Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

¿Qué pasa con Evo? Las siete medidas del Presidente para poner fin al neoliberalismo en 2008

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Evo Morales, en uno de sus discursos

‘¿Qué pasa con Evo?’ es una serie de reportajes sobre el conflicto en Bolivia desde el terreno

Evo lleva un año aplicando una serie de medidas económicas destinadas a cambiar el sistema social de Bolivia que culminarán este próximo año a no ser que la nueva constitución se apruebe con sangre dentro de dos semanas

“Las barbas de Evo, a remojo”

Image
Portada de hoy de ‘El Mundo’

Los medios bolivianos amanecían hoy con un claro referente en la portada: Hugo Chávez y su derrota en el referéndum para la reforma constitucional que debía permitirle presentarse a la reelección como presidente indefinidamente, entre otras medidas. En la radio se escuchaba esta mañana mensajes como “Evo tendrá que poner sus barbas a remojo”. En la foto, la portada de ‘El Mundo’ que hoy se puede ver en los quioscos de Santa Cruz.

SANTA CRUZ DE LA SIERRA (Bolivia) -// Aunque los medios suelen fijarse en reformas más vistosas, como las que afectan a la Constitución del país, lo cierto es que Evo Morales viene andando su ‘camino al socialismo’  progresivamente, sin mucho ruido, a través del desmontaje un decreto que 22 años antes instauró el presidente Víctor Paz Estenssoro para combatir una hiperinflacción que por aquel entonces era del 24.000 por ciento.

La inflacción se frenó drásticamente, pero el Decreto Supremo 21060 trajo un cambio de sistema económico (de estatista a liberal), costó el puesto de trabajo a más de 23.000 mineros del estaño e hizo que el cambio del peso boliviano con el dólar pasara de 1,20 a 8,60, lo que redujo enormemente el poder adquisitivo de los trabajadores que consiguieron mantener sus empleos. Evo Morales comenzó la desmantelación de este decreto el 1 de mayo de 2006, cuando eliminó la libre contratación al
derogar el artículo 55 del Decreto 21060, dando inicio a lo que la prensa boliviana ha llamado las ‘siete normas’.

La segunda medida fue la
controvertida nacionalización del gas natural y el petróleo, que obligó a las empresas
petroleras a entregar toda su producción a YPFB y tributar un 30%
adicional. La tercera ‘medida antineoliberal’ la tomó en febrero de este año con la
nacionalización de la Empresa Metalúrgica Vinto y su expropiación a la
suiza Glencore.


La cuarta acción trascendental fue la recompra en junio de las
refinerías Guillermo Elder Bell y Gualberto Villarroel, privatizadas
a Petrobras en 1999 por 104 millones de dólares. El Gobierno las recuperó pagando 8 millones de dólares más.


La quinta medida implementada fue la creación de compañías estatales.
En agosto nació la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos
(Emapa), que contribuirá a garantizar la seguridad y soberanía
alimentaria, uno de los puntos en los que más énfasis suele poner Evo. Esta empresa ha comenzado con un capital de 24 millones de dólares, más de 185 millones de pesos bolivianos.

El Gobierno creó una empresa pública para dirigir “la soberanía alimentaria” de la nación y ya ha actuado para controlar los precios de la carne
La nacionalización del gas y el petróleo fue una de las siete medidas más controvertida
Ministro de Trabajo: “2008 será el año
del resquebrajamiento de todo el armazón legal que dio sustento al
modelo neoliberal vigente desde 1985”



La sexta acción tendiente a “quebrar el libre mercado”, como se refiere la prensa opositora a estas normas, pero ante todo para
frenar la especulación de precios, fue la intervención de Emapa en la
compra y distribución directa de carne del departamento ‘rebelde’ de Beni a la población en los
mercados de La Paz para abastecerlos y rebajar el precio de 30 pesos bolivianos el
kilo a 21.


La séptima medida que hasta ahora se impulsó fue la
prohibición de las exportaciones de carne de res, arroz, maíz en grano,
trigo y harina, aunque después el Gobierno se retractó y aseguró que
sólo se aprobó un registro de ventas.

El final definitivo, para 2008

El
ministro de Trabajo boliviano, Wálter Delgadillo, anunció recientemente que 2008 “será el año
del resquebrajamiento de todo el armazón legal que dio sustento al
modelo neoliberal vigente desde 1985” y que se apoyó en el Decreto
21060. Hasta el momento, “la participación en los sectores estratégicos
de la economía fue el principal logro del Estado”, conseguido a través de las siete medidas anteriores.

En forma paralela, “el
Gobierno ha formado una comisión integrada por varios ministerios que
analizan el modelo y que presentarán hasta los primeros meses del
próximo año una serie de leyes y decretos para acabar con la normativa
heredada”, concluyó Delgadillo.

Prueba previa: 15 de diciembre

Pero antes, el Gobierno deberá pasar la prueba final del 15 de diciembre, fecha límite para aprobar definitivamente el texto constitucional que tanto rechazo y movilización civil en contra está suscitando en la mayoría de departamentos. Hoy se inician las huelgas de hambre en los de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija. Chuquisaca y Cochabamba, por ahora, esperan.

Evo, consciente del deterioro de la situación, ofreció a finales de la semana pasada diálogo a los prefectos de dichos departamentos, que declinaron la oferta. Ruben Costas, el de Santa Cruz, le contestó que no hablará con él “hasta que pida perdón por los agravios. el autoritarismo y los tres muertos de Sucre”. Entretanto, el Gobierno se ha adelantado a los prefectos rebeldes y ha enviado una delegación a la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar que la oposición en el país “busca provocar la confrontación entre los bolivianos”.

Pase lo que pase, las ‘siete normas’ de Evo servirán de poco en su propósito de desmantelar el neoliberalismo en Bolivia si antes no consigue que su constitución se apruebe sin graves altercados antes del 15 de diciembre. Un texto que, por ejemplo, en su capítulo 56, reza: “Toda persona tiene derecho a la propiedad privada, individual o colectiva, siempre que ésta cumpla una función social”.

Más información:
Texto completo del Decreto Supremo 21060 (PDF)
Constitución Política del Estado aprobada en grande en Sucre a 24 del 11 de 2007

En la Blogosfera:
Animal de ciudad está analizando la Constitución título a título
Sebastián Molina es un referente de la blogosfera boliviana y analiza la situación en su blog

Anteriores:

¿Qué pasa con Evo? La guerra en el taxi

¿Qué pasa con Evo? Hambre por hambre
¿Qué pasa con Evo? La Bolivia de las autonomías

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

7 Comentarios

  1. Anónimo 20/12/2007 en 18:48

    Estos son los ASESINADOS por el gobierno de evo morales
    http://youtube.com/watch?v=FT_bdIzttAg

  2. Anónimo 17/12/2007 en 7:42

    El articulo 5 de la “Nueva” Constitución cita etnias a las que pretende llamar “naciones”, con sus lenguas o dialectos a los que erroneamente cita como “idiomas” que algunos carecen de estructura para ello.
    Adrede no citan a los chuitanos, ayoreos, joquinianos, loretanos, javerianos, tal como el mismo Gobierno editó su Boletin Nº1 mediante el Ministerio de Educación a estos pueblos como “naciones indigenas originarias”, tampoco citan a los URUS que fueron incompatibles desde siempre con los aymaras, porque su alimentación era de la pesca, en cambio los aymaras fueron siempre carnivoros y sanquinarios como se puede demostrar actualmente en Achacachi con la degollación de perros, hay ademas antecedentes antropofagicos en los kakachacas y laimes.

  3. Anónimo 04/12/2007 en 8:01

    Pueblos originarios… vasto tema de debate.
    No creo por supuesto que vayamos a caer en una especie de apartheid hacia los “no originarios”, entre los que me incluiría.

    Me animo simplemente a aportar dos elementos para la reflexión.

    Primero: los artículos que reconocen la igualdad de jerarquía de las lenguas y normas jurídicas indígenas corren el riesgo de quedar en el discurso, sin aplicación real, simplemente por su dificultad práctica. Por ejemplo: ¿es factible tener 36 idiomas oficiales con lo que eso significa en términos administrativos, legales, etc? Hay que señalar que el aymara, el quechua y el guaraní son “oficiales” desde hace varios años sin mejora sensible en su conservación, enseñanza y difusión.

    Con el régimen jurídico podría suceder algo parecido. Será necesario un mínimo trabajo de compatibilización o de normas que resuelvan los conflictos inevitables entre sistema indígena y sistema “occidental”. Nada se ha hecho al respecto, que yo sepa.

    Segundo: Bolivia es un país que no acaba de resolver el problema de su racismo estructural. Desde las expresiones del lenguaje cotidiano (“se me salió el indio” significa perder la calma, actuar con violencia) hasta la violencia física que lamentamos en Sucre, el racismo es casi consustancial al boliviano, de cualquier estrato social…

    Creo que la propuesta de constitución no resuelve el problema, ya que mantiene esa visión de los otros y de nosotros mismos en términos de “raza”. No niego que definirse como aymara o yuki sea importante en términos de identidad individual y autoestima…pero no creo razonable construir un país en torno a categorías “esenciales”, inamovibles por su naturaleza. Es decir…no acabamos de ser ciudadanos en la propuesta de constitución.

    Son sólo opiniones, que espero sirvan para aclarar en algo el complejo debate que nos espera en los próximos meses…

  4. Anónimo 04/12/2007 en 4:18

    Me he encontrado con muchos bolivianos que se quejan, entre otras muchas cosas, de la exigencia de NO tener la doble nacionalidad como requisito imprescindible para ejercer determinadas funciones para el Estado. Muchos bolivianos tienen otras nacionalidades (española, italiana, americana…) y, según estas nuevas leyes, pues ya no podrían hacer carrera diplomática, formar parte de un Gobierno, etc… Como si dejaran de ser bolivianos.

    Al parecer se trata de arrinconar a la oposición de Evo, que está sobre todo formada por personas con doble nacionalidad y dinero extranjero.

    Los pobres no entienden nada, claro. ¿Qué culpa tienen ellos de tener doble nacionalidad? ¿Qué hacen ahora, abandonar una de sus nacionalidades?

  5. Anónimo 03/12/2007 en 11:37

    Pau, nuevamente buen artículo, espero que el canciller Choquehuanca no te censure o diga que mientes como hace con el resto de los medios que no dicen lo que el gobierno quiere.

    La definición de “Pueblo originario” que hace la constitución de Evo está en el Art. 30
    “Es nación y pueblo indígena originario campesino toda la colectividad humana que comparta identidad cultural, idioma, tradición histórica, instituciones, territorialidad y cosmovisión, cuya existencia es anterior a la colonia española”.
    Mientras el Art 32 dice:
    “El pueblo afroboliviano gozará, en todo lo que les corresponda, de los derechos económicos, sociales, políticos y culturales reconocidos en esta Constitución para las naciones y pueblos indígena originario campesinos”.
    Juntemos a esto el Art. 5:
    Son idiomas oficiales del Estado el castellano y todos los idiomas de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, que son aymara, araona, baure, bésiro, canichana, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guaraní, guarasu’we, guarayu, itonama, leco, machayuwa, machineri, mojeño-trinitario, mojeño-ignaciano, moré, mosetén, movima, pacawara, quechua, maropa, sirionó, tacana, tapieté, toromona, puquina, uru-chipaya, weenhayek, yaminawa, yuki, yuracaré y zamuco.

    Hasta ahí todo bien, luego viene la discriminación, veamos el artículo 181 Para acceder al desempeño de funciones públicas se requiere (veamos el punto 7):
    – Conocer al menos dos idiomas oficiales del país.

    Entonces si uno quiere ser candidato a legislador (recordemos que se elimina el Senado, sólo queda una cámara) observen el Art. 150:
    “Para postularse a candidata o candidato a la Asamblea Legislativa Plurinacional se requerirá cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio público…”

    Luego observen el Art. 174
    “Para ser designada o designado Ministra o Ministro de Estado se requiere cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio público, y no contar con doble ciudadanía…”

    También el Art. 285
    “Para ser candidata o candidato a Prefecta o Prefecto, Gobernadora o Gobernador, y Alcaldesa o Alcalde se requerirá cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio público…”

    En consecuencia, ya sabemos quienes serán los gobernantes…

    Además la única cámara, denominada “Asamblea Legislativa Plurinacional” en el artículo 148, estará conformado por asambleístas plurinominales y uninominales, la forma en que se definen los uninominales se observa en el art 151
    I) La distribución del número de circunscripciones uninominales, así como la delimitación territorial de éstas. será determinada por la ley, que tendrá en cuenta el número de habitantes establecido en el último censo estatal, con base en los criterios de extensión territorial, continuidad geográfica y afinidad cultural.
    sin embargo observen el siguiente punto:
    II) La ley determinará las circunscripciones especiales indígena originario campesinas, donde no deberán ser considerados como criterios condicionales la densidad poblacional, los límites departamentales ni la continuidad geográfica. La ley establecerá la elección directa de estos representantes por formas propias.

    Es decir que la cantidad de representantes que podrían tener estas circunscripciones especiales podría ser superior a los otros, ya que los criterios (limitaciones) que se exigen para unos, son muy distintas para los otros.

    Si tu recorres Bolivia te darás cuenta que el 80% de la población vive en las ciudades, y en su enorme mayoría son mestizos, en menor o mayor grado.
    Otro punto, hay una sección exclusiva para la coca (art 385), porque no hacer uno exclusivo para la papa, o para la quinua. Cuidado se haga para la soja (Santa Cruz) o la uva (Tarija) recibiendo un beneficio particular, que horror…

    Como cierre, el Art 170 dice:
    Son atribuciones de la Presidenta o del Presidente del Estado, además de las que establece esta Constitución y la ley: (vayamos al punto 24)
    “Ejercer la autoridad máxima del Servicio Boliviano de Reforma Agraria, y otorgar títulos ejecutoriales en la redistribución de las tierras”

    Que lindo ser amigo del presidente y que te entregue tierras, que justo y democrático, no te parece?

    Ya hubo una reforma agraria, fue en 1952, porque no expropiaron tierras en el oriente? porque nadie las explotaba, a nadie le interesaba. Con el desarrollo de Santa Cruz, esas tierras empezaron a ser explotadas (no es que vienen de tiempos de la colonia…), ahora las quieren, es el botín, como el gas de Tarija, el que se descubrió hace menos de 20 años, no hace 500 por los españoles…

    Saludos

  6. Anónimo 03/12/2007 en 8:46

    Muchas gracias, Ernesto, excelente aportación. ¿Qué opinas de los artículos de la CPE que hacen referencia explícita al ‘pueblo originario’?
    Un saludo.

  7. Anónimo 03/12/2007 en 8:34

    Las propuestas del gobierno no parecen responder a ninguna propuesta integral, son más bien viejas recetas que no funcionaron en su tiempo.

    La gestión de las empresas de Estado, hasta su privatización, nunca fue de las más eficientes. El despido masivo de miles mineros de la empresa minera de Bolivia, en 1985, fue sin duda una enorme tragedia para esas personas. Pero ese desastre tuvo su origen en décadas de pésima administración, que entre otras cosas contrató a personal sin justificacion alguna, en muchos casos por presión sindical o política.

    Pareciera, y espero equivocarme, que la situación no cambiará mucho en las nuevas empresas de Estado (por cierto se planea abrir este año una fábrica de papel y otra de vidrio…). Es decir que probablemente volverá el Estado a subvencionar enormes aparatos ineficientes, cuyos empleados entrarán más por pertenecer al partido y que sin duda servirán de clientela electoral para el MAS.

    Otro comentario…la propuesta de constitución también menciona que:

    “Las trabajadoras y los trabajadores, en defensa de sus fuentes de trabajo y en resguardo del interés social, podrán recuperar, reactivar y reorganizar empresas en proceso de quiebra, concurso o liquidación, cerradas o abandonadas de forma injustificada, y conformarán empresas comunitarias o sociales. El Estado podrá coadyuvar a la acción de las trabajadoras y los trabajadores”. Art 54, III

Participa con tu comentario