Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¡Defiéndete! La calle es tuya

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El #12M15M ha sido una buena excusa para volver a encontrarnos en las calles. Hay que cosas que celebrar. Hay cosas por las que gritar. Y como no tenemos miedo, seguiremos de forma pacífica ocupando calles y plazas

El pasado año por estas fechas las calles y plazas de toda España se llenaban de indignación y esperanza. Animados por un espíritu joven que aparentaba dormido dejaron en el aire de las ciudades mensajes que clamaban por una democracia más cercana, real y participativa, mientras  nos recordaban que no éramos mercancía en manos de políticos y banqueros, o que a la vista del despilfarro reinante no había pan para tanto chorizo.

El espíritu joven reivindicativo y creativo despertó conciencias, gentes de todas las edades acudieron a ocupar las plazas, y con sus debates alentaron a la denuncia de la política corrupta que campaba a sus anchas. Casi sin que nos diéramos cuenta asistíamos a una revolución pacífica, aún en proceso de ser acabada. Y en el camino andamos.

El espíritu joven reivindicativo y creativo despertó conciencias, gentes de todas las edades acudieron a ocupar las plazas, y con sus debates alentaron a la denuncia de la política corrupta que campaba a sus anchas

En esas calles y plazas nos emocionamos, nos indignamos, lloramos y nos abrazamos. Daba igual si pensabas diferente, si tenías una propuesta extraña. Todos, siguiendo un modelo asambleario consensuado, tenían derecho a expresar sus opiniones. Se acampó en las plazas y de forma pacífica surgían ideas nuevas y reivindicaciones olvidadas. Eso sí, con la vigilancia y, a veces, la infiltración de la propia policía.

Y el pasado Octubre las manifestaciones de carácter global dieron el espaldarazo a un movimiento, el 15M, que ha marcado historia.

Es verdad, que llegados a este punto, y con el avance de la crisis, las elecciones anticipadas, el cambio de gobierno, que toma un cariz mucho más conservador y autoritario, los recortes que cada vez tocan en puertas más cercanas, todo este sinfín de medidas políticas ha llevado a muchos a preguntarse: ¿está muerto el 15M?

Personalmente tuve la oportunidad de realizar muchas crónicas de lo acontecido en Las Palmas de Gran Canaria desde el 12 de Mayo y hasta que se produce el desalojo del Parque de San Telmo. Entre lo que tuve la oportunidad de vivir personalmente y la información que fluye a borbotones a través de la Red pudiera parecer que de aquello nada queda. Pero no, me atrevo a decir que el trabajo, a veces en silencio, ha continuado. Las masas que el 15M logró movilizar en Las Palmas y en toda España en general, creo que deben estar pendientes de una llamada, tras el pasado 12 de Mayo, inclusive, teniendo que salvar los miedos y temores que el actual gobierno trata de imponer a través de su policía y sus medios represores, incluyendo determinada prensa, para volver a tomar las calles y plazas de forma pacífica.

Se hace difícil sostener en el tiempo una protesta del calibre de aquella. De cualquier forma la siembra que hizo el 15M en muchas conciencias, hablando de dación en pago, de banqueros y políticos corruptos, de la estafa del euro, del carácter asambleario de las decisiones, de participar en la política que es de todos, debe haber quedado impregnada. Y ahora después de un año, toca celebrarlo en las calles, una calle que no es tuya ni mía y como decía el poeta Millares, “calle de todos será”.

La siembra que hizo el 15M en muchas conciencias, hablando de dación en pago, de banqueros y políticos corruptos, de la estafa del euro,de participar en la política que es de todos, debe haber quedado impregnada

Los intentos de dar una forma única y partidista al 15M creo que están abocados al fracaso. Y es que pienso que el mayor éxito de este movimiento es su creatividad, sus ideas nuevas, su espíritu joven y su denuncia constante. Y es ahí donde al poder le duele, porque tenemos una clase política que quiere ver la ubicación fácil a derecha e izquierda y entrar en el juego simple de las descalificaciones mutuas y alternancias aseguradas. Y sabe esa clase política acomodada y corrupta, que ese 15M que hoy puedo ser yo, y mañana tú, les va a estar recordando sus incongruencias y veleidades, sus corruptelas y su desprecio por lo público. Y a eso se le teme, porque nuestra democracia en realidad, nunca ha llegado a ser real, solo ha sido la de vota y déjalo en nuestras manos, que somos la casta inteligente.

Pues eso. Que tenemos la oportunidad de volver a la calle. A defendernos. Sí, a defendernos porque nos están robando en nuestra cara. Se están llevando nuestro dinero. Nos están haciendo más pobres. Están acabando con la Sanidad y la Educación. Y porque cada viernes nos llenamos de razones. Por eso, y como diría la canción y por muchas cosas más espero que el pasado sábado fuimos muchos, cientos, miles, un fleje de gente los que nos vimos en las calles.

En Las Palmas de Gran Canaria la cita fue el sábado 12 de Mayo a las 6 de la tarde desde el Parque Doramas hasta San Telmo y se consiguió reunir a 10.000 personas. Ese será el inicio. Cualquier revolución será posible si arrimamos el hombro y la conciencia.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario