Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

¿Hacia el final del bloqueo de EE.UU. contra Cuba?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Algunas de las últimas noticias apuntan signos de distensión en las relaciones EE.UU. – Cuba, que podrían desembocar en el cese del bloqueo norteamericano contra la isla

El cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba exigido por vigésimo año consecutivo en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas fue aprobado por 186 votos a favor, dos en contra (EEUU e Israel), tres abstenciones (Islas Marshall, Micronesia y Palau) y dos países ausentes (Suecia y Libia).

La medida votada, que significa dos décadas consecutivas de condenas, llama a los miembros del organismo internacional a cumplir con sus obligaciones bajo la Carta de la ONU y la ley internacional, que reafirman la libertad de comercio y navegación ante un bloqueo que dura ya 50 años y que seguirá en vigor al ser la votación no vinculante.

Distensión en las relaciones EEUU-Cuba

En 2010 Cuba decidió liberar a los 53 presos que quedaban encarcelados de los 75 arrestados en lo que se conoció como ‘Primavera Negra’

La decisión de liberar a todos los presos políticos en el plazo de un año, anunciada a comienzos de julio de 2010, “fue comunicada directamente por el presidente Raúl Castro en una reunión que mantuvo con Moratinos y el Cardenal Jaime Ortega, uno de los protagonistas del diálogo iniciado con el Gobierno el mes pasado y los citados 53 presos son todos los que quedan encarcelados de los 75 opositores y periodistas independientes arrestados en 2003 en lo que quedó conocido como la ‘Primavera Negra'”, informó El Mundo. Pero sin embargo, el régimen cubano prohíbe la libre expresión, asociación y reunión de sus ciudadanos por lo que sigue habiendo en Cuba cientos de presos políticos conocidos y denunciados ante la prensa internacional.

Por su parte, “Barack Obama ordenó en enero de 2011 que se restituyan las políticas de la administración Clinton sobre Cuba que había derogado George W. Bush en 2003”, publica la web cubadebate.cu, reduciendo las restricciones de viajes y envíos de dinero desde Estado Unidos a Cuba, aunque insistiendo en la necesidad de que Gross sea liberado para que se hagan nuevas concesiones. “Aunque estas medidas dejan intacto al bloqueo y no cambian sustancialmente la política de Washington, reflejan el consenso de amplios sectores del pueblo norteamericano a favor de un cambio de política hacia la Isla”, concluye la web, auspiciado por la decisión del régimen cubano de terminar con el paternalismo estatal y permitir la libre iniciativa y el trabajo por cuenta propia.

Asi, desde Estados Unidos, en declaraciones a IPS, el profesor universitario cubano residente en esa nación Arturo López- Levy comentó a IPS que la “apertura es potencialmente el inicio de un deshielo en la relación bilateral y su importancia se medirá no por el número de intercambios que ocurran, sino por la capacidad de los gobiernos de Cuba y de Estados Unidos para sostener un proceso de comunicación y diálogo que maneje constructivamente estas nuevas relaciones”, indicó, pero asimismo López-Levy advirtió que “Obama ha dado un paso difícil: impidió que los conservadores cubano-americanos, quienes se oponen a la preferencia presidencial por el diálogo y el intercambio, dicten la agenda bilateral. El exilio histórico no se lo perdonará, no importa cuál sea la magnitud de la apertura”.

Canje de presuntos espías

En enero de este año Obama redujo las restricciones de viajes y envíos de dinero desde EE.UU a la isla

Según el portal voanews.com, “el agente de inteligencia cubano, René González, que cumplió 13 años de cárcel en Estados Unidos por infiltrarse en una organización de exiliados en Florida, fue liberado según informó su abogado Philip Horowitz a la agencia Reuters”, aunque “debe pasar tres años de libertad condicional supervisada en Estados Unidos”.

González fue acusado de formar parte de la Red Avispa, que involucraba a más de 40 agentes de inteligencia cubanos y colaboradores en el sur del Estado de Florida y fue detenido en 1998 y condenado por espionaje en Miami en 2001 junto con Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, informa el mismo portal.

El portal, en otra nota, indica que, por su parte, “el Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó que funcionarios estadounidenses se reunieron con autoridades del gobierno de Cuba para discutir el caso de Alan Gross” y “la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, confirmó los contactos durante una audiencia donde respondió a preguntas de los legisladores”.

