Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Lo que saben los empresarios y nosotros no

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Existe un desconocimiento de muchos de los mecanismos empresariales, que en ocasiones son esgrimidos por empresarios y que chocan con el desconocimiento de la clase trabajadora

Es sabido que muchas empresas y empresarios han aprovechado el entorno de la crisis para hacer caja de diferentes maneras. Han recogido subvenciones, han limpiado plantilla, se han llevado los contratos y la maquinaria a Europa del este o a Asia. ‘En río revuelto, ganancia de listillos’. Por desgracia, los listillos son siempre los mismos y los que hacen de peces también, fundamentalmente trabajadores y pequeños autónomos o empresas familiares.

Por desgracia, los listillos son siempre los mismos y los que hacen de peces también, fundamentalmente trabajadores y pequeños autónomos o empresas familiares

Ahora bien, hay una canción que se repite en diferentes ocasiones y hasta hace poco nadie me había explicado lo que para el lado empresarial representa, pues tenía la única visión del trabajador.

Los empresarios piden flexibilizar el despido. Ante esto siempre he hecho la misma lectura, quieren más poder sobre el trabajador, hacerles más sumisos, pagarle menos, tenerle más en precario y aumentar los beneficios.

Pues mira que hace poquito me encuentro con un jefe de contratación que me dice que ante los repuntes de producción que están teniendo, les convendría coger a cinco o seis personas durante un mínimo de tres meses, pero no se lo concenden arriba -en la cadena de mando- por el coste de despido que les supone. Desconozco cuánto es ese coste, pero me impresionó la fe con que defendió su posición. A muchos les hubiese venido muy bien esos tres meses de curro y sus cobros. ¿A que sí?

De todas formas, prometo investigar más profundamente qué costes son esos y hasta qué punto pueden influir en las contrataciones temporales. A nadie se le escapa que crear puestos de trabajo, aunque sea de forma temporal, puede evitar más de una depresión y un mal rato.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario