Domingo 11 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Esperando la sentencia del Caso Hacienda de Barcelona: John Rosillo, la primera piedra de Diagonal Mar

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

De no darse el juicio por el caso Hacienda (delito fiscal) el personaje hubiera desaparecido de las fábulas ciudadanas

Barcelona. Entre las fantasías de la Prensa, que a finales de los 80 lo convirtieron en el hombre del grupo americano Kepro, que invertiría 100.000 millones de pesetas comprando terrenos ante las Olimpiadas, y quebrada la fantasía KEPRO en 1994, se deshace el personaje y aparece el golfo condenado por estafador y homicida en un accidente conduciendo borracho y drogado, existen infinidad de matices. Una exquisita genialidad la novelesca creación, muy propia de la refinada hipocresía barcelonesa.

Jamás se habían pagado 12.000 millones de pesetas de una tacada por un terreno, Macosa

Entre el joven John y el deficiente mental Juan F.B., de 53 años, utilizado en la compra de otros terrenos para la Villa Olímpica, del que se deshicieron por tratarse de una ‘prueba’ dejándolo a su suerte en un suburbio de Caracas (Venezuela), perdido durante 25 días sin dinero, hay diferencias pero un denominador común: los terrenos más valiosos del gran momento barcelonés, Villa Olímpica y Diagonal Mar-Fórum. Jamás se habían pagado 12.000 millones de pesetas de una tacada por un terreno, Macosa.

Entre el subnormal y el golfo se demuestra en el juicio que existía toda una trama de sociedades entre falsas e ‘instrumentales’ para hacerse con los más valiosos terrenos de la Barcelona de entonces. Se paga lo mínimo al real propietario, y ni se liquida a Hacienda las enormes diferencias del 1 al 100 que se firman el mismo día ante el mismo notario en algún caso.

Si al deficiente fue imposible convertirlo en gran financiero comprador inventándose una Kepro, quebrada tras las Olimpiadas, Rosillo daría de sí para terminar centrando culpabilidades.

Remate final: tras su huida de la Justicia española, pero a diferencia del pobre deficiente mental viviendo en hoteles de cinco estrellas por Centroamérica, muere envuelto en misterio en 2007 a los 54 años en Panamá, y dicen las crónicas: “John Rosillo se encontraba en busca y captura por la policía española después de que en 2002 fuera condenado a más de seis años de cárcel por diversos delitos económicos y por defraudar a Hacienda más de 8,5 millones de euros, precisamente por las operaciones de compra de los terrenos donde debía construirse el nuevo barrio“.

Un novelón. Pero tras esas primeras piedras y las ‘recalificaciones’ se construye una nueva ciudad que arrastrará a Barcelona a la mayor crisis conocida en toda su Historia.

Cambio de tercio, al que sin duda volveré, y me distraigo leyendo las nuevas normas sobre ‘titulaciones’: créditos que en este caso concede el Banco Central Europeo con garantía de hipotecas.

Si al deficiente fue imposible convertirlo en gran financiero comprador inventándose una Kepro, quebrada tras las Olimpiadas, Rosillo daría de sí para terminar centrando culpabilidades

La noticia: “Este endurecimiento no sólo va a afectar a las titulizaciones, sino también a las cédulas hipotecarias, otros valores muy utilizados por las entidades españolas para obtener financiación del BCE. En este caso, los ‘haircuts’ pueden llegar hasta el 17,5%, en función de los años que falten para el vencimiento, siempre que las cédulas tengan un rating superior al citado A-; si es inferior, el recorte de valoración puede alcanzar el 38% en el caso de títulos con vencimiento a más de 10 años”. Y sigue, “La reacción ha sido inmediata: la semana pasada, BBVA, La Caixa y Bancaja titulizaron préstamos por 9.000 millones. De hecho, la emisión de la caja catalana es la mayor realizada por una entidad española desde que comenzó la crisis, por importe de 6.800 millones. Según datos hasta mayo, el saldo total pendiente en el mercado para valores respaldados por hipotecas residenciales españolas (RMBS) era de 139.400 millones de euros, un 6% inferior a los 148.700 millones de 2009″.

Me dirán que mezclo churras con merinas. Todas son de la misma raza: los europeos no se fían. El BCE debe inyectar dinero para que España no acabe en un ‘Corralito Argentino’ pero aprieta las tuercas, sabe que ni bajando el 10, 20 o 40% esas hipotecas reflejan un precio real, que tras ellas se halla la ‘Gran Estafa Piramidal Inmobiliaria Española’. Y lo peor, que sus culpables reales en Barcelona, los hombres de Jordi Pujol y de Narcís Serra, ni están procesados… ni lo serán si inyectan dinero, y que hasta les votarán de nuevo.

Continuará…


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario