Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Huelga general en Francia: descifrar un movimiento social en marcha

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Según los sindicatos se manifestaron 2,5 millones de personas en todo el país

El paro intersindical del pasado jueves 29 no detuvo el país pero unos dos millones de personas de toda condición salieron a la calle

Image
El descontento social hacia las políticas de Sarkozy se hizo notar
Image

PARÍS (Francia) -/ Jueves 29 de enero, huelga general de 24 horas
en todo el territorio. Los motivos: la precarización del empleo, la caída del poder
de compra de la población y la defensa del servicio público. Como telón de
fondo, la crisis económica mundial, como lo atesta el mensaje unitario de los 8
principales sindicatos franceses (CFDT, CFTC, CFE-CGC, CGT, FO, FSU,
Solidaires, UNAS), acompañados también por varios partidos políticos de
izquierda.

En días mejores donde la ironía y la
provocación hacían carcajadas estruendosas, Sarkozy mostró la debilidad de los
sindicatos galos: “Francia esta cambiando, más rápido y más profundamente de lo
que creemos… en lo sucesivo, cuándo hay una huelga en Francia, nadie se da
cuenta”, expresó
el presidente francés (5 de julio 2008) al final de su alocución ofrecida al pleno
del consejo nacional del partido político en el poder (UMP). Todos se dieron
cuenta, en Francia, que las frases irónicas pueden ser contraproducentes en la
dermis social.

Los medios franceses (algunos periódicos no
fueron impresos debido a la huelga), así como medios extranjeros, enfocaron sus
crónicas en las cifras. En general, según el punto de vista del interesado,
hubo alrededor de 2,5 millones de personas en las calles ese día (fuente la
CGT
); por su parte, la policía (ministerio del interior) cifró la afluencia
a poco más de 1 millón de personas. A pesar de la disparidad de las cifras, todos
convergen que en las calles de las 195 ciudades donde hubo marchas, la gente nutrió
las marchas.

La huelga intersindical e interprofesional del
jueves 29 de enero, cierto, no detuvo al país. La parálisis de los transportes
públicos (metro, tren, tranvías, autobuses) son el registro común de la
amplitud del movimiento sindical. Esta razón fue tomada por varios medios de
comunicación como temperatura de la huelga. Pero si nos alejamos de la factura
que representa un día de paro nacional, concentrándose así en el prisma social -y no económico- obtenemos un interesante mensaje: la sociedad francesa expresó
su desesperación ante la fragilidad de sus empleos, sus sueldos que no aumentan
y la supresión de varios servicios públicos (cierre de hospitales en provincia,
supresión de puestos en la educación nacional, entre otros).

“La crisis son ellos, nosotros somos la
solución”

La sociedad francesa expresó
su desesperación ante la fragilidad de sus empleos, sus sueldos  congelados
y la supresión de servicios públicos

Entre trabajadores del servicio público
(ferrocarrileros, enfermeros, profesores, carteros, y funcionarios
administrativos, etc.) fueron acompañados y en gran nombre por empleados del
sector privado (obreros, empleados de supermercados, PME, empleados de bancos,
etc.). En París, alrededor de 60 personas, asalariados de la operadora bursátil
NYSE-Euronext, entonaron su malestar frente a las instalaciones de la bolsa parisina
contra un plan de recorte de personal. Además, y es una novedad en estas
acciones, la presencia de personas que marchaban por primera vez al lado de los
grupos sindicales; bachilleres, estudiantes universitarios, jubilados, madres
caminando al lado de sus niños, inmigrantes…

Fuera del imán parisino, la provincia registró
una inmensa aportación en ciudades donde de costumbre la gente no sale a las
calles a manifestarse. La respuesta del Eliseo llegó al final del día; un breve
boletín
donde se explica la dificultad que atraviesa Francia, debida en parte -en
acuerdo con los manifestantes- ante la grave crisis mundial. En el comunicado
se precisa que Sarkozy se reunirá en febrero con los líderes sindicales y
patronales.

Por su parte, los líderes sindicales se
reunirán el lunes próximo para analizar las acciones futuras a seguir, dando a
su vez el turno a Sarkozy para actuar ante las demandas sociales registradas el
día de huelga. Confrontación o negociación, apoyo a los trabajadores o la
continuidad de las reformas laborales y económicas sin tomar en cuenta la
opinión de la sociedad civil. 

ivanovichtorres@yahoo.fr

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario