Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Incumplimiento de contrato: desaparece la lucha contra el sida

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / El Gobierno no aportará los 10 millones de euros para la lucha contra el sida que comprometió hace tan solo cinco meses

Ayer tuvimos noticia de que el actual Gobierno no cumplirá otro de los compromisos adquiridos, este apenas hace unos meses, ya que no aportará al Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria los 10 millones de euros prometidos, cantidad, de por sí, diez veces inferior a lo que debería. ¿La injustificable excusa? Pues la de siempre, estamos en crisis y se trata de una medida transitoria. El problema es que las personas que se enfrentan a esas enfermedades tienen que hacerlo hoy, no disponen de otra oportunidad, no pueden aplazar su necesidad de atención para cuando las cosas nos vayan mejor.

La cantidad comprometida, que no entregará, ya era tan solo un 10% de la de 2010. La ayuda al desarrollo ha sufrido un recorte del 90%

El Fondo Mundial ha demostrado ser eficaz en la gestión de los recursos que se ponen a su disposición y gracias a su actividad hoy disponen de tratamientos indispensables para sobrevivir más de siete millones de personas en todo el mundo, pero otros siete millones lo precisan aún con urgencia y no disponer de él supone, en la práctica, una condena.

¿Que en España hay muchas necesidades? ¡Desde luego que sí! Pero con medidas como estas únicamente estamos cambiando unas víctimas de la crisis por otras. Por otras, eso sí, más lejanas, con menos recursos para enfrentar su situación y más vulnerables. Con este tipo de medidas sólo sacamos los problemas de ‘nuestra casa’. Pero nuestra casa no es España, nuestra casa es el mundo y castigar a otros por nuestra incompetencia en gestionar nuestros recursos es indigno. Es aceptar la existencia de distintas clases de ciudadanos y diferentes niveles de derechos. Y es que esos 10 millones de euros pueden salvar muchas vidas y apenas suponen la sexta parte de la indemnización que algunos nefastos personajes se han llevado a su casa como ‘premio’ por llevar a la bancarrota a ciertas entidades bancarias de este país. No dudo que los españoles somos solidarios, afortunadamente lo veo todos los días, pero nuestra clase política con responsabilidades de gobierno ponen de manifiesto, además de un nulo interés por la opinión de sus ciudadanos, una absoluta indiferencia por este valor universal.

“El pacto social establece entre los ciudadanos tal igualdad que todos ellos se comprometen bajo las mismas condiciones, y todos ellos deben gozar de los mismos derechos”. Son palabras de J.J. Rousseau en su obra ‘El Contrato Social’, una de las muchas obras de influencia decisiva en nuestro actual orden social. Igualdad, compromiso, derechos; nada de esto se da en la decisión tomada por nuestro Gobierno.

¿Que qué nos va en todo esto? Pues la dignidad, la vida, el que algún día nos paguen con la misma moneda. Y por seguir con el señor Rousseau: “Va manifiestamente contra la ley de la naturaleza que un puñado de gente rebose superficialidades mientras la multitud hambrienta carece de lo necesario”. Pues eso.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario