Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Hacia la salida de Grecia de la Eurozona?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ANÁLISIS / Además de las medidas de austeridad dictadas tras el ‘rescate’ de Grecia, las consecuencias de la crisis podría llegar a provocar su salida de la Unión Europez

Europa atraviesa un período muy convulso, pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial) y el colapso económico que se está haciendo visible en Grecia, Italia, España, Islandia, previsiblemente acabará generando tendencias proteccionistas muy serias.

Todo ello se podría agravar, a partir de 2012, caso de lograr Sarkozy ser reelegido Presidente de Francia y de superar su evidente falta de empatía con Angela Merkel, pues podríamos asistir en el horizonte de 2014 al inicio de la desmembración de la actual Unión Europea y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-alemana (la llamada Europa de los Doce).

Podríamos asistir a partir de 2014 al inicio de la desmembración de la Unión Europea y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-alemana

Ello podría conllevar un notable distanciamiento en política exterior con EE.UU., pues tras la constitución en Israel de un Gobierno poco proclive a las tesis palestinas no sería descartable que a medio plazo la UE se viera obligada a revisar los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel, siendo previsible asimismo una tardía reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de las tropas francesas de Afganistán antes de las Presidenciales de 2012 y en la posterior salida de las estructuras militares de la OTAN (emulando a De Gaulle) y un acercamiento a Rusia.

Reestructuración de la deuda en Grecia

La deuda pública griega supera ya los 340.000 millones de euros y agrava la situación económica del país, con un déficit del 10,3% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2010, según medios de comunicación griegos y tras la luz verde que dio ayer un equipo de evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Unión Europea, Grecia espera recibir a principios de julio el quinto tramo (12.000 millones de euros) del préstamo de 110.000 millones concedido en 2010 por estos organismos para librar al país de la bancarrota.

Grecia está siendo utilizada como laboratorio por ‘la Troika’ (FMI, el BCE y UE), intentando llevar a cabo un experimento consistente en culminar en un país determinado una exhaustiva eliminación del sector público, la privatización de todos los servicios, la liberalización total del mercado laboral, el situar los salarios y condiciones laborales al nivel ‘competitivo’ del tercer mundo, la reducción drástica del empleo público; pero se han encontrado con una resistencia popular inesperada y el resurgimiento de un movimiento popular de rebeldía y reafirmación de la soberanía nacional griega.

‘Syntagma’ y otras plazas funcionan como ‘cuarteles generales’ de rebeldía popular, unitarios, abiertos, democráticos, asamblearios, que están haciendo trabajar al unísono a militantes de organizaciones políticas y sindicales rompiendo sus añejos sectarismos y, sobre todo, dándole protagonismo a una amplia capa de la ciudadanía sin una ideología definida y sin afiliación política pero capaces de comprender la realidad y formular propuestas sensatas y revolucionarias

La deuda pública griega supera ya los 340.000 millones de euros y agrava la situación económica del país, con un déficit del 10,3% de su Producto Interior Bruto

La inmediata labor del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, será convencer a su propio grupo parlamentario de 156 diputados, de un total de 300 en el Parlamento, para que voten a favor del nuevo acuerdo de rescate, ya que de lo contrario, debería convocar elecciones anticipadas, comentó hoy la publicación ‘Estia’, del que podría surgir un Gobierno de Coalición basado en el reforzamiento de la soberanía griega frente a las presiones e injerencias del exterior (léase Troika).

Efectos colaterales de la posible salida de Grecia de la Eurozona

Atenas consultará a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI), que vigilan la puesta en práctica de un plan de austeridad con vistas a tal reestructuración, existiendo el temor de que podría incumplir sus pagos y la consiguiente salida de la Eurozona. Esta situación complicaría a toda Europa y a toda la banca mundial, provocando como efecto colateral la escalada brutal de la prima de riesgo de los bonos de los países periféricos, antes llamados PIGS, (así el diferencial de los bonos españoles a diez años con respecto a sus homólogos alemanes se sitúa en los 250 puntos básicos, con una subida semanal del 13%).

Subida de tipos del BCE

Es previsible una nueva subida de tipos de interés por parte del BCE para el segundo semestre de 2010 (entre 0,25 y 0,5 puntos), motivada por el hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública entre los diversos países del primer mundo han aumentado en los últimos meses (lo que conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior) y el riesgo de un posible escenario de inflación.

Dicha subida, tendría un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, con la consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales, que aunada con el repunte de los precios del crudo podría dar lugar a episodios de estanflación y producir un nuevo crash bursátil en el último trimestre de 2011.

Grecia está siendo utilizada como laboratorio por ‘la Troika’ (FMI, el BCE y UE), intentando llevar a cabo un experimento consistente en culminar en un país determinado una exhaustiva eliminación del sector público

Dicho estallido bursátil  tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil de 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras y la brutal reestructuración de sectores básicos de la economía (con incrementos de las tasas de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra mundial) y la continuación de la crisis económica hasta el segundo semestre de 2011.

Desaparición de la actual Eurozona

La posible salida de Grecia de la Eurozona provocaría por mimetismo el abandono de los demás países periféricos (España, Portugal, Irlanda y Eslovenia) debido a las exigencias del BCE de cumplir con el límite marcado para el déficit público del 3% para 2014, empresa harto complicada para los citados países, con tasas muy superiores a la media de la eurozona y que superan con holgura el primitivo listón fijado por el BCE del 3%.

Su economía se ha basado en el último decenio en la conocida ‘dieta mediterránea’, cuyos ingredientes principales eran el ‘boom’ urbanístico, el turismo y el consumo interno, y que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado, pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa: 2008, por lo que no sería descartable la salida de dichos países de la eurozona en 2014 y el retorno a sus monedas nacionales, significando en el caso de España con el forzoso retorno a la peseta la subsiguiente depreciación de la misma y vuelta a niveles de renta propios de la década de los 90.

En el caso de Grecia, asistiríamos a escenarios de devaluación de su moneda (dracma griego); alta inflación, galopante tasa de paro y deuda desbocada, radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase (Confederación General Griega del Trabajo, GSEE) la ruptura del diálogo social con la patronal, frecuentes estallidos de conflictividad laboral, el auge de partidos como el Partido Comunista Griego (KKE) y la aparición mediática de los grupos antiglobalización que utilizando tácticas de guerrilla urbana pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad.

Ante esta situación y sin el paraguas protector de la UE, no sería descartable en el próximo quinquenio la reedición del golpe de los Coroneles (1967), que sería un episodio local dentro de un nuevo escenario de Guerra Fría entre EE.UU. y Rusia, y que contaría con el apoyo encubierto de EE.UU. dentro de su objetivo de anular los esfuerzos de Rusia para fagocitar países europeos.

El resto de países no integrados en dicha órbita (países de la Europa emergente) se verán obligados a devaluar sus monedas, a sufrir masivas migraciones interiores y a retornar a economías autárquicas, debiendo proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares para evitar depender energéticamente de una Rusia que conjugando hábilmente el chantaje energético irá fagocitando a la mayoría de los países desgajados de la extinta URSS.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario