Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Algo cambiará?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La avioneta estrellada por J. Stack deja víctimas inocentes, un manifiesto y opiniones encontradas. Pero lamentablemente, su acto ha sido desesperado e inútil

Ya han pasado unos días desde que Joseph Stack, de 53 años, incendiara su casa y estrellara intencionalmente su avioneta contra un edificio que albergaba oficinas del servicio de impuestos internos en Austin, Texas.(enlace)

Tal vez es el momento para plantear algunos temas.

Las víctimas inocentes
Una de las cosas que más nos impacta de las guerras son las bajas civiles. Cuando la gente común y corriente, el ciudadano, tiene que morir de una forma violenta e inesperada por motivos que, disienta quien disienta, no tienen cabida dentro del pensamiento racional, ni en el camino del ser humano hacia una verdadera evolución.  Aún así, habiendo sido testigos de tantas guerras y masacres a través de la historia, de alguna manera nos hemos acostumbrado a contar las bajas, sobre todo si las guerras son lo más lejos posible de nosotros.

Una de las cosas que más nos impactan de las guerras son las bajas civiles (…) Aún así, (…) nos hemos acostumbrado a contar las bajas, sobre todo si las guerras son lo más lejos posible de nosotros

El pasado viernes, cuando Joseph Stack declaró la guerra al enemigo innombrable, las bajas fueron civiles.

Vernon Hunter, 68 años, veterano de (otra guerra) Vietnam, deja atrás a una esposa y seis nietos. Era considerado por los que le conocían como un padre y vecino ideal.  Curiosamente la labor de Vernon era ayudar a las personas que no pueden pagar sus impuestos para renegociar la deuda y hacer un plan de pagos.

Vox pópuli
Leyendo varios artículos en las publicaciones tradicionales y alternativas se pueden identificar al menos tres líneas generales de opinión, tanto de los informadores como de los lectores que comentan los hechos:

  • Están los que consideran a Stack un asesino y un cobarde, además de un loco. Por lo general, estas opiniones se centran mucho en el tema de los impuestos, ya que entienden que esa fue la principal motivación de Stack para su atentado, lo que lleva a pensar que probablemente no hayan leído el ‘manifiesto’. Por lo general, estas opiniones suelen incluir una justificacion de la ‘grandeza’ del sueño americano.
  • Están los que, obviamente, han leído el ‘manifiesto’ y no pueden dejar de sentirse un poco incómodos. Están en total desacuerdo con la violencia. Estos comentarios apoyan a las víctimas y consideran todo esto una locura. Todo esto.
  • Los hay que leyendo el ‘manifiesto’, sienten dentro de sí mismos una parte de ese algo que motivó a Stack. La parte que él comunicó entre líneas, ya que de seguro hay una parte que no conoceremos nunca y que subsistía en lo más profundo de su personalidad. Un poco de esa sensación de desilusión, desamparo, impotencia y fragilidad ante un mundo que nos vapulea de aquí para allá entre guerras y destrucción, hambre y pobreza, avaricia y contaminación y ahora, lo último, el cambio climático, que es una más que preocupante incógnita en nuestro futuro. Sumidos en esa sensación, esos comentarios se olvidan de las víctimas inocentes, ya que no hay lugar para la inocencia en ese mundo retratado por Stack.

Desafortunadamente, hay aquí un ciudadano, que ahora escribe, y que por más que quiera, no puede olvidar a las víctimas inocentes del mundo, ni el ‘manifiesto’, y acorralado por la razón ve en el acto de Stack un acto desesperado, y un sinsentido que se asemeja peligrosamente a la realidad.

Lamentablemente, esta vez, ha sido un acto desesperado, inútil y eso, no es una revolución.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario