Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

¿Quién pagará la tortura de toros en A Coruña?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El Ayuntamiento de A Coruña ha retirado las subvenciones a la Feria Taurina

Los taurófilos están que lanzan banderillas y puntillas por la boquita después de que el Ayuntamiento de A Coruña aprobase retirar las subvenciones a la Feria Taurina en esa ciudad, una decisión que responde a la campaña de información llevada a cabo por la Plataforma ‘Galicia Mellor Sen Touradas‘ y al apoyo social recibido. Atención: no prohibe las corridas, simplemente indica que si las quieren celebrar que corran con los gastos de su organización los empresarios taurinos. Parece lo lógico, ¿no?

La decisión responde a la campaña de información llevada a cabo por la Plataforma ‘Galicia Mellor Sen Touradas’ y al apoyo social recibido

Recordemos ahora un par de datos que no se han cansado de esgrimir los taurinos: “La fiesta de los toros es el segundo espectáculo de masas en España” y, “la tauromaquia no se sostiene gracias a dinero público”. Vale, admitamos, que reconozco la dificultad de hacerlo con su historial, que esta gente no miente. Entonces, ¿a qué viene su pataleta por la retirada de unas partidas que “no son reales” y en todo caso que “no las necesitan”?, porque dada la inmensa afición que existe el lleno de las plazas habría de estar garantizado. Qué difícil es ser hipócrita y creíble a la vez durante largo tiempo. Ya les ocurrió con lo de que el toro no sufría y tuvieron que dejar de pregonarlo so pena de seguir quedando como ignorantes o embusteros.

Esto es muy sencillo: o se lo pagamos todos o no son capaces de celebrar una corrida sin que los gastos superen a los ingresos, por mucho que cómo están haciendo inviten a los jóvenes, bajen el precio de las entradas o sorteen una peineta de la Duquesa de Alba. Esa es la realidad de las corridas de toros a día de hoy: agonizan, son un paciente cada vez más demacrado y sólo el suero en forma de partidas salidas de las arcas públicas pueden hacen que continúen alentando aunque sea con una bradicardia creciente.

Por supuesto, ya están lanzando la idea de que varios empresarios asuman la gestión de la plaza para que en A Coruña no deje de torturarse y matarse toros en la arena. Pienso que les va a costar, porque por encima de las otras mentiras: que al toro le gusta salir a que lo martiricen – claro, el conocido masoquismo que porta en sus genes -, que así no desaparece la especie – toma patada a la ciencia –, o que no se degradan las dehesas – la mismas que el Estado está obligado a proteger y de las que sólo un 5 ó 7 por ciento están dedicadas a la cría del toro de lidia -; no habrá hombre de negocios tan suicida como para lanzarse a esa ruinosa aventura.

Entre los lugares en los que quedan abolidas y aquellos en los que pierden el mecenazgo de la administración, se entiende bien su desesperado afán por blindarlas

Entre los lugares en los que quedan abolidas, porque sus habitantes rechazan convertirse en cómplices o testigos mudos ante un espectáculo violento y vergonzoso, y aquellos en los que pierden el mecenazgo de la administración para poder sufragarlas, se entiende bien su desesperado afán por blindarlas. La cuestión es que no quieren admitir que tras esa protección lo que reposa es una atrocidad cuyo hedor a cadáver es cada día mayor, porque sea por cara o por cruel, lo cierto es que por ambas, la sociedad y de vez en cuando políticos con ética, se niegan a seguir amparando el aberrante negocio y la sanguinaria diversión de unos cuantos. Hay un pasodoble taurino llamado ‘El relicario’, y en eso se están convirtiendo.

Julio Ortega Fraile
Delegado de LIBERA! en Pontevedra

Página de interés:
Fin del maltrato animal


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario