no poder gastar lo que no tengan, cumplirán a la fuerza. Lo mismo que Alfonso Guerra hace 30 años en sus discursos sobre las autonomías: “tendrán que comer de aquí”, y señalaba su mano.

Pues esta cuadratura del círculo se presenta catastrófica. A los geriátricos se les dice que se espabilen con créditos, y ¡no hay créditos! Y si como es presumible la situación se deteriora más, y se recaudará menos y habrá menos créditos, o ninguno, tras el susto a los hospitales y geriátricos, se añadirán a esa sublevación de primera página del Periódico todo el sector de desgraciados cuyas pensiones o nulo paro no alcanzan para comer, y que alcanzarán menos… ¡esto huele a rebelión de las de verdad!, donde los 300 generales de Artur Mas deberán impedir que las sillas de ruedas entren a la Generalitat, o las gayatas rompan las bonitas farolas del entorno.

¡Esto huele a rebelión de las de verdad!, donde los 300 generales de Artur Mas deberán impedir que las sillas de ruedas entren a la Generalitat

Que el charlatán Jordi Pujol, y Montilla y sus muchachos, más sus amigos en Madrid (quienes conformaron la casta política actual) montaron una Generalitat que sería imposible en cualquier federación o estado asociado, se muestra cruelmente diáfano. Tras el catalanismo y socialismo, donde se han enriquecido y siguen enriqueciéndose una tropa con sueldos y dietas de pura depredación, donde rebajar el 50%, por ejemplo de 100.000 a 50.000 euros al año, o despedir a la mayoría de enchufados durante 30 años, es imposible e inviable, al igual que las subvenciones a un sinfín de organismos públicos y parapúblicos… tan imposible como el desamparo total a los más desfavorecidos, y como la opción del desmonte del monstruo no es posible, se deberá seguir recortando por abajo, a la pobreza… más pobreza.

Y nadie busca símiles guerreros ante la conquista y total saqueo y pillaje de CataluñaCaixa, donde se podrían superar esos 47.000 millones que se fijan de deuda para la Generalitat en 2013, y donde se remansan parte de los déficit acumulados año tras año revestidos de créditos incobrables entre instituciones, universidades, hospitales, ayuntamientos… el kaos.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario