Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

¿Me formas o me informas?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La prensa de nuestro país es cada vez más partidista
El ciudadano acaba accediendo al medio que le cuenta lo que quiere oir

Tras haber echado un vistazo a las portadas de los periódicos de hoy, a uno le da por pensar qué camino está tomando el periodismo en España, y, lo que aún es más importante, hacia dónde nos está llevando.

Tras las manifestaciones de ayer y los sucesos de Barcelona, las portadas de los periódicos vierten opinión, y de manera totalmente opuesta

Ayer, 29 de febrero, los habitantes de Barcelona salieron a la calle para expresar, de esta manera, su gran descontento con la situación social en la que España se ha visto envuelta. La crisis, recortes, reformas, ajustes… son palabras que, en cuestión de meses han pasado a formar parte de nuestro vocabulario del día a día.

Merece la pena comprobar como, mientras que ciertos medios de comunicación deciden resaltar titulares como ‘El balance de las protestas en Barcelona: 100.000 euros de daños‘, ‘Prende la llama del PSOE‘, ‘La oposición responsable del PSOE‘, otros, prefieren centrar su atención en ‘El PP acusa al PSOE de crear un clima de conflictividad social‘, ‘Los estudiantes se desmarcan de los alborotadores de Barcelona‘ o ‘Las protestas de los estudiantes en Barcelona acaban en cargas de los Mossos‘. La noticia es la misma y, probablemente, la información que nos ofrecen no sea muy distinta, al fin y al cabo, los datos son los datos. Pero no debemos olvidar que, una cosa es lo que se cuenta, y otra muy distinta es cómo se cuenta. Contenido frente a forma.

La objetividad absoluta no ha dejado de ser el más subjetivo de los términos, pero, las dos realidades que nuestros medios de comunicación nos muestran de un mismo acontecimiento acaba resultando un insulto a la inteligencia de los ciudadanos españoles.

Las dos realidades que nuestros medios de comunicación nos muestran de un mismo acontecimiento acaban resultando un insulto a la inteligencia de los ciudadanos españoles

Bien es cierto que la función del periodista nunca ha quedado del todo delimitada; ¿forma o informa?, ¿es el periodista el encargado de configurar la opinión pública, o debe encargarse solo de ofrecernos las herramientas suficientes para que la conformemos nosotros mismos?

Las ideologías políticas de los periódicos cada día son más obvias, y esto no hace más que contribuir a la desinformación del ciudadano, que acude al medio que le es más afín, esperando oír, ni mucho menos la verdad, sino lo que está dispuesto a escuchar.

No debemos olvidar que una buena prensa acaba por significar una buena democracia. Un buen ejercicio de la profesión periodística no hace otra cosa que contribuir al desarrollo democrático, igualdad y progreso que tanta falta hace a día de hoy. Es el momento de que tomemos conciencia de ello y luchemos por el periodismo que queremos.

El de verdad.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario