Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

En ocasiones la traición a la justicia sí se paga

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / José Ayú Prado ha sido ratificado Procurador General de la Nación de Panamá a pesar de pesar sobre él serias dudas sobre la legalidad de algunas de sus actuaciones y 19 denuncias administrativas

Muy pocas cosas deben llenar de tanta satisfacción a un funcionario ‘al servicio de la justicia’ como el ser promovido de forma veloz y expedita ‘por su desempeño profesional’.

Esto lo sabe perfectamente el recién ratificado Procurador General de la Nación de la República de Panamá, José Ayú Prado, a quien ha correspondido la ‘suerte de suertes’ de ser ascendido en menos de un decenio a través de los más altos cargos del Ministerio Público de este país centroamericano, todo gracias a la ‘confianza’ que se ha sabido ganar entre ‘influyentes’ figuras del quehacer político y económico de la nación.

Ayú Prado ha sido exitoso en compartir sus responsabilidades en el servicio público con alguna que otra actividad atentatoria contra la libertad de expresión y el derecho a la intimidad

Sin duda que Ayú Prado ha sido exitoso en compartir sus responsabilidades en el servicio público con alguna que otra actividad atentatoria contra la libertad de expresión y el derecho a la intimidad de periodistas que –de manera responsable– denuncian la corrupción estatal.

Y es que nos resulta oportuno contarles que fue precisamente a Ayú Prado a quien el dúo conformado por el expresidente panameño Martín Torrijos Espino y su principal encargado de la seguridad Juan De León Pedroza, ‘confiaron’ la privilegiada tarea de seguir, vigilar y rastrear “(…) las comunicaciones privadas de dos periodistas (…) y de un excolaborador del Consejo de Seguridad Nacional (…)”, luego que el 14 de noviembre de 2005 se publicara en el diario local El Siglo la noticia: “Seguridad presidencial investigado por narcotráfico”.

Imaginamos que ‘fascinado’ con la idea de ser nuevamente ‘promovido’, el entonces jefe de la Policía Técnica Judicial de Panamá (PTJ) -en la actualidad, Dirección de Investigación Judicial (DIJ)- no dudó en acatar las órdenes del exmandatario y de De León aún “(…) sin la autorización previa de la Corte Suprema de Justicia de Panamá (…)”. Cabe anotar que la Ley panameña es clara en restringir la aplicación de los ‘métodos de investigación’ antes descritos a procesos por narcotráfico y/o crimen organizado.

Una ‘cuestión de méritos’…

Es precisamente el vertiginoso ascenso de Ayú Prado a través de diferentes cargos ‘de confianza’ dentro del sistema de justicia panameño lo que despierta nuestra inquietud llevándonos a cuestionarnos: ¿es realmente un asunto de meritocracia?, y de ser así, ¿de méritos antes quienes?

La fortaleza más destacada de José Ayú Prado parecer ser su ‘flexibilidad’ para investigar a cuanto ‘enemigo del Estado’ surja a capricho del gobernante de turno. Algo así como: ‘hoy por tí, mañana por mí’.

El vertiginoso ascenso de Ayú Prado a través de diferentes cargos ‘de confianza’ dentro del sistema de justicia panameño hace que nos preguntemos: ¿es realmente un asunto de meritocracia?, ¿de méritos antes quienes?

Según sostiene el nuevo Procurador General de la Nación de Panamá, él “(…) no inventa ni esconde pruebas (…)”. De hecho, conocemos por experiencia propia que lo suyo es más bien accionar “(…) contra la libertad de expresión y la independencia judicial (…)” y quizás, y sólo quizás, facilitar “(…) el desarrollo impune de la actividad criminal en el país (…)”.

Tal vez ello explique el ininterrumpido ascenso de Ayú Prado a través de las más altas posiciones de la justicia nacional, pues lamentablemente en Panamá es sumamente difícil que un funcionario íntegro pueda lograrlo sin la ‘ayuda’ de nadie.

No resulta raro entonces que su propio antecesor en el cargo, el exprocurador suplente Giuseppe Bonissi, advirtiera el pasado mes de diciembre que el Ministerio Público de Panamá esta ‘penetrado’ por los carteles del narcotráfico y aún hoy se desconozca quienes son sus ‘respetables delegados’ dentro de esa institución.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

The fantastic world of Cinema using a different point of view about the best films based on books.

Participa con tu comentario