Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Cita a ciegas con Torquemadas institucionales?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La siguiente es una carta en respuesta al requerimiento de Servicios Sociales, tras reabrir el expediente por supuesta desprotección hacia un padre que sacó del colegio a su hija que estaba sufriendo reiteradamente bullying

Escrito registrado el 7 de junio de 2011

A los Servicios Sociales de base del Ayuntamiento de Villafranca de los Barros

El Pasado día 31 de mayo he recibido una notificación de ustedes, donde se me pide que les dé una cita para que acudan a mi domicilio, dado que, parece ser, se ha reabierto el expediente por supuesta desprotección hacia mis hijos, por la falsa denuncia de un grupoide de gnomos éticos y deontológicos, como ya ocurriese en julio de 2007.

Aunque soy consciente del acoso y derribo hacia mi persona, no tengo inconveniente en que ustedes acudan a mi casa, puesto que no es la primera vez que hago de tripas corazón

Aunque soy consciente del acoso y derribo hacia mi persona, por parte de determinados estamentos institucionales locales y autonómicos, y siendo el origen de estas acciones la polución, ninguneo y falseamiento de hechos e informes conducentes a ocultar un caso gravísimo de acoso escolar sistemático, así como la falta de auxilio institucional hacia mi hija, dada la dejadez y banalización intencionadas en su entorno socio escolar, debido a su problemática por estar afectada por un importante déficit atencional (por el que tiene reconocido un 33% de discapacidad), les informo que, a pesar de ese cínico montaje carnavalesco, propio de las dos Españas del 39, no tengo inconveniente en que ustedes acudan a mi casa, en fechas próximas (como ya invité en su día a alguna asistenta social) puesto que no es la primera vez que hago de tripas corazón.

Mientras sopeso la fecha idónea para que acudan a mi domicilio, les solicito como paso previo e imprescindible a dicho encuentro, el que ustedes me informen y expliquen convenientemente, siempre por escrito y taxativamente, una serie de cuestiones que he venido planteando a diversos personajes de tan kafkiana y vergonzosa situación:

– Solicito que, como ya pedí a determinados cargos del ayuntamiento, se me informe cómo es posible que en mayo de 2006 se banalizase una urgente entrada en la guardería pública Albanta, de esta localidad, y que en modo alguno hubiese una adecuada disposición, ni una respuesta ecológica y de compromiso para que mi hijo pequeño entrase de modo urgente en dicha guardería, dadas las características que se verificaban en esa época en mi entorno familiar y que estaban avaladas por diversos informes médicos que así lo aconsejaban. Negligente disposición de la que fui informado personalmente por un miembro de la Comisión de Valoración para la entrada en los Servicios de Guarderías Públicas en Badajoz; y en la que se me expresó que el mayor obstáculo encontrado para una inmediata entrada era la no urgencia que se exponía en el informe elaborado por la asistenta social del ayuntamiento.

El origen de todo es la falta de auxilio institucional hacia mi hija, dada la dejadez y banalización intencionadas en su entorno socio escolar, debido a su problemática por estar afectada por un importante déficit atencional

– Solicito explicaciones sobre la ilegalidad de la entrada en mi domicilio, a costa del falseamiento de procedimientos, ya solicitado en diciembre de 2006, en reunión con Ana Díaz Cadenas, la entonces Concejala de Bienestar Social, para que me explicase cómo era posible que acudiesen a mi domicilio dos personas enviadas por Servicios Sociales del ayuntamiento, falseando la visita como si se tratase de una gestión del padrón municipal, en lugar de una visita de Servicios Sociales. Esta cuestión fue planteada además a su hermana y posteriormente nueva Concejala del mismo departamento, Fernanda Cadenas, el 27 de julio de 2007, ya con la apertura de expediente abierto por la falsa denuncia de determinad@s fascistas disfrazad@s de progresismo, así como al alcalde de la localidad, Ramón Ropero, a finales de septiembre de 2007. Cuestión planteada en reuniones individuales con cada un@ de ell@s, incluida la reiteración durante una docena de veces a la secretaria y hermana del alcalde, Filomena Ropero Mancera, para que se me explicase esa y otras muchas irregularidades como me prometió el alcalde de nuestra localidad, pero de la que ni él ni ninguna de los responsables aludidos me haya informado al respecto, como solicité en su día.

– Solicito también que se me informe, insisto siempre por escrito, de las múltiples cuestiones y graves irregularidades, denunciadas en escrito registrado el día 21 de octubre de 2008, realizado a la asistenta social de base, Dolores Mayo, y que como viene siendo habitual, en modo alguno se me ha informado. Hechos que se han vuelto a repetir en diciembre pasado, tras negarse la asistenta social del ambulatorio de nuestra localidad, Soledad Hueso Bueno, a auxiliar, escuchar y atender las quejas y desgastantes vivencias de mi hija en su entorno escolar, tras ser llamada por el pediatra de mi hija, y que sin duda alguna ha sido uno de los personajes que con más empeño ha obstruido y polucionado esta alarmante situación de desprotección y marginación, como ya lo hiciese anteriormente, muy lejos de sus teóricas funciones de apoyo y auxilio, en este caso hacia una menor con discapacidad y, por ende, hacia mi familia.

Por todo ello, espero que mis cuestiones sean contestadas una por una y que estas respuestas finalmente no me obliguen a denunciar penalmente, entre otras, por mi parte, dadas las lamentables y muy graves distorsiones y poluciones de hechos e informes, que se han venido y vienen sucediendo en el caso que nos ocupa.

No hace falta expresarles que les hago responsables de todas y cada una de las gravísimas negligencias que han dado como resultado la discriminación, marginación y acoso consentido hacia una menor con muy serias dificultades, a la que ya le han quedado secuelas

Una vez sean contestadas por escrito, y por supuesto no negándome a esa reunión que ustedes me solicitan, les propondré una fecha en mi domicilio para que hablemos de todo y cada uno de los aspectos nucleares del asunto real; incluida la escucha activa por parte de mi hija en su contexto socio-escolar para que intenten tomar nota objetiva de este vergonzoso asunto.

No hace falta expresarles que les hago responsables, junto con otros personajes de todas y cada una de las gravísimas negligencias voluntarias e involuntarias que se están produciendo desde hace ya cuatro minantes y dilatados años y que han dado como resultado, entre otros la discriminación, marginación y acoso consentido hacia una menor con muy serias dificultades (y por ende hacia toda mi familia) a la que ya le han quedado secuelas muy importantes para el resto de su vida, gracias como expresaba antes al ninguneo, banalización, negación, complacencia, complicidad y, por extensión cobardía de quienes no cumplieron ni están cumpliendo con su cometido deontológico, ético y humano.

Dado que vengo obteniendo, como respuesta a mis solicitudes y demandas, el silencio desidioso y cómplice, les informo finalmente, que una vez registrado el presente escrito lo divulgaré y publicaré donde estime conveniente, con el fin de que sean los numerosos lectores que vienen siguiendo este lamentable y cínico caso de acoso institucional extremeño, los que al menos con sus comentarios puedan opinar sobre mis muchas cuestiones planteadas y nunca contestadas por ustedes.

Villafranca de los Barros, 7 de junio de 2011


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario