Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Impotente, indefensa: escribe la mujer de Narcís Serra

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Narcís Serra: “Todo lo hubiera hecho con mucha más contundencia”

Barcelona. Ayer a las 8 de la tarde, ya cansado de ordenador, leo la carta abierta a los medios de una tal Conxa Villalba Ibáñez, mujer de Narcís Serra. No sabía ni de su existencia, le creía separado, pero como su vida sentimental y familiar no me interesaba, ni presté oídos a esa difundida separación, ni a otros chismes más simpáticos de su desagradable vida pública.

Dudo entre olvidarme y entrar de lleno en la intensa semana cargadísima de los 100.000 millones de euros que por culpa de su angelical marido se repartirán las antiguas cajas de ahorros quebradas

Y a lo que iba… me afectó tanto su carta que la comenté de inmediato en mi blog la gran corrupción, a pesar de que antes de cualquier comentario suelo reposar durmiendo todo lo leído. Pero leer:

“Y también lo escribo, porque estoy cansada, que haya personas, que no me conocen de nada, pero cuando se enteran que mi marido es Narcís Serra, me increpen con mala educación, en relación a este tema, tal como me pasó recientemente, en una acto al que asistí, en el Ateneu de Barcelona.

Y finalmente, también pensando en las personas que se encuentran o se han encontrado en situaciones similares, indefensas e impotentes ante las mentiras de los medios, por la repercusión tan negativa que ello supone en su entorno familiar, profesional y social. Todos queremos transparencia, pero verdadera.

Os agradezco muchísimo vuestra ayuda.”

Fue irresistible, porque por culpa de su marido desaparecí, ¡o me echaron!, de la vida social barcelonesa, incomparable en dimensión y ‘calidad’ a la de Narcís, hace 32 años… y me salió del alma:

“Se me revuelven las tripas… ¡Señora de Serra, no tiene usted ni idea de lo que es sufrir por la desmedida ambición de poder y dinero de un tipejo como su marido! ¡No tiene ni idea de lo que se sufre viendo crecer a tres niñas a través de unos barrotes! por culpa de su desmedida ambición. ¡De sufrir palpando cómo se hunde la vida por la que se ha luchado!”

A Doña Conxa, o el tiempo la ha vuelto tan caradura como su marido, o ha vivido en una burbuja y no se ha enterado de nada

Repasando la carta, tras mis habituales cinco horas de sueño, dudo entre olvidarme y entrar de lleno en la intensa semana cargadísima de los 100.000 millones de euros que por culpa de su angelical marido se repartirán entre las antiguas cajas de ahorros quebradas. Más millones a un pozo sin fondo… que no se llenará. Insisto que los europeos solo prestan para pagar los vencimientos que les afectan, y algo más para lo más perentorio, y que el enfermo quebrado, España, siga respirando. Lo común en todo financiero atrapado en una quiebra que no tiene más remedio que arrastrar, por supuesto controlándola. En concreto sobre CatalunyaCaixa servirá para pagar unas nóminas monstruosas (más que nóminas parecen un reparto entre chorizos abusando de su poder) y mantener viva una desorganizada y quebrada macroinmobiliaria a rebosar de terrenos e hipotecas donde se esconden macroestafas. Según balance unos 70.000 millones de euros de activo.

Ayer al traducir la lapidaria frase “Tot ho hagués fet amb molta més contundencia” me olvidé molta, “mucha” más. Tenemos suerte, repito, que no aplicó el “mucha más” a los muertos del GAL, fueran o no de ETA, o pinchara, además de los teléfonos del Rey, los del Papa o el Presidente de USA… o repartiera muchos más sueldos, cláusulas especiales y créditos a amiguetes inmobiliarios o recomendados desde La Generalitat de Montilla, según dijera Isidre Fainé ante el balance de CatalunyaCaixa, que ni regalada y bien nutrida de avales del Estado, la quiso fusionar con La Caixa.

A Doña Conxa, o el tiempo la ha vuelto tan caradura como su marido, o ha vivido en una burbuja sin participar en la vida pública como hiciera la mujer de Montilla, discípulo e íntimo de Narcís, con sus múltiples cargos y dietas, y no se ha enterado de nada, que es lo que yo mismo desearía, para no tener que insultarla.

En fin, hoy hay diversiones que no me harán olvidar al marido de Doña Conxa ofendida porque en el intelectual Ateneu barcelonés, gobernado por el cuñado de Jordi Pujol, Francesc Cabana Vancells, la han increpado. ¡Desagradecidos!, ¡con la de recalificaciones y créditos que se repartieron en santa ‘sociovergencia’!… demostrado en el Caso Pretoria.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario