Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

¿Nuevo Gobierno ‘de facto’ en Navarra?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La ejecutiva de CDN deberá definir urgentemente su estrategia, que podría pasar por un acercamiento al PP

Tras la pérdida de la mayoría absoluta del centro-derecha navarrista en 2007 y el acuerdo tácito alcanzado in extremis entre Pepe Blanco y Jaime Ignacio del Burgo, se constituirá un gobierno en minoría UPN-CDN, quedando el PSN como árbitro de la contienda y ejerciendo una oposición tan leal y constructiva que serán en realidad sus propuestas las que serán apoyadas por el gobierno minoritario en un espléndido ejercicio de ventriloquismo escénico, por el que recibirá todo tipo de cargos y prebendas políticas.

Ello supondrá el inicio de la campaña mediática contra Sanz por parte del PP, acusándole de intento de ruptura del acuerdo de colaboración con el PP suscrito en 1991 y de entreguismo al PSOE en aras de perpetuarse en el poder; produciéndose el posterior divorcio de todos conocido, y logrando Sanz el verdadero objetivo de su movida mediática: el paso de su diputado Salvador al Grupo Mixto para contrarrestar el eco de la hasta ahora única voz de Navarra en el Congreso (Uxue Barcos).

En la altivez de su nueva posición, el PSN se percatará pronto de que Sanz es sólo una marioneta en sus manos e iniciará una política de acoso y derribo hacia los consejeros de CDN en el Gobierno de Navarra (Esparza y Pérez Nievas), acusándoles de “falta de compromiso en el cumplimiento del Pacto de Gobernabilidad de Navarra” y exigirá a Sanz actuar en consecuencia para defenestrarlos políticamente con el objetivo confeso de dejar a CDN en soledad política, y en las próximas elecciones forales de 2011 intentar absorber su otrora fiel electorado (14.400 votos en las pasadas elecciones de 2007).

La espantada del CDN
Con el regreso en septiembre al nuevo curso político, asistimos al segundo acto del intento de acoso y derribo de CDN: El PSN habría conseguido seducir a CDN con sus cantos de sirena y logrado la abstención de los dos representantes de CDN en la admisión a trámite en el Parlamento de la iniciativa de IU para cambiar la Ley del Vascuence y ampliar la zona mixta a nueve localidades, cayendo en la tela de araña urdida por el cerebro en la sombra Román Felones, pues dicha inciativa ya fue rechazada en el curso político anterior por el PSN aprovechando la ausencia del montañero de Nabai.

Los últimos sondeos realizados tras las Elecciones Europeas de 2009 darían 16-17 escaños para UPN y 7-8 para la hipotética coalición CDN-PPN

Miguel Sanz habría amenazado con destituir a los dos consejeros convergentes si la formación que preside José Andrés Burguete no se opone a la reforma de la ley del euskera, (postura avalada por el monolítico comité ejcutivo de UPN), pues UPN rechaza cualquier modificación de la norma y defiende que el pacto de gobierno obliga a los dos partidos a ir al unísono en este tema y avisa que CDN debe rectificar y oponerse públicamente a ampliar la zona mixta del euskera. ,Apelando a la “literalidad” del pacto de gobierno que, en su opinión, no admite interpretaciones, lo que unido a la propuesta de reforma del Amejoramiento de CDN, (favorable a que el Parlamento pueda tener iniciativa en una reforma de la Ley Orgánica), habría creado el microclima adecuado para lograr la defenestración de los dos consejeros de CDN y enviarlo de paso al ostracismo político.

La ejecutiva de CDN deberá decidir de forma inmediata su futura estrategia, oportunidad que podría ser aprovechada por CDN para -en una arriesgada jugada política- hacer salir a sus dos consejeros del Gobierno minoritario UPN-CDN e iniciar una política de aproximación a las filas del PP con vistas a lograr un pacto de coalición PPN-CDN, que se presentara a las futuras elecciones forales de 2011, asegurando una supervivencia de CDN que quedaría plasmada en una posible presencia en el Parlamento Navarro y posteriormente en el Congreso de Madrid.

Dicho pacto arrojaría a UPN en brazos del PSN, por lo cual no sería descartable un posible gobierno de coalición “de facto” UPN-PSN en aras de la gobernabilidad y estabilidad de Navarra hasta las Elecciones de 2011, con lo que la Presidenta de UPN Yolanda Barcina vería así en serio peligro su aspiración de detentar en su persona el liderazgo de UPN y la Presidencia del Gobierno de Navarra. Barcina ha sido criticada duramente por los portavoces del PSN, llegando a acusarle abiertamente “de trama conspiratoria contra Sanz” y de “pertenecer a la extrema derecha emparentada con Bush y Aznar” y negarle de antemano su legitimidad como interlocutor válido.

Barcina deberá mover con urgencia sus peones para evitar el jaque a la reina urdido por Pepe Blanco, aunque previamente será necesario un acuerdo con el poder fáctico representado por la corriente subterránea liderada por Alberto Catalán para lograr un consenso que instauraría de nuevo la Bicefalia en el partido navarrista, tras ser nombrado Catalán Presidente de UPN, pacto que le daría la estabilidad y legitimidad que Barcina necesita dentro de UPN y le permitiría presentarse como candidata al Gobierno de Navarra en las elecciones del 2011 con el objetivo de lograr la anhelada mayoría. Se trata de un objetivo factible, pues los últimos sondeos realizados tras las Elecciones Europeas de 2009 darían 16-17 escaños para UPN y 7-8 para la hipotética coalición CDN-PPN.

No obstante, el logro de dicha mayoría absoluta dependerá de la tasa de abstención y de la fidelidad de los votantes de una Nafarroa Bai sumida en una crisis identitaria y en luchas intestinas por el liderazgo, por lo que no sería descartable que Uxue Barcos encabezara la lista de una nueva coalición integrada casi en su totalidad por personas independientes con amplio eco mediático en la vida navarra que aglutinara el voto nacionalista y progresista de la comunidad y quedara como segunda fuerza política navarra, tesitura que obligaría al PSN a escenificar de nuevo la ceremonia de la confusión para constituir un “Gobierno de Mayoría Progresista”.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario