Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Por qué nos creen tontos?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Las autoridades prestan instalaciones policíacas y hasta personal para extras a cadenas de televisión, mientras dicen que la ‘caja tonta’ es más lista y educa

El pasado mes de marzo del año en curso, el Secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio Irazábal, dijo que las telenovelas educan y que la televisión es considerada la caja tonta, pero en ocasiones es más lista. Señaló que la tontanovela ‘Una familia con suerte‘ entre varias más, son el instrumento más poderoso para educar y combatir el analfabetismo. ¡Ande pues!

En días posteriores a esta tan ‘elogiable’ declaración, la monopólica empresa Televisa con bombos y platillos anuncia el ”Acuerdo para la cobertura informativa de la violencia”. Cosa que transcurridos ya dos meses de su firma aún no vemos cómo la han regulado, porque se continua viendo como se transmiten en televisión y publican en primeras planas los múltiples homicidios que se dan en las zonas conflictivas de la República mexicana, amén de los descubrimientos de fosas clandestinas en los que se han encontrado varios cientos de cadáveres de personas asesinadas cobardemente.

¿Qué imagen policíaca quieren presentar?, ¿la del policía hace bien su trabajo y no es corrupto y con su salario se mantiene desahogadamente?, ¿que no es víctima de la corrupción de sus propios jefes?

En el año 1996 la otrora hasta entonces rival de Televisa, TV Azteca, lanza al aire la primera telenovela de género policíaco político, titulada ‘Nada personal‘, misma que causó gran revuelo en la gente aficionada, o no, a este tipo de programas. Programa que le valió a Azteca tener público cautivo al ser la primera en producir novelas de temática actual.

Hoy día, teniéndose la reiterada aprobación del Secretario Lujambio en referencia a la educación telenovelesca, tal como lo repitió en días recientes, posterior a una conferencia dada a estudiantes del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), televisa lanza al aire la producción titulada ‘El equipo‘ y repito: ¡Ande, pues!

Mas allá del género policíaco en el que se desarrolla este programa, cabria preguntarse, ¿por qué nos creen tontos?

¿Qué imagen policíaca quieren presentar?, ¿aquella de que el policía hace bien su trabajo y no es corrupto y con su salario se mantiene de manera desahogada?, ¿de que no es víctima de la corrupción de sus propios jefes?, ¿que al policía se le trata dignamente y es respetado por el pueblo porque el pueblo confía en él?, ¿de que el policía no está coludido con el narcotráfico y no es responsable de desapariciones forzadas?

No, no es esa imagen la que se quiere dar porque según la novela, la policía se desenvuelve en un país donde todo es bueno, sí, los buenos ganan y los malos pierden, pero lástima… en ese país no vivimos y una policía como esa no muy pronto la tendremos. Así que no se sabe qué policía se trata de dignificar.

Recordando un poco del pasado reciente, habría que trasladarse a los tiempos en que el país era presidido por José López Portillo. Tiempo en el que la corrupción policíaca se dio sin ton ni son, a los ojos de todos y con el más amplio contubernio político, baste recordar que al Director de Seguridad Pública del Distrito Federal, Arturo ‘el negro’ Durazo Moreno, se le hizo General de División cuando el tipo ni siquiera cursó una carrera militar. O recordemos también que se le nombro Doctor Honoris Causa cuando no contaba con antecedente alguno como jurista.

Lástima… en ese país no vivimos y una policía como esa no muy pronto la tendremos

Entonces no preguntemos: ¿Es de extrañarnos lo que en la actualidad ocurre? Porque del tiempo del ‘negro’ Durazo al actual, no ha habido quien ejerza mano dura contra el hampa y la corrupción, porque si en el pasado, a nivel presidencial ya se protegía a policías de esa calaña, ni modo que ahora el Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, no pueda gozar de la libertad de ‘prestar’ instalaciones, equipo aéreo y terrestre, identificaciones oficiales, personal activo para cubrir como extras tele novelescos y todo cuanto se les ocurra pedir, que sea propiedad de la Policía Federal Preventiva, a los realizadores de tan ‘valiosa’ herramienta de educación, y eso sí, sin importarle a nadie, que todo lo haya pagado el castigado contribuyente con el fin de tener y contar con una seguridad nacional de primer mundo, sin importar que las ganancias obtenidas por la presentación del programa vayan a parar a manos ajenas o que se den a conocer las instalaciones de lo que se considera el bunker de seguridad nacional.

Otra similitud con el pasado, la encontramos en esas mansiones construidas por los altos mandos policíacos, ‘el negro’ mando construir su ‘casita’ en el kilómetro 23,5 de la carretera federal a Cuernavaca Morelos, y el ahora secretario hizo lo propio en una de las exclusivas zonas residenciales de la Delegación Tlalpan de la Ciudad de México, tal como se puede ver en este video, el cual explica más de lo que creo, yo haría.

Igual podría seguir sacando o buscando comparaciones entre el pasado y el presente pero sería algo así como volver a decir: ¡No pasa nada! Porque si con la tontanovela ‘El equipo’ se cree que mas rápido que la llegada del nuevo amanecer se va a limpiar la imagen de una corporación, es todo lo contrario, porque lo único que se está demostrando es cuan sumido en la ignorancia o sumisión gubernamental se quiere mantener al pueblo.

En México podemos ver y escuchar cosas como: “No son los impuestos los que deben ponerse de por medio a fin de obtener un beneficio personal o corporativo. No deben estos ir a parar en realizaciones burdas e inconcebibles que nadie cree, ni deben ser para que alguien de quien tanto se habla mal se mantenga en el poder con la venia presidencial”.

Si en realidad se quisiera limpiar la imagen de la corporación, se empezaría por una depuración policíaca, haciendo como se deben barrer las escaleras, de arriba para abajo

Si en realidad se quisiera limpiar la imagen de la corporación, se empezaría por una depuración policíaca, haciendo como se deben barrer las escaleras, de arriba para abajo. Pero no, quieren demostrar que se está limpiando, haciéndolo exactamente al contrario, de abajo para arriba y así no se va a pasar del último escalón. ¿Qué se ganan con eliminar, encarcelar, o desaparecer al policía de calle, si el que lo obliga a cumplir con una cuota diaria o le da órdenes de que se haga de la vista gorda o disimulado, es su superior inmediato o el que está tras un escritorio? Policias que, en muchos de los casos, sí son honestos y únicamente buscan llevar el pan diario a su hogar, a su familia.

Pero qué podemos esperar, si como dijo el Diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) César Camacho Quiroz: “Deficiencia, demagogia y desorden son tres pinceladas que pintan de cuerpo entero el combate a la delincuencia en esta administración. Es la trilogía del desamparo, ese desamparo sentido por los mexicanos”. Sí, ese desamparo de ya varios sexenios atrás a la fecha.

Qué podemos esperar si el Secretario de Educación dice que las novelas son cultura y las instalaciones de seguridad son prestadas para realizaciones que nada de educación llevan. Si los daños colaterales día a día se incrementan, si aquello de estado laico fue pisoteado por el propio presidente y las televisoras hacen lo que se les viene en gana y si la caja tonta es más inteligente, entonces, es por eso: ¿por qué nos creen tontos? ¡Dios salve América!


Subtítulo, destacados y enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario