Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Hacia la exclusión de España de la Eurozona?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El fallido intento de despegue de la economía española hace que tenga que afrontar con éxito algunos de los principales retos para evitar su exclusión de la Eurozona

Desaparición de ‘Papá- Estado’
El drástico descenso de los ingresos del Estado y el bestial incremento de las prestaciones de desempleo (en 2010 el total de prestaciones de desempleo del Estado y las empresas rondaría los 50.000 millones de euros, cifra superior al presupuesto anual del Ministerio de Educación), originará el final de los Superavits de la Seguridad Social para 2011.

Se calcula que en 2010 el total de prestaciones de desempleo abonado por el Estado y las empresas ascendería a los 50.000 millones de euros

Ello podría provocar una dramática reducción de los subsidios sociales, que afectaría a la duración y cuantía de las prestaciones de desempleo, a las pensiones de jubilación y viudedad y a la sanidad pública gratuita y universal. También provocaría la subsiguiente contracción de inversiones en infraestructuras básicas, que afectarán especialmente a la construcción de nuevas autopistas, embalses, colegios públicos, establecimientos penitenciarios, centros sanitarios y futuras líneas del AVE, no siendo descartable la utilización de la ‘caja de las pensiones’ (cifrada en la actualidad en 62.000 millones de euros) para poder sufragar las necesidades del Estado en el horizonte de 2012 (Fuente: Nueva escalada del euribor).

Reforma del mercado laboral
A instancias de la CEOE y con la oposición de los sindicatos, el Gobierno accederá a la reforma del mercado laboral, que implicará la progresiva implantación del despido libre, la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y el retraso de la jubilación a los 67 años.

Ello se unirá a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos. Además, se añade la subsiguiente generalización de la precariedad laboral, con salarios seiscieneuristas e interinidad vitalicia y con incrementos de la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la posguerra española (con estimaciones del 20% para 2010 y con picos que podrían llegar a alcanzar el 21% en el horizonte de 2011), provocados por el efecto dominó en la declaración de EREs en las empresas (sólo en Cataluña, en los dos últimos años habrían cerrado 5.000 empresas (pymes).

Todo ello conllevará la radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase, sedados por el chorro de millones que recibieron del Ejecutivo en 2009 (CC.OO. recibió 96.183.980,70 euros, y UGT 96.117.804,59, en subvenciones diversas por parte del Gobierno durante 2009); la ruptura del diálogo social con la patronal; frecuentes estallidos de conflictividad laboral; y la aparición mediática de los grupos

Alemania ha propuesto retirar el derecho de voto a los países que “infrinjan seriamente” las normas de la Unión Monetaria

antiglobalización, que utilizando tácticas de guerrilla urbana pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad (Fuente: Los retos de la economía española).

Riesgo de exclusión de la Eurozona
Alemania ha propuesto retirar el derecho de voto a los países que “infrinjan seriamente” las normas de la Unión Monetaria, como ignorar las recomendaciones para corregir el déficit excesivo o manipular las estadísticas oficiales (en una alusión al caso griego). No se descarta la modificación de los tratados de la UE y asistir en el horizonte de 2013 al inicio de la desaparición de la actual Eurozona y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-germana.

Dicha fractura tendría vendría determinada por las exigencias del BCE de cumplir con el límite marcado para el déficit público del 3% para 2012 (empresa harto complicada para países como Portugal, Grecia, España e Irlanda, con tasas muy superiores a la media de la eurozona -4%- y que superan con holgura el primitivo listón fijado por el BCE del 3%), por lo que corren el riesgo de ser excluidos de la eurozona en el horizonte de 2014, significando en el caso de España el regreso a escenarios económicos ya olvidados, con el forzoso retorno a la peseta, la subsiguiente depreciación de la misma y vuelta a niveles de renta propios de la década de los 90 (Fuente: Nuevo escenario geopolítico europeo).


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario