Miércoles 18 de octubre de 2017,
Bottup.com

Guerra e inmigración protagonizan la Mostra de Venecia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Las secuelas del conflicto de Irak y la explotación de inmigrantes en el Reino Unido sacuden el Festival de Cine de Venecia

Image
‘In the Valley of Elah’

La violación y asesinato de una niña iraquí por parte de soldados de Estados Unidos, las tremendas consecuencias psicológicas y sociales que la guerra de Irak ha dejado en los jóvenes estadounidenses y la explotación sin escrúpulos que sufren los inmigrantes ilegales en Inglaterra han convertido la Mostra de Venecia en un foro de denuncia social y política.

Primero ha sido Brian de Palma con su película ‘Redacted’. Inspirada en uno de los crímenes más graves cometidos por soldados estadounidenses en Irak, la violación en grupo y asesinato de Abeer Qasim, una niña iraquí de 14 años, y la posterior matanza de toda su familia, la película se apoya en vídeos hechos por soldados, en blogs y otros sitios de Internet para denunciar el tratamiento que los grandes medios de comunicación están dando al conflicto.

“En Vietnam -ha dicho de Palma- veíamos imágenes y el dolor de la gente a la que traumatizamos y matamos, y vimos a los soldados heridos y devueltos a casa en bolsas. Nada de eso lo vemos en esta guerra. Con esta película he intentado mostrar al pueblo norteamericano la realidad de lo que está pasando en Irak. Las imágenes son las que detendrán la guerra“.

Después ha llegado Paul Haggis, el director de ‘Crash’, con ‘En el valle de Elah’, una película en la que un ex combatiente de Vietnam busca desesperadamente a su hijo que acaba de regresar a casa tras combatir en la guerra de Irak.

Image
‘I’ts a free world’

La misteriosa desaparición del joven, considerado un soldado modelo, obliga al padre a recorrer sus últimos días de vida, a través de sus mensajes electrónicos y las fotografías del teléfono móvil, desvelando no sólo su asesinato sino también los horrores de la guerra y las tremendas consecuencias psicológicas y sociales que ese conflicto ha dejado en las nuevas generaciones, donde reina la droga, la prostitución y la violencia gratuita.

Haggis ha asegurado que había hecho lo posible por que su opinión sobre la guerra no influyera demasiado en la película. “Es una película política -ha dicho-, pero no partidista”.

Y el tercero ha sido Ken Loach, con ‘It’s a free world’ (Es un mundo libre), en la que denuncia otra guerra, la que libran cada día los inmigrantes ilegales en Inglaterra. Pero lo hace desde el punto de vista del explotador, una bella mujer sin escrúpulos que abre una agencia para seleccionar mano de obra del Este, obreros sin papeles, iraquíes indocumentados, polacos, rumanos, sin temor alguno a las amenazas de las mafias.

Loach ha afirmado que no quiso “contar historias de muertes en el trabajo ni describir la explotación extrema que sufren los inmigrantes. Decidí hacerlo desde el otro punto de vista, el de una mujer que comercia con inmigrantes con una increíble naturaleza. Es una mujer simpática y vital, y eso la hace próxima al espectador”.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario