Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Qué pasa con Evo? La guerra en el taxi

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Marcelo es uno de los muchísimos taxistas que hay en Santa Cruz

‘¿Qué pasa con Evo?’ es una serie de reportajes sobre el conflicto en Bolivia desde el terreno

La visión de Marcelo, taxista, es un círculo vicioso de fastidios entre Gobierno, empresarios, medios de comunicación, ciudadanos y Gobierno

Image
Marcelo proviene del altiplano, es orureño

SANTA CRUZ DE LA SIERRA (Bolivia) -// “¿Es español?” “Sí” “¿Qué le parece Santa Cruz?” “Sólo llevo tres días, pero me gusta” Parece la típica conversación trivial de taxi, pero pronto deriva hacia lo único: la situación política del país.

Marcelo es uno de los muchísimos taxistas que hay en Santa Cruz, aunque se le nota la procedencia altiplánica. “Soy de Oruro”, confirma. “Voté por Evo, pero ahora no lo volvería a hacer”, confiesa. Le pregunto si votará por la oposición del PODEMOS: “No. Esos son los de siempre”. Y tras eso, enseguida sale el concepto fatal. “Está la cosa complicadita. Ya se habla de guerra civil”.

Guerra civil. Trágico binomio que estos días se reproduce con demasiada frecuencia en la prensa. Medios de comunicación, políticos de los departamentos, empresarios y Gobierno central. Nada escapa a la visión crítica de Marcelo: “El Gobierno no puede seguir por este camino, se volvió demasiado autoritario. Además, los precios están subiendo muchísimo, y la gente está enojada”. “¿Usted cree que es responsabilidad del Gobierno?”. La respuesta me sorprende: “No, yo creo que los empresarios que controlan los alimentos los retienen para que suba el precio y que así la gente se le queje al Gobierno, piense que la mayoría de estos empresarios están aquí en Santa Cruz”.

El cuarto poder

“Para ello necesitarán de la ayuda de la prensa, supongo”, le digo. “Claaaaro. Piense que antes las televisiones más vistas recibían plata del Gobierno para que hablaran bonito”. ¿”Y ya no?” “Nooo, ya no, por eso se hablan así del gobierno”. Sea o no cierta esta afirmación de Marcelo -no he encontrado indicio en hemerotecas digitales-, lo cierto es que los medios de comunicación están jugando un papel fundamental en el conflicto. Muchos de ellos, azuzándolo.

“Yo creo que los empresarios que controlan los alimentos los retienen
para que suba el precio y que así la gente se le queje al Gobierno”
“Piense que antes las televisiones más vistas recibían plata del Gobierno para que hablaran bonito. Ya no”
“Voté por Evo, pero ahora no lo volvería a hacer”
En la radio es frecuente escuchar cuñas muy duras contra el Gobierno
entre programas y sin reivindicación de ninguna organización ni del
propio medio

En la radio es frecuente escuchar cuñas muy duras contra el Gobierno entre programas y sin reivindicación de ninguna organización ni del propio medio. En periódicos como ‘El Mundo‘ se habla todos los días de Guerra Civil y se tacha a Evo de asesino. En la televisión, el periodista Carlos Valverde consiguió hace unos días que Evo distituyera al Ministro del Agua, Abel Mamani, al mostrar en su programa de TV -uno de los más vistos del país- unas imágenes de 2005 en que se observaba a éste en compañía de una prostituta (ver vídeo). La foto la trajo Ronald Méndez, director, precisamente, de ‘El Mundo’.

Muchos, por no decir casi todos los medios del país mantienen posturas más o menos críticas al Gobierno, excepto la oficial Agencia Boliviana de Información. Por cierto, esta agencia informaba ayer de que “el Congreso Bolivariano de los Pueblos
convocó este jueves a todas las fuerzas populares de América defender al Gobierno del
presidente Evo Morales Ayma”. Instan a los ciudadanos latinoamericanos a “
no dejarse engañar por los mensajes
emitidos por los medios de comunicación al servicio del imperialismo y
la oligarquía boliviana que pretenden desinformar a la opinión pública
internacional
“. Sin duda, muy diferente de lo que se lee en los medios privados. Demasiado blanco y demasiado negro.

Subida de precios y escasez de combustible

“Piense también que antes los prefectos y alcaldes controlaban los precios, y ahora, como quieren autonomía, con tal de batallar a Evo, se dejan manejar por los empresarios para que suban”. Mientras me cuenta eso me indica que vamos a parar a llenar el depósito. La gasolinera tiene diez surtidores, ocho de gas y dos de diesel, regentados por niñas sin duda menores de edad vestidas con minifaldas y escotados tops. Mientras una te llena el depósito (1,10 euros hasta arriba de gas), otra joven vestida igual nos ofrece  una bebida de color rojo y dulce.

Observo que el diesel es mucho más caro, unos 22 bolivianos poco más de 5 litros. “Hay terrible escasez de diesel, eso afecta mucho al gran agricultor”. Según Marcelo, “Evo lo hace para fastidiar a los grandes empresarios de la soya [le llaman así a la soja]”. Y va más allá: “Antes, estos agricultores no iban al campo. Dejaban que se les inundasen y luego el Gobierno les indemnizaba. Ahora no lo hace, y claro, también se enfadan”.

En la visión de Marcelo, es un círculo vicioso: el Gobierno fastidia al empresario y al gran agricultor con la escasez del diésel; éstos fastidian a la población con la subida de precios y los medios, fastidiados a su vez por el Gobierno por el fin de las ‘ayudas’, dirigen el descontento por los precios como un ariete contra el Gobierno.

“¿Pero de verdad cree que sería posible una guerra civil? A mi me parece algo demasiado extremo en relación a la situación actual”. “No lo sé. Yo espero que no, pero piense por ejemplo en gente como los Ponchos Rojos [mataron brutalmente a dos perros como ‘aviso’ a los prefectos rebeldes, ver vídeo]. Ésos no dudarían en coger armas y matarte a ti o a mí”. “Piense también en el Alto [la ciudad más pro Evo del país (82% de aprobación) y que ayer pedían tres ministerios al Presidente como pago de su apoyo]. Éstos también son muy radicales”.

Sólo es la perspectiva de Marcelo, taxista cruceño y de origen orureño. 

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

4 Comentarios

  1. Anónimo 11/12/2007 en 11:23

    Tal como están las cosas en Bolivia pienso que todos somos responsables de algo y más de tener poca memoria. Recordemos y lamentemos que dentro el Gobierno continuan trabajando personas de la ultra derecha que se disfrazaron de celeste y negro para conformar el nuevo gobierno. Sabemos que las ideas bien intencionadas de Evo Morales no se concretarán, debido a estas personas. No soy aliada del MAS e incluso no apruebo a muchos de sus seguidores, pero si opto por el cambio de mi país. Con estos problemas nos dimos cuenta de quienes son verdaderamente los cruceños, de quienes asumen una ideología racista Oriental u Occidental, al igual de que autoridades no cambiaron nada y continúan buscando solo poder, olvidando la convicción social que debe propiciar el acambio de nuestro país…..

  2. Anónimo 03/12/2007 en 7:58

    La excelente situación económica que podía estar viviendo Bolivia debido a los altos precios del Gas y de los minerales ha sido desaprovechada por el gobierno y los pseudos izquierdistas angurrientos de poder. El racismo, casi desaparecido Bolivia a retomado fuerza por instigación directa de Evo Morales quien realiza declaraciones con las que quiere quedar bien con los alteños y los cocaleros. Mientras tanto la producción de droga aumenta y quienes se benefician ? Por qué no vovió a haber ningún bloqueo cocalero? Bolivia merce un destino mejor que el que está trayendo Evo Mrorales, sin ideología propia, sin ideas, sin capacidad de gobernar. Todos tienen algo de culpa por haberle hecho presidente y vicepresidente a un terrorista declarado como es Alvaro García Linera.

  3. Anónimo 02/12/2007 en 19:21

    Enhorabuena, Pau. Muy buen artículo. Gracias por acercarnos un poco la situación de ese país y sus gentes.

  4. Anónimo 01/12/2007 en 14:46

    “Los culpables de la subida de precios son los empresarios”…Ojalá fuera tan sencillo explicar el alza de esta manera. Es lamentable que la inflación , como tantos temas en el debate público boliviano, se haya convertido en motivo de propaganda para el gobierno.

    El gobierno quiere ver en el alza de precios otra señal de la sedición en marcha. Y recurre al facil expediente de la teoría del complot para limitar las críticas a su deficiente gestión(al menos en la parte occidental del país).

    Lo preocupante, aparte de este manejo irresponsable del tema, es que ya se han iniciado una serie de medidas en contra del alza de los alimentos que recuerdan las asumidas en el tristemente célebre gobierno de la UDP en 1982: control de precios, eliminación de los intermediarios, importación masiva de trigo, creación de empresas estatales para producir alimentos… Medidas que fracasaron en su tiempo.

    No creo que buscar culpables en lugar de soluciones sea la mejor manera de gobernar.

Participa con tu comentario