Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

En los 20 años de la primera página web

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Un mal aniversario para el poder

Aunque con disquisiciones sobre la fecha, el invento bien vale un recuerdo para quienes hemos encontrado en la World Wide Web (WWW) e internet el camino y modo de comunicación y publicación rompiendo el muro “oficial” de la “verdad creada” por los medios tradicionales.

Un mal aniversario para el poder, aunque por desgracia a los incómodos se nos arrincona con facilidad a base de ciberataques, o intentando dominar al igual que con la Prensa el máximo arco posible.

En este post de Mauricio Jaramillo se lee:

Aunque no es cierto, como muchos blogs y medios de comunicación están diciendo, que la Web esté cumpliendo 20 años -algo que ocurrió en marzo de 2009-, sí es verdad que la primera página en la Web se publicó oficialmente el 6 de agosto de 1991, y ambos hechos tuvieron un mismo protagonista: Tim Berners-Lee, conocido como el ‘padre’ de la Web.
Ese día, en las instalaciones de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), el investigador Berners-Lee, a sus 36 años, publicó una página simple en la dirección http://info.cern.ch/hypertext/WWW/TheProject.html, para lo cual usó un servidor NeXT –fabricado por la empresa del mismo nombre, creada por Steve Jobs–. Antes de esto, solo había publicado páginas en prueba que él o su equipo podían ver. Por obvias razones, el contenido de la página era el propio proyecto WWW, con detalles técnicos sobre el hipertexto, cómo crear nuevas páginas, cómo en el futuro se podría buscar información en la Web, preguntas frecuentes, un listado de las personas involucradas en el proyecto y la forma como los interesados podrían colaborar. A partir de allí, esa misma página se actualizaría a diario con noticias del proyecto, y su creador tal vez no sospechó las dimensiones del proyecto, por lo que ni siquiera hizo capturas de pantalla de esta primera página. La siguiente captura corresponde a la misma página, pero tomada el 3 de noviembre de 1992, aunque la esencia es la misma…”

Y en la Wikipedia, respecto a Internet, leemos que:

Internet es un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que utilizan la familia de protocolos TCP/IP, garantizando que las redes físicas heterogéneas que la componen funcionen como una red lógica única, de alcance mundial. Sus orígenes se remontan a 1969, cuando se estableció la primera conexión de computadoras, conocida como ARPANET, entre tres universidades en California y una en Utah, Estados Unidos.
Uno de los servicios que más éxito ha tenido en Internet ha sido la World Wide Web (WWW, o “la Web”), hasta tal punto que es habitual la confusión entre ambos términos. La WWW es un conjunto de protocolos que permite, de forma sencilla, la consulta remota de archivos de hipertexto. Ésta fue un desarrollo posterior (1990) y utiliza Internet como medio de transmisión. Existen, por tanto, muchos otros servicios y protocolos en Internet, aparte de la Web: el envío de correo electrónico (SMTP), la transmisión de archivos (FTP y P2P), las conversaciones en línea (IRC), la mensajería instantánea y presencia, la transmisión de contenido y comunicación multimedia -telefonía (VoIP), televisión (IPTV)-, los boletines electrónicos (NNTP), el acceso remoto a otros dispositivos (SSH y Telnet) o los juegos en línea. El género de la palabra Internet es ambiguo, según el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española.

A los dinosaurios nos cuesta entender los conceptos y lenguaje utilizado, pero entiendo a la perfección cuando leo “amb el suport de la Generalitat de Catalunya” (“Con el apoyo de la Generalitat de Catalunya”), y por desgracia ese “suport” subvencionado merma la libertad de los que no disfrutan del “amparo”. Hace poco se llamaba “Nihil Obstat“, o “censura del tijeretazo”.

Hoy los periódicos catalanes de nuevo centran en más allá de aquel “Oasis Catalán”, que resultó el espejismo de una cloaca, los males locales. Por suerte tenemos algo más de información desde que la ‘Tele Única’ y ‘La Vanguardia’ dictaban que debía creer la buena gente… Pero pocas campanas al vuelo: ni la tele es plural ni la prensa libre, las subvenciones, publicidad y créditos, las tienen perfectamente dirigidas y convenientemente amordazadas.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario