Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Nuestra clase política: tristeza y desolación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 7,00 de 10)

 

OPINIÓN / La semana pasada el PP llenó de “no me consta” las páginas dedicadas a la información sobre el caso Bárcenas

Es necesario pararse a pensar el comportamiento que tienen los representantes políticos que pagamos con nuestros impuestos. Esta semana ha sido un ejemplo aglutinador de cinismo y poca ética política de las personas que se han visto afectadas.

La grandeza de las hemerotecas nos facilita el poder comprobar lo que se dijo entonces y lo que hoy se dice. Estos dirigentes creen que la ciudadanía no tiene la capacidad suficiente para valorar lo que sucede

Podía empezar la enumeración de casos que en principio se veían afectados por escándalos de corrupción y evasión de capitales, donde las élites políticas sacaban pecho y hacían declaraciones grandilocuentes ateniéndose a la responsabilidad cuando el caso estuviera resuelto. Se produce el veredicto y con una desfachatez enorme, se desdicen del compromiso público rebuscando la salida para que nada les afecte y quedar incólumes de culpabilidad.

La grandeza de las hemerotecas nos facilita el poder comprobar lo que se dijo entonces y lo que hoy se dice. Sinceramente, hay momentos en que uno piensa si estos dirigentes creen que la ciudadanía no tiene la capacidad suficiente para valorar lo que sucede.

El primer puesto del ranking lo consigue el Partido Popular. Cuando se aprecia lo que sus dirigentes han dicho y dicen, cuando la presunción del hecho pertenece a un adversario político la carga severa luciendo honor y honra produce titulares que se deben guardar. Si lo acontecido es relacionado con personas vinculadas al Partido Popular, la vara de medir y censurar se difumina a tal punto que nada parece que ha ocurrido.

Hay casos que claman al cielo: el cierre de filas que hicieron con el exconsejero Güemes cuando privatiza los análisis de sangre en Madrid y luego forma parte de la empresa que se los adjudica. Ha dimitido.

El propio presidente de la Comunidad, Ignacio Gónzález, que tiene pendiente la investigación de un piso de lujo que alquilaba y que ahora resulta que es propiedad.

El extesorero Bárcenas que ha movido en Suiza 22 millones de euros y que gracias a la Ley del indulto fiscal de Montoro ha podido blanquear 10 millones.

Son casos paradigmáticos que están generando la valoración del cierre de filas que hicieron los altos cargos del PP cuando aparecieron los hechos, y cómo ahora se desdicen de lo que protegieron.


En el PP

si lo acontecido es relacionado con personas vinculadas a su partido, la vara de medir y censurar se difumina a tal punto que nada parece que ha ocurrido

Pero, el colmo de la desfachatez lo lidera Esperanza Aguirre. Sin que lo que ha decidido tenga ninguna ilegalidad, no deja de sorprender que la presidenta del PP de Madrid, y hasta hace bien poco Presidenta de la CAM (Comunidad Autónoma de Madrid), cuando ocupaba ese cargo institucional, era el látigo de todo lo que supusiera hablar de derechos catalanes, consiguiendo que sus fieles seguidores dieran zarpazos a todo lo que fuera y representara la sociedad catalana. Pues bien, a la señora no le han dolido prendas en aceptar una sustanciosa oferta de una entidad catalana muy ligada al Gobierno de la Generalitat. Hipocresía pura y dura todo lo anterior.

Por ello, es necesario pararnos y analizar lo que está sucediendo con el Gobierno de España y sus adláteres de las comunidades autónomas. Aplican sacrificio y más sacrificio y ellos mantienen un estatus intocable.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. angel ruiz palomares 22/01/2013 en 23:28

    Para comprender la realidad, hemos de retroceder en el tiempo. La democracia Española ha ido poco a poco siendo tomada por la clase política, llegando un manto, cada vez más espeso de corrupción que cubre a todas las instituciones. El caso es más grave de lo que parece, pues al parecer nosotros, el Pueblo o sociedad civil no reaccionamos de la forma más adecuada y pacífica para erradicar esta lacra y reformar muchos conceptos que afectan a los partidos políticos en la forma de abolir lo que es vigente y no sirve, por una nueva normativa más eficaz en el control de esta especie, que en una gran medida, entran a la política por razones personales o de partido, y se encuentran con un gran poder. Hace años que no estamos en democracia al estar roto el principio fundamental que la autentifica: La independencia de los tres poderes.

Participa con tu comentario