Martes 24 de enero de 2017,
Bottup.com

Guerra abierta a las bolsas de plástico

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
En España se usan 10.000 millones de bolsas de plástico al año

Reportaje:

Se inicia una campaña en Madrid para luchar contra ellas repartiendo gratis bolsas de algodón

Cada español usa de media 238, de las que sólo se recicla un 10%

Las administraciones públicas comienzan a plantearse todo tipo de medidas contra ellas: desde impuestos especiales a prohibirlas totalmente

Image
Vagan por el mundo dejando un rastro de toxicidad

Es quizá uno de los inventos más exitosos y populares desde que se extendió su uso en los años setenta. Es ligera, resistente, impermeable, higiénica, flexible y gratuita. ¿Qué más se puede pedir? Entonces, ¿qué males ocasionan
estas bolsitas para que organizaciones ciudadanas y, últimamente, administraciones públicas, les hayan declarado la guerra? Pues casi todos.

Su fabricación. La producción, a base de polietilenos y polipropilenos procedentes del petróleo, además de consumir combustibles fósiles, contamina la atmósfera con emisiones de CO2.

Hay demasiadas y por todos los lados. Aunque no hay datos fiables, se estima que más de un millón de bolsas de plástico se utilizan cada minuto en el mundo, entre 1 y 2 billones al año, unas 250 por adulto. Y la mayoría de ellas se emplean sólo durante unos 12 minutos, antes de tirarlas a la basura o dejarlas en cualquier esquina.

Su facilidad para desplazarse por tierra, mar y aire, constituye otro de sus males. Se arrastran por el suelo, ondean en las ramas de los árboles, se agarran a vallas y alambradas o navegan por ríos, lagos y mares, sus hábitats favoritos. Así, taponan tuberías, alcantarillas y cursos de agua, y producen la muerte por axfisia de ballenas, focas, tortugas y aves marinas.

Image
A menudo los países pobres reciben estos residuos

Y, sobre todo, su alto poder contaminante. Las partículas tóxicas procedentes del petróleo y los metales pesados de la tinta de sus inscripciones degradan suelo y agua durante las decenas o centenares de años, no se sabe aún, que  tardan en biodegradarse. Este problema se agrava por la baja tasa de reciclaje de las bosas -alrededor del 10%– , por lo que la mayoría de ellas se deshechan y acaban incineradas, con la consiguiente contaminación del aire, o vagando sin control por el planeta.

Primera batalla en Madrid

Son suficientes motivos para que las ong hayan dado la voz de alerta. Así, esta semana Ecoespaña ha iniciado una campaña en Madrid contra el uso de las bolsas de plástico en la que va a repartir gratuitamente en los mercadillos bolsas de algodón con los lemas de la campaña inscritos en ellas: ‘Contra el calentamiento global, compra local’ y ‘Tampoco soy una bolsa de plástico’. Son de algodón crudo, aptas para alimentos, la tinta es ecológica y se pueden lavar en frío. Ecoespaña ha enviando bolsas a la princesa Leticia, a la ministra de Medio Ambiente, al alcalde de Madrid y a la presidenta de la Comunidad madrileña.

Image
Las bolsas biodegradables aún son muy caras

Esta capacidad de destrucción que encierran las bolsas de plástico ha hecho que diversas administraciones públicas empiecen a plantear medidas para reducir su utilización, bien con impuestos o tasas por cada bolsa utilizada, bien
cobrándolas directamente o con medidas más drásticas que llegan hasta la prohibición de su uso.

El Ayuntamiento de Londres anunció el mes pasado la posibilidad de imponer una tasa de 15 céntimos sobre cada bolsa o prohibirlas directamente, para “contribuir en la lucha contra el cambio climático”, según declaraciones de su

alcalde, Ken Livingstone, al diario The Gardian. Las medidas serán debatidas en el Parlamento británico a finales de año.

Desde 2002 Irlanda aplica una tasa de 30 céntimos por cada bolsa, lo que ha supuesto una reducción de su uso en un 90%, mientras que en Hong Kong el impuesto sube hasta los 50 céntimos. En Suecia y Alemania el cobro de las bolsas está generalizado, e Italia ha aprobado una ley que prohibe las bolsas de plástico a partir de 2010, una medida que se están planteando otras ciudades, como San Francisco, Boston o Berkeley.

Las partículas tóxicas procedentes del petróleo y los metales pesados de la tinta de sus inscripciones degradan suelo y agua durante las decenas o centenares de años
Desde 2002 Irlanda aplica una tasa de 30 céntimos por cada bolsa, lo que ha supuesto una reducción de su uso en un 90%, mientras que en Hong Kong el impuesto sube hasta los 50 céntimos
El Ministerio de Medio Ambiente pretende que para 2015 el 70% de las bolsas sean biodegradables
Las grandes superficies no acaban de decidirse por las bolsas ‘verdes’. Mientras la tradicional cuesta unos 0,015 euros, la ecológica puede llegar a los seis céntimos

Otra solución pasa por sustituir estas bolsas por otras de material biodegradable. Así, en España, el Ministerio de Medio Ambiente pretende que para 2015 el 70% de las bolsas sean biodegradables. Francia va más allá, y una ley de 2005 dispone que todas las bolsas deberán ser de bioplástico en 2010.

Bolsas ‘verdes’

Estas campañas contra las bolsas tradicionales han hecho que la industria del bioplástico esté en auge. En España, una empresa ubicada en Utebo (Zaragoza), filial del grupo Sphere , primer productor europeo de bolsas de plástico, utiliza fécula de patata para las nuevas bolsas biodegradables, de las que ha producido 80 toneladas en los últimos seis meses. Estas bolsas empiezan a degradarse en unos 10 días por la acción del sol, y los microorganismos la convierten en compost al cabo de unos seis meses. Estas bolsas serán las empleadas en Expo Zaragoza 2008.

En Italia, diversas empresas utilizan el maíz y el girasol. En Canadá y en Francia se ha desarrollado un aditivo, el Totally Degradable Plastic Additive (TDPA), que convierte en biodegradables a los plásticos tradicionales, aunque el coste de fabricación se encarece entre un 10 y un 20 por ciento.

Las grandes superficies no acaban de decidirse por las bolsas ‘verdes’ por razones económicas. Mientras la bolsa tradicional cuesta alrededor de 1,5 céntimos, la biodegradable puede llegar a los seis céntimos. Hasta que lleguen las ‘buenas’, algunos establecimientos cobran las bolsas, como Dia y Lidl, lo que reduce el despilfarro de los usuarios. Otros, como Alcampo, Carrefur y Eroski, venden bolsas reutilizables de mayor calidad que las gratuitas.

Cicloplast , una organización sin ánimo de lucro creada por  fabricantes y distribuidores de plásticos, firmó un acuerdo con las grandes empresas de distribución para impulsar campañas de sensibilización ciudadana contra el despilfarro de bolsas y por el reciclado.

Estados Unidos y la Unión Europea consumen el 80% de la producción mundial, mientras en España, cada ciudadano gasta una media de 238 bolsas al año, 10.000 millones de unidades en total, que suponen más de 97.000 toneladas, de las que apenas se recicla el 10%, según datos de Cicloplast.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

12 Comentarios

  1. Anónimo 07/11/2009 en 6:14

    Bolsas de genero
    Hola. El problema es muy grave, todos ya lo sabemos. Para mi la solución es que cada persona lleve su bolsa de género desde su casa, es simple es sólo querer..atreverse a decir no a las bolsas plásticas, no esperemos que una ley nos obligue.

    Las bolsas de genero como las de lona son muy resistente y las hay muy bonitas. Aqui en Chile los supermercados estan entregando a bajo costo bolsas de TNT como ecológicas…pero resulta que estas bolsas son un derivado del petroleo, nadie mas vuelve a usarlas o sea lo único que que se hace es aumentar la basura.

    Prefiero lejos las de algodón.

  2. Anónimo 29/05/2009 en 13:46

    plastico degradble
    Aqui en mexico una empresa que se llama barcel en su pagina de internet http://www.barcel.com.mx/ tiene el anuncio de un nuevo empaque el cual es 100% degradable, este tipo de medidas de usar plasticos degradables, deberian de usar otras empresas y asi no tendriamos los graves problemas de contaminacion a nivel global

  3. Anónimo 07/05/2008 en 19:06

    un problema sin resolver, sé perfectamente bien que todo tiene que empezar por la concientización de las personas, por la enseñanza desde la escuela primaria de conciencia ambiental, vivo en Argentina, Tucumán y acá es tanto o igual el tema. Considero que los medios de difusión y los políticos son los que deben ayudar con este y tantos otros temas, sin embargo por el momento el tema ambiental no es rentable y no le dan la importancia que se merece nuestro planeta, dentro de muy poco tiempo obtendremos respuestas los ambientalistas a nuestros reclamos, tened paciencia. mi mail es concienciambientalpedro@live.com.ar.

  4. Anónimo 23/03/2008 en 11:03

    GRAN SOLUCION PARA UN GRAN PROBLEMA…
    Soy uno de aquellos que no esta deacuerdo con este problema y que se debe dar una solucion tan pronto,espero que los gobiernos de cada pais pongan mas enfacis a este mal de la contaminacion y ayudar de cierta forma con estas bolsas biodegreadables para que sean distribuidas por sus ministerios o por sus instituciones competentes,porque no solo nos agradecera el pais en que vivimos sino tambien nuestro planeta porque es un problema mundial y a todos nos compete poner un granito de arena. por jaime gutierrez

  5. Anónimo 15/02/2008 en 9:00

    Soy comerciante. De mi establecimiento salen más de cienmil bolsas de asa cada año. Se me ocurre que la mejor idea para que reduzca considerablemente el consumo de bolsas es descontar al cliente el precio de la bolsa cada vez que no la lleve. Por ejemplo: para compras superiores a 5,00€ (la inmensa mayoría) descontar 4 ó 5 céntimos. La gente lo agradece y a nosotros nos cuesta lo mismo (cada bolsa impresa nos cuesta algo más de 4 céntimos de euro). Poco a poco podían tomar la costumbre de traer la bolsa de casa.

  6. Anónimo 21/01/2008 en 0:27

    De acuerdo con todos pero nos sigue dominando la falta de información.
    ¿ Por qué solo atacamos las bolsas cuando todo lo que nos rodea es plástico ?
    Una mirada a nuestro alrededor y todo es plastico eterno: desde el cepillo de dientes, el envase de pasta dental, el brick de leche, el mando de la tv, las gafas, el poliester de mi camisa, el film que envuelve la carne comprada en el supermarket, la bandeja de la carne,….

    Hace unos años, en los medios de comunicación hubo una gran campaña contra el uso del pvc en alimentación y juguetería. paises como Dinamarca lo llegaron aprohibir radicalmente. Detrás habia una campaña tóxica promovida por el mayor fabricante europeo de PET – plastico sustitutivo del pvc y mas caro- y por un consorcio de fabricantes de PP ( polipropileno). Hoy nadie habla del pvc, pero su consumo se ha reducido notablemente en beneficio de los otros dos materiales.

    El problema de las bolsas de PE ( polietileno) no es el material base si no la educación del consumidor. El usuario debe aprender a reciclar. Asi de simple. La sustitucion por la bolsa biodegradable es correcta pero no suficiente. A tener en cuenta que la bolsa bio de almidon es un 10% mas cara y la bolsa oxo-biodegradable con sales minerales es un 5% mas cara que la tradicional.
    El consumo escesivo de bolsa de almidón será la excusa para incrementar los precios de la patata, el trigo y demas productos tán básicos para la alimentación humana.
    Una vez mas se pretende arreglar un \”problema \” creando otros muchos siguiendo oscuros intereses economicos.
    La única solución es la cultura, la educación y el respeto al entorno, a todo el entorno.

  7. Anónimo 15/12/2007 en 7:51

    Me gustaría comentar que no estoy en absoluto a favor del uso de bolsas de plástico no biodegradable para la compra. Simplemente quiero recalcar que se está dando mucho bombo en los medios (nacionales e internacionales) a una pequeña parte del problema y parece que con tapar ese pequeño problema, la gente se sentirá mejor… no nos equivoquemos.

    Queremos concienciar a la gente para que lleve la bolsa de casa a la compra, pero hay mucho más que decir, como que se compre en la charcutería en vez de comprar fiambre empaquetado, que compre el pan en la panadería en vez de hacerlo en el supermercado (puesto que también lleva envoltorio), y otra infinidad de cambio de hábitos de una sociedad consumista, que se ha acostumbrado a lo bueno y a lo cómodo. Hay que hacer mucho camino y hay que hacer más hincapié en más asuntos, y no solo dedicarle días a las bolsas de plástico de la compra.

    Podéis leer más al respecto en mi blog La Chambre de Mario.

  8. Anónimo 02/11/2007 en 13:54

    EN ECUADOR NADIE SE DA CUENTA PERO POCO A POCO TENEMOS MAS BASURA.
    QUE HACER PARA TENER DATOS ALARMANTES ACA?(ASI COMO LOS DE ESPAÑA)

  9. Anónimo 25/10/2007 en 21:19

    HACE MUCHO TIEMPO QUE ODIO LAS BOLSAS DE PLASTICO, ACA A NADIE PARECE PREOCUPARLE.

  10. Anónimo 15/10/2007 en 9:38

    Desearía saber cual es la ley que prohibe en Francia las bolsas de plástico.
    Gracias por vuestra colaboración

    • Anónimo 20/03/2009 en 13:04

      ley francesa
      la ley francesa que prohibe las bolsas de plástico es la LOI D’ORIENTATION AGRICOLE de 2005

  11. Anónimo 10/08/2007 en 9:07

    Grave problema
    Es verdad que las bolsas de plástico son un gravísimo problema, y de dificil solución porque a la gente le da igual su impacto ecológico: sólo hay que ver las caras que ponen los primerizos que van al Dia y les cobran 5 cent por bolsa. Deberían prohibirse directamente o subvencionar las verdes.

    Excelente reportaje.

Participa con tu comentario