La misma nota afirma que “Gross trabajaba como contratista con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en un programa pro-democracia y fue detenido y acusado en el 2009 de distribuir en forma ilegal equipamiento de internet y de comunicaciones y finalmente sentenciado a 15 años de prisión en Cuba por crímenes contra el estado cubano” e inicialmente “la agencia The Associated Press había informado que Estados Unidos había propuesto a Cuba realizar un intercambio de presos, a lo que el presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón, respondió que “Estados Unidos debería buscarse una buena poltrona y sentarse a esperar”.”

Continua la nota: “El gobierno de Cuba ya había rechazado antes la solicitud del exgobernador del estado de “Nuevo México, Bill Richardson para reunirse con Gross en septiembre, de quien aseguró que es un hombre enfermo, está deprimido, mi razón es humanitaria”, pues “Washington ha reclamado insistentemente la liberación incondicional e inmediata de Gross, de 62 años, por considerar que Cuba lo mantiene cautivo injustamente y ahora los esfuerzos se concentran en alegar motivos de salud para su liberación.”

Tras la puesta en libertad del considerado espía cubano René González, las autoridades estadounidenses y cubanas se reunieon para discutir el caso Alan Gross

Inicio de la ofensiva del exilio anticastrista de Miami

Según cubadebate.cu, “La Congresista norteamericana Ileana Ros-Lehtinen, de origen cubano y presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, condenó en enero del 2011 la decisión del Gobierno Obama de suavizar el bloqueo a Cuba, afirmando que “suavizar estas regulaciones no ayudará a mejorar la situación por una Cuba ‘democrática'”, decisión que supuso la primera derrota para Ros-Lehtin, que llegó a su cargo en la Cámara con promesas de endurecer la política contra la Isla y fue nombrada en el 2010 presidenta de honor del Fondo Legal para Posada Carriles y tras la liberación de González, según apunta voanews.comse declaró “profundamente preocupada por la liberación de este villano, enemigo de América con sangre americana en sus manos”, según France Press”.

Por su parte, también según voanews, “el representante David Rivera, republicano de Florida, comentó su total desacuerdo con el informe de The Associated Press respecto a que “autoridades estadounidenses y el ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson hayan discutido un posible intercambio de González por Gross” y su malestar por “que se estén realizando negociaciones para la liberación de un rehén estadounidense con un régimen terrorista”. Cuba sigue integrando la lista publicada por Estado Unidos  de estados que auspician el terrorismo.”

¿Se repite la Historia?

Por su parte, Obama al igual que Kennedy en noviembre de 1963, estaría pensando desinfectar la CIA de los virus patógenos inoculados por los lobbys de presión (cuyo paradigma en 1963 serían los Rockefeller al participar en los lobbys financiero, industria militar y judío) y consciente de las dificultades de tan ardua misión, en un discurso en la Universidad de Columbia el 14 de noviembre, admite que “existen fuertes presiones de grupos de poder de USA para convertir el cargo de Presidente en algo meramente figurativo” y así el 21 de noviembre de 1963 fue obligado a firmar la orden ejecutiva 11490, que permite en caso de emergencia disponer al gobierno de medidas excepcionales, incluso para cualquier dictadura”.

A pesar de todo y fiel a su espíritu rebelde, prosigue con su intento de reconvertir la CIA en un aparato controlable por el pòder político y poco antes de partir para Dallas, comentó a sus íntimos asesores: “Tenemos que enfrentarnos a la CIA…” el mismo día en que un emisario secreto iniciaba con Fidel Castro las primeras negociaciones para llegar a un acuerdo.

Ello suponía un claro órdago a la CIA (verdadera detentora del poder en la sombra y enquistada profundamente en todos los aparatos de poder de los EE.UU.), por lo que se procedió a la gestación de una trama endógena que se encargó del golpe de mano contra la legalidad democrática del sistema político estadounidense, que culminó con el Magnicidio de Dallas.

Dicho complot sería una auténtica obra de ingeniería laberíntica, que tendría como cerebros a la citada CIA y como colaboradores necesarios al exilio anticastrista en Miami y sus conexiones con la Mafia y al FBI de Hoover; a Lee Harvey Oswald como cabeza de turco y ejercicio de distracción para engañar a los sabuesos y como daño colateral el nacimiento de un sistema político tutelado, quedando desde entonces como rehenes todos lo sucesivos Presidentes electos hasta la irrupción en la escena política del díscolo Obama, por lo que no sería descartable la reedición del Magnicidio de Dallas.


Subtítulo, destacados y enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario