Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Inocentes encarcelados: más allá de las especies

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Hay quien jamás pisa una prisión y hay quien lleva mucho tiempo habitándolas desde fuera por denunciar el encarcelamiento de inocentes. Hoy, tres animalistas culpables de nada están dentro de una: Eneko, Eladio y Olaia

Los barrotes de una celda son más familiares para quien sin haber estado nunca al otro lado de ellos, lleva años denunciando y compartiendo el dolor de encarcelamientos ajenos. Que hayáis traspasado el umbral de una prisión, compañeros, no hace sino introduciros físicamente en el lugar en el que ya tantas veces habitásteis junto a esas criaturas que, por no tener, ni de abogados que les defiendan o de leyes que les amparen disponen. Y como vosotros, ellos también son inocentes. Como ellos, vosotros estáis pagando con la falta de libertad el precio de que a algunos no les guste, no les convenga que seáis libres. Y como por ellos, por vosotros hoy son muchas e inquebrantables las voces que pretenden traspasar conciencias aletargadas, voluntades adormecidas y acaso también ignorancias, para hacerles entender que no abre la puerta hacia la muerte a ninguna criatura quien pide incansablemente respeto por su vida. El que sí lo hace es aquel que las encerró allí de donde sólo saldrán separadas de su piel.

Todos los animalistas sabemos que esos desolladeros eufemísticamente denominados granjas peleteras, no son en definitiva más que cárceles con su correspondiente cadalso, tan siniestras por dentro como ‘fashion’ por fuera, en las que los cuerpos despellejados – algunos todavía alentando – son apilados sobre la tierra, y los pellejos descarnados expuestos en los escaparates de establecimientos de lujo. Todos conocemos esa macabra realidad al igual que la mayoría de los ciudadanos, pero ninguno de los que luchamos por el respeto a los animales, ni los que estamos fuera ni aquellos que permanecen reclusos, romperíamos los candados de las jaulas y de las puertas de tales infiernos para condenar a esos seres y a otros a una muerte diferente.

Los cuerpos despellejados -algunos todavía alentando- son apilados sobre la tierra, y los pellejos descarnados expuestos en los escaparates de establecimientos de lujo

Nuestro trabajo consiste en abrir, sí, pero la mente y el corazón de los seres humanos para que entre en ellos la capacidad de reflexionar ante el sufrimiento terrible que le causamos a los animales y que después, sean la ética y la ley quienes haga el resto. Y aquellos que para sí mismos hayan vetado definitivamente el paso a la compasión, la empatía y la generosidad, que al menos no den pábulo a la mentira y a la intoxicación, porque rescatar a cinco gallinas o a dos corderitos del corredor de la muerte y trasladarlos a un santuario, no es un crimen sino un revulsivo y un acto de justicia. Entre eso y la acusación de la suelta incontrolada de miles de individuos de una especie catalogada como invasora, lo único que hay es la contumaz presión de esos personajes en los que la historia es tan pródiga: aquellos que edifican sus imperios sobre cimientos de cadáveres, levantando muros de falacias para que desde fuera no se puedan escuchar los agónicos lamentos de unas víctimas cuyo sufrimiento llena sus bolsillos.

Julio Ortega Fraile
Delegado LIBERA! Pontevedra


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario