Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

¿Golpe de mano de la CIA en Pakistán?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

INTERPRETACIÓN / Análisis de la nueva estrategia del Pentágono para Oriente Medio y del pulso soterrado que mantiene con Obama

Desencuentros EEUU- Pakistán

“La Casa Blanca anunció el domingo que había congelado unos 800 millones de dólares de ayuda militar a Pakistán (lo que representa casi un tercio de los 2.000 millones de dólares que Estados Unidos le entrega anualmente) y una parte de esta suma sirve para financiar el despliegue de más de 100.000 soldados en el noroeste, en la frontera con Afganistán (donde el ejército paquistaní que se sumó desde fines de 2001 a ‘la guerra contra el terrorismo’ de EEUU, combate a los rebeldes talibanes aliados de Al Qaida)”, según terra.mx,  lo que en realidad es uno más de los desencuentros entre los dos países, desde el asesinato mediático de Osama Bin Laden en Abbottabad (norte de Pakistán) el 2 de mayo pasado.

La Casa Blanca anunció el domingo que había congelado unos 800 millones de dólares de la ayuda militar a Pakistán

“El Gobierno llegó a firmar algunos acuerdos de paz con el movimiento que aglutina a los talibanes paquistaníes, que fueron frustrados poco después con el recrudecimiento de la violencia en la Provincia de la Frontera Noroeste y en las áreas tribales fronterizas con Afganistán”, publicaba hoy.com.ec ya en 2008, y “desde fines de 2001 han muerto más de 3.000 soldados paquistaníes combatiendo a los islamistas, mucho más que los 1.700 soldados estadounidenses muertos en Afganistán”, según terra.mx.

Inestabilidad política en Pakistán

Seguidores de la Liga Musulmana N protagonizaron protestas por todo Pakistán tras un fallo judicial que dio el golpe de gracia a la precaria cooperación entre las fuerzas políticas que expulsaron del poder al presidente Pervez Musharraf (1999-2008), al declarar el Tribunal Supremo “inelegible” como diputado al ex-primer ministro Sharif y su hermano Shahbaz, ambos del partido Liga Musulmana-N, informa adnmundo.com.

Podríamos estar, por tanto, en la antesala de una gran crisis nacional por la lucha entre los dos grandes partidos de Pakistán, enfrentados por la disputa en torno a la restauración de los magistrados que Musharraf expulsó en 2007 cuando aún era presidente. Sidiq Faruq Sharif y Zardari pactaron tras las elecciones legislativas del año pasado una coalición de Gobierno nacional que sólo duró unos meses, hasta que juntos forzaron la dimisión de Musharraf.

Dicho malestar social y político contra Zardari, unido a las acusaciones de EEUU de tibieza en la lucha contra Al Qaeda para lograr desbaratar “las redes terroristas en Pakistán y para degradar cualquier habilidad que tengan para planear y lanzar ataques terroristas internacionales” y el escaso entusiasmo de Zardari por “fortalecer las capacidades de contrainsurgencia de Islamabad”, hacen predecir un incierto futuro para él, no siendo descartable un golpe de mano auspiciado por la CIA y su posterior sustitución por un Gobierno interino presidido por Sharif, que sería proclive a las tesis del Pentágono que baraja la opción de una sensible escalada de la intervención militar de EEUU en Afganistán para este verano.

Clinton reconoció “que no hay una solución militar al conflicto y que Estados Unidos tiene un amplio espectro de contactos en la búsqueda de una salida política”

Recordemos que el general Petraeus, sin duda el general más reputado del ejército estadounidense, sería contrario a la ‘estrategia de salida’ de Obama (cuya fecha de inicio sería julio de 2011) y por el contrario, sería partidario de un notable incremento de fuerzas (Estados Unidos y la OTAN tienen casi 100.000 efectivos en Afganistán, cifra que se podría elevar a 150.000 en agosto en el marco de una estrategia secreta del Pentágono para contrarrestar la ofensiva de los talibanes).

Los talibanes han sido expulsados de algunas zonas de su bastión del sur, pero la insurgencia se ha intensificado a lo largo de la frontera oriental con Pakistán. Así, según Reuters, Clinton reconoció “que no hay una solución militar al conflicto y que Estados Unidos tiene un amplio espectro de contactos en la búsqueda de una salida política”, de lo que se deduce que asistimos a un pulso soterrado entre una actitud negociadora de Obama respecto a la guerra en Afganistán claramente enfrentada a los intereses del Pentágono.

Dicho golpe de mano de la CIA en Pakistán estaría complementado con el inicio de una operación de propaganda en Afganistán, en la que Hamid Karzai sería acusado de tibieza en la lucha contra los talibanes por lo que no sería descartable la creación de un ambiente propicio al golpe de Estado y posterior derrocamiento y asesinato de Karzai, reviviendo uno de los aspectos más oscuros de la política exterior de Kennedy (el derrocamiento y asesinato del presidente survietnamita Diem en 1963 y el posterior incremento de su apoyo militar a Vietnam), acelerando la escalada que llevaría a los Estados Unidos a un callejón sin salida.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario