Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Indecencia y política son sinónimos?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Tras el descubrimiento de la trama de los ERE’s en la Junta de Andalucía no se vislumbra la asunción de responsabilidades políticas

Como andaluz, me intereso por lo que ocurre en mi comunidad. No es que tenga un interés malévolo por quién gobierna acá, sino que como ciudadano prefiero, por la cuenta que me tiene, que todo vaya bien y sea punto de referencia, y de esta manera sentirme orgulloso de vivir donde vivo y de ser lo que soy, un andaluz.

Odio el partidismo, el radicalismo, el voto sin reflexión o por tradición, no extiendo talones en blanco a ningún partido político. Dicho esto, comienzo:

La indecencia o la falta de respeto de una persona a la justicia, a la verdad y al honor, al parecer, es mérito imprescindible para poder optar a puestos de relevancia dentro de la política

Las recientes declaraciones publicadas en los medios de comunicación del Sr.D. Manuel Recio, consejero de empleo de la Junta de Andalucía, dejan al descubierto, sin lugar a duda alguna, hasta donde han llegado los niveles de indecencia en algunas personas, que disfrazados de servidores públicos, alcanzan las instituciones públicas. La indecencia o la falta de respeto de una persona a la justicia, a la verdad y al honor, al parecer, es mérito imprescindible para poder optar a puestos de relevancia dentro de la política.

Dice en las mismas este señor, que la presunta estafa a los trabajadores, solo ha sido de 9 millones, y que solo se han detectado a 72 intrusos y 111 discordantes. Me centro en estas palabras de tan desvergonzante discurso, o verborrea demagógica para idiotas.

9 millones de euros son 1.500 millones de las antiguas pesetas, le parece poco a este señor, dinero que iba para socorrer a trabajadores se va para los amiguetes y familiares de altos cargos.

Este espécimen, no dice que aún faltan más de 3.500 expedientes por revisar, y que de los 15 policías científicos encargados de esta tarea, han retirado a 11. Esto es colaboración y agilizar la investigación.

Tampoco dice que han denegado el inicio de una investigación parlamentaria.

Habla de 72 intrusos, ¡esto es el colmo!, esos intrusos no se han puesto ellos, solo los pueden inscribir altos cargos de esa consejería de empleo, hay un protocolo administrativo o expediente y organismos de control para ello, por lo tanto, ha habido una presunta connivencia dentro de ese organismo. Es evidente y a la vez obviamente gravísimo.

Incluso hay gente que no sabía que estaba en las EREs, se han librado cantidades para esta gente y ellos sin saberlo. Habían utilizado sus nombres para cometer un fraude. ¿A dónde ha ido este dinero? Seguramente, presuntamente, a nutrir los saldos de las cajas ‘B’ de personas o del partido.

Esos intrusos no se han puesto ellos, solo los pueden inscribir altos cargos de esa consejería de empleo, por lo tanto, ha habido una presunta connivencia dentro de ese organismo

No le he oído ni una sola palabra de perdón a la ciudadanía estafada, solo arremeter contra la oposición. Semejante desvergüenza es digna de ser recogida en el libro Guinnes de records. Ni una sola palabra para asumir alguna responsabilidad.

Aprovecha para arremeter contra la oposición. ¿Quién es el responsable?, ¿quién cobra por ello?, ¿el que gobierna o la oposición? El Sr. Chávez, ese que prometió una paga a las amas de casa justo unos días antes de las elecciones, también dice lo mismo, la culpa es de Aznar y lo dice nada más y nada menos que en el Parlamento.

¿Dónde están las responsabilidadaes políticas? Estamos ante un caso gravísimo, se trata de un robo desde la administración pública, no es cosa de uno que pasó por allí, esto solo puede ocurrir gracias al complot de mucha gente con altos cargos, altas responsabilidades y altos sueldos. Al final el más tonto pagará, o se auto-inmolará, a favor de los que están más arriba o del partido, claro, gratis no será.

La jueza Mercedes Ayala está hasta el gorro, pues la documentación que pide a la Junta de Andalucía llega tarde insuficiente y con errores, ¡qué bonito!. Esta gentuza se ríe de los jueces, creyéndose por encima de la justicia. La referida jueza argumenta que no puede implicar a más gente por falta de documentación que debe aportar la Junta de Andalucía, a la vez es repudiada por la físcalía, esa que nombra la clase política. Lla fiscalía debería ser la primera en investigar, pero al parecer es la primera en poner trabas.

Sra. jueza, no desista, tiene al pueblo con usted, es nuestra única esperanza, no calle, nos tiene a nosotros, las redes en Internet no las pueden controlar esta casta indecente, ni las mentes de la gente que solo pide decencia, sea de izquierdas o de derechas. Utilice la prisión preventiva, el aislamiento para que no se pongan de acuerdo, para que no se evaporen pruebas, haga o actúe de la misma forma que si se tratase de actos cometidos por un ciudadano cualquiera de a pie.

Lo que se desprende de todo esto es que la clase política tiene tanto poder que le permite echarle un pulso a la Justicia, que le permite mentir descaradamente a la ciudadanía, que le permite cualquier acción en defensa de sus intereses, aunque se trate de presuntos delitos a nivel institucional.

Tribunales de cuentas, defensores del Pueblo, fiscalías, jefatura del estado, agrupaciones de jueces, etc., todos en ‘mute’. Qué pena y qué indefensión

Acordémonos del hermano del Sr. Guerra, del caso Filesa, etc., una época para olvidar, que de nuevo al parecer se repite; que, al parecer, no se tomaron entonces las medidas correctoras para evitar estos escándalos; que, al parecer, no conviene atar corto a esta especie; que, al parecer, el mundo ha de ser de ellos; que, al parecer, ellos deben estar por encima de todo y de todos.

Por causa menos grave a los controladores aéreos se les mandó al Ejercito, y a estos mangantes, ¿a quién le podríamos mandar?

Ya no cabe más degeneración en la clase política, visto lo visto, ¿a quién podríamos acudir para arreglar esto un poco?, al parecer no hay nadie, y si lo hay está mudo.

Tribunales de cuentas, defensores del Pueblo, fiscalías, jefatura del estado, agrupaciones de jueces, etc., todos en ‘mute’. Qué pena y qué indefensión.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Funcionario del Estado Hobbys: Componer música, fotografía,escribir, navegar...., maestro de nada y aprendiz de mucho.

Participa con tu comentario