Lunes 14 de abril de 2014,
Bottup.com

Josep Lluis Albiñana Olmos, magistrado Juez del juzgado de Instrucción Nº 1 de Valencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Páginas 277 y 290 de ‘Barcelona, 30 años de corrupción’

Barcelona. Un amigo valenciano me apunta la noticia de ayer en El País:

“El concejal de Urbanismo de Valencia, Jorge Bellver; el secretario del Ayuntamiento, Pedro García Rabasa; y otros tres responsables de diferentes áreas del Consistorio están imputados por un delito de prevariación. Así lo ha decidido Josep Lluís Albiñana, magistrado del Juzgado de Instrucción número uno de Valencia. En un auto de 18 folios, argumenta por qué considera que la decisión de autorizar las obras que afectan a los Jardines de Monforte, especialmente protegidos, no puede sostenerse ni en el olvido ni el desconocimiento.”

Me había propuesto olvidarme de corrupciones más allá de Cataluña, ¡son demasiadas!, y aquí sobran, como me digo, para llenar varios blogs y miles de artículos

Me había propuesto olvidarme de corrupciones más allá de Cataluña, ¡son demasiadas!, y aquí sobran, como me digo, para llenar varios blogs y miles de artículos. Pero el título, recordándome los últimos procesamientos en el Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, me picó la curiosidad.

Apenas leído el primer párrafo dejó de interesarme la presunta corrupción valenciana, centrando mi atención el juez del caso con amplio historial político en Valencia. Leer en Wikipedia donde aparece su nombre como primer presidente socialista de la incipiente Generalitat Valenciana:

“Se ha denominado batalla de Valencia al conflicto identitario que enfrentó a la sociedad valenciana durante la Transición Española, caracterizada por una notable conflictividad y violencia, y que provocó una fractura política y social en la Comunidad Valenciana que aún perdura (…)”

Pero en cuanto a mí, el personaje traspasa las posibles corrupciones y guerras políticas valencianas. En 2004 ejercía de Juez de Vigilancia Penitenciaria en Barcelona, y si me atengo a que por su capricho salí de la cárcel siete días después de cumplir completamente mi condena, por parte muy interesada pudiera no ser objetivo, pero es que este peculiar juez tiene más ‘méritos’ en su haber, además del permiso por entonces al violador y asesino de las dos policías en Bellvitge:

Pág. 277: “Juez Josep Lluis Albiñana Olmos, de Vigilancia Penitenciaria”, el de los permisos al presunto asesino de las policías, y del ‘arrepentido’ a Javier De la Rosa. O sea, entre el liberal libertinaje de la concesión y miles de estrafalarias negaciones, dicta el 13 de abril de 2004: “Interlocutoria en qué es desestima el recurs d´alzada de la persona interna contra l´acord denegatori de permís” [Interlocutoria en que se desestima el recurso de alzada de la persona interna contra el acuerdo denegatorio de permiso].
Antecedents de fet:
Primera.- L´intern Rafael del Barco Carreras va presentar recurs d´alzada contra la resolusió de la Junta de Tractament del Centre Penitenciari de Brians, datada a 25.9.03
Siete meses. Y en la interlocutoria de fecha 23.4.2004 se deniega el del 13.11.03. Cinco meses.”
[Antecedentes del hecho:
Primera.- El interno Rafael del Barco Carreras presentó recurso de alzada contra la resolución de la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Brians, fechada a 25.9.03. Siete meeses. Y en la interlocutoria de fecha 23.4.2004 se deniega el del 13.11.03. Cinco meses]

Pág. 290: “Certificado de libertad definitiva… Fecha licenciamiento definitivo 19/10/2004 Fecha de salida al pie del certificado, 28 de octubre de 2004. En expresión de mis amigos, “nueve días por el morro”. Y sin sumar los que a mi entender no me habían abonado. El Juez de Vigilancia se encontraba de viaje los días en que o mi abogado o mi mujer se personaban en el juzgado reclamando mi ‘libertad’. Definitiva, sin favores. El Rey de la ‘Taifa’, Don Lluis Albiñana Olmos, no se dignaