Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Hasta luego

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ENVIADA ESPECIAL / Olga se despide de Sierra Leona entre abrazos y sonrisas, mientras se dirige de nuevo al aeropuerto

Sierra Leona. Lo malo de irse es que siempre se vuelve -igual que lo malo de vivir es que siempre se muere y lo malo de enamorarse es que el amor eterno no existe-. Contrarios que se dan sentido mutuamente. Antónimos deliciosos sin cuya oposición la vida carecería de los matices que, del blanco hasta el negro, pasan por todos los grises posibles y existentes.

Los abrazos de los trabajadores, los regalos de despedida de los hermanos, las sonrisas de las gentes de Mabesseneh, las nostalgias acumuladas y el dibujo que Abu ha hecho para mí, merecen el regreso

Como siempre que me despido de un lugar que me ha llegado –a los ojos si es bello, al alma si me habla o al estómago si me ha revuelto-, me pregunto si regresaré. Y donde mi voluntad pondría un ‘sí’ sin excepciones, mi pragmatismo responde un ‘quizás’. Pero sé por experiencia que el ‘quizás’ acaba por convertirse en ‘sí’ cuando es lo que realmente se quiere.

Cuando me despedí del campo de refugiados con cuyo reportaje gané el premio que me ha traído hasta Sierra Leone, conseguí convertir el adiós en hasta luego. Y regresé. Ojalá esta vez consiga hacer lo mismo. Los abrazos de los trabajadores, los regalos de despedida de los hermanos, las sonrisas de las gentes de Mabesseneh, las nostalgias acumuladas y el dibujo que Abu ha hecho para mí, bien lo merecen.

El coche que nos llevará hasta el aeropuerto está a punto de llegar. No miraré atrás mientras me aleje.

[span class=approved]Sigue desde ya el diario de ‘Enviada Especial’ o suscríbete a la aventura de nuestra enviada desde el RSS[/span]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario