Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Las inaceptables excusas de Israel

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

Seguiremos pensando que los Derechos Humanos siempre estarán por encima de cualquier nacionalidad, raza o religión y, además, continuaremos diciendo que la violencia no tiene sentido ni justificación

Al menos por lo que puede llegar a parecer, y ateniéndonos a las declaraciones de miembros del Estado de Israel en relación al incidente protagonizado por su ejército en contra de la flotilla humanitaria que intentaba entrar ayuda a Gaza, todos aquellos que se rebelan contra el inhumano bloqueo, que sufre más de un millón y medio de palestinos en la Franja de Gaza, son considerados algo así como terroristas.

Pues bien, si terrorismo significa estar en contra del sufrimiento de un pueblo, en contra también de que se vulnere el derecho internacional, y estar convencido además de que los derechos humanos se han de defender a ultranza frente al fanatismo y la sinrazón, pues entonces creo que somos cientos de millones, y me gustaría pensar que incluso miles de millones, los que al parecer estamos considerados ‘terroristas’ para algunos.

Si terrorismo significa estar en contra del sufrimiento de un pueblo, de que se vulnere el derecho internacional, etc., pues entonces creo que somos cientos de millones

Sí, probablemente somos miles de millones los que estamos en contra de los actos de piratería (el asalto fue en aguas internacionales), de los actos inhumanos que suponen aislar en un gueto como el de Gaza a más de un millón de personas en condiciones infrahumanas, así como también de que según parece el Estado de Israel tenga vía libre para hacer todo aquello que no está permitido (por humanidad y sentido común) a los países que integran Naciones Unidas.

Pero, curiosamente, la mayor parte de esas personas a las que ellos indirectamente llaman (sin pudor ni vergüenza moral) terroristas, todavía seguimos, y seguiremos, condenando aquel cruento y sangriento genocidio que sufrió el pueblo judío durante el siglo XX. Así es, a pesar de que el Estado de Israel (y, por cierto, también una gran parte de sus ciudadanos) quizá nos pueda considerar a millones de personas una especie de ‘terroristas’ y antisemitas, nosotros seguiremos pensando que los derechos humanos siempre estarán por encima de cualquier nacionalidad o raza, así como también de cualquier religión y, además, continuaremos diciendo que la violencia no tiene sentido ni justificación.

Y por la respuesta de la opinión pública mundial tras esta enésima vulneración del Derecho Internacional, creo que se puede asegurar que el mundo no está en contra del pueblo judío, pero sí, al menos en este conflicto, en contra de la sinrazón y de la vulneración sistemática de los derechos más elementales que ha de tener cualquier ser humano.

Víctor J. Maicas es escritor


Titular y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario