Viernes 04 de abril de 2014,
Bottup.com

Honor a la humildad del presidente Barack Obama, premio Nobel de la Paz

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Hace de una potencia mundial la tolerancia, y del respeto, su base principal

Sin duda alguna una, el Nobel de la Paz para Barack Obama es una noticia que gratifica el alma de aquellas personas humildes, sencillas y nobles de corazón.

Se sienta un nuevo precedente en la visión mundial de libertad y democracia universal: el Premio Nobel de la Paz recae sobre uno de los mejores presidentes de toda la actualidad.

Escribió la historia con tinta de libertad al ser otorgada la encomienda de llevar las riendas de los Estados Unidos de América como el primer presidente afroamericano, sin duda alguna un grito en la justicia social de una nación aún marcada con absurdos esteriotipos racistas.

Sus manos representarán a millones de familias alrededor del mundo cuando pase a recoger la distinción

Bararack Hussein Obama muestra que cuando se tiene el coraje y la valía para amar a su gente más allá de líneas partidistas o imposiciones sociales, se puede colocar en alto la bandera de la igualdad.

Este momento nuevamente histórico no es un acto político, es un acto de vida, de todo el proceso existencial que no debe ser obviado, es asociar la capacidad de aceptación de aquellos líderes que mundialmente buscan la igualdad en los derechos, la justicia social y la mano extendida para levantar y no para juzgar o señalar.

Dijo Don Martin Luther King: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”.

Hoy Estados Unidos vive su esperanza, vive su génesis, reciben en sus manos el fruto de antepasados que con sudor y lágrima no desmayaron, no dudaron ni un instante en que se podía llegar a la meta.

Obama ha logrado recapacitar a una patria carente de esperanza. Con este Premio Nobel de la Paz asume un nuevo rol en la democracia estadounidense, en la visión mundial sobre el servicio de entrega por una nación y más allá. Hace de una potencia mundial la tolerancia, y del respeto, su base principal para poder llegar al máximo galardón de la paz.

Sus manos representarán a millones de familias alrededor del mundo cuando pase a recoger la distinción, puestos los ojos en todo cuanto resta por realizar en beneficio de una nación y de un mundo, su voz se convertirá en la voz de nuestra sociedad. Pero todos conocemos que no es trabajo de uno, de un solo par de manos, es nuestro compromiso, de todos aquellos que creemos en la justicia social universal.

Busquemos ser partícipes del triunfo que no representa solo a demócratas, sino a todo aquel cuya visión surge de unas convicciones de justicia e igualdad. Cuando ésto suceda, comprenderemos en que consiste la paz universal.

Peter Pantoja Santiago
Puerto Rico

[span class=notice]Otra visión sobre este tema también en Bottup:
Barack Obama, un ídolo pop

[/span]

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario