Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

¿Nueva subida de tipos del BCE?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Análisis de la posible subida de tipos del BCE y sus efectos colaterales en lás economías de la Eurozona

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebrará en Francfort su reunión del 6 de octubre para tratar la política monetaria del área euro, reunión que podría venir acompañada de un subida de tipos de entre 0,25 y 0,50 puntos, motivada por el hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública entre los diversos países del primer mundo han aumentado en los últimos meses, lo que conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior, y el riesgo de un posible escenario inflacionista en la Eurozona.

Así, según Eurostat, la inflación interanual en la zona euro ha aumentado cinco décimas en septiembre y llegado al 3,0%, impulsada por un incremento en los precios al consumidor en Alemania.

Nueva escalada del Euribor

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo de esta semana podría decidir una subida de tipos de interés entre 0,25 y 0,50 puntos

Dicha subida de tipos podría desencadenar una nueva escalada del Euribor para 2012 (rozando el 3%), lo que aunado con el previsible endurecimiento de las condiciones de los futuros préstamos bancarios (implantación de un gravamen para las futuras hipotecas de 1,5 – 2 puntos por encima del Euribor) tendrá un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, con la consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales en lo países fleco de la Eurozona (periféricos y emergentes).

Agudización de la inestabilidad del sistema financiero

El director de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals, ha afrimado que “el riesgo de otro colapso financiero por la fragilidad de la banca europea es inminente” y se reafirma en su estimación de pérdidas para el sector financiero por la crisis de deuda pública, situando la necesidad de dinero en unos 300.000 millones de euros, debido al riesgo al que están expuestos los bancos por culpa de la crisis de Deuda Soberana, debido a los títulos de Italia (71.000 millones), Grecia (56.000 millones), España (44.000 millones) y, en menor medida, de Portugal e Irlanda.

En el caso de España, según la agencia Moody’s, las necesidad de capital de las entidades financieras españolas serían de 50.000 millones de euros (asume un core capital del 10% para todas las cajas de ahorros), “cifra que representa más del doble de los 20.000 millones necesarios para recapitalizar el sistema financiero español calculados por el Ejecutivo español y se sitúa un 194% por encima de los 17.000 millones inicialmente previstos por la propia agencia a finales de 2010”, según diarioabierto.es.

Estancamiento de la crisis económica

Según JP Morgan Chase de Londres, la Eurozona volvería a escenarios ya olvidados de Double Dip en 2012 (-0,5% del PIB, con las excepciones de Irlanda y Alemania con crecimientos del 0,2 y el 0,3%).

El riesgo de otro colapso financiero se debe a la crisis de la deuda soberana de países periféficos de la eurozona, como Italia, España, Grecia o Portugal e Irlanda

Dicho informe representa un brutal recorte de las previsiones iniciales para la locomotora europea, con un crecimiento para 2012 de un raquítico 0,2% frente a la anterior estimación de un 2,8% y, según Destatis, las ventas minoristas de Alemania se desplomaron un 2,9% en agosto, cuando los economistas consultados por Bloomberg esperaban de media una bajada de tan sólo el 0,5%, lo que ratificaría la pérdida de confianza de los alemanes en la solidez y estabilidad de su economía.

Ello, aunado con la inevitable depreciación del euro frente al dólar, debido a los problemas de deuda soberana en la Eurozona y el alza galopante del precio del crudo (rondando el Brent los 110 dólares) debido a factos geopolíticos desestabilizantes, que podrían acarrear problemas de aprovisionamiento a otros países y en particular a China, podría dar lugar a episodios de estanflación en la Eurozona para 2012 (inflación rozando el 4% y crecimiento negativo del PIB) y producir un nuevo crash bursátil en 2012.

Dicho estallido bursátil tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil de 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera.

A ello se sumaría la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en una brutal reestructuración de sectores básicos de la economía europea (con incrementos de las tasas de paro hasta niveles desconocidos desde la II Guerra Mundial), lo que aplazaría ‘sine die’ el regreso a sendas de crecimiento positivo de las economías europeas, rememorando la Década de estancamiento económico de la economía japonesa (‘década perdida’).

Desaparición de la Eurozona

Además, podríamos asistir en el horizonte de 2014 al inicio de la desmembración de la actual Eurozona y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-germana (la llamada ‘Europa de los Seis’), debido a las exigencias del BCE de cumplir con el

La depreciación del euro frente al dólar y el alza del precio del crudo podría dar lugar a nuevos episodios de estanflación

límite marcado para el Déficit Público del 3% para 2013.

Dicha empresa se antoja harto complicada para los países fleco de la Eurozona (periféricos y emergentes) que superarán con holgura el primitivo listón fijado por el BCE (3%) y agravado por la severa crisis de su deuda soberana, corren el riesgo de ser excluidos en el horizonte de 2014 y retornar a sus monedas nacionales.

En el caso de España, significaría el regreso a la peseta, la subsiguiente depreciación de la misma, regresión a niveles de renta propias de la década de los 90 e inicio del éxodo al medio rural de una población urbana afectada por la asfixia económica, embargo de viviendas e ingreso en las listas del paro, con la consiguiente revitalización de extensas zonas rurales, rejuvenecimiento de su población y regreso a escenarios ya olvidados de economía autárquica.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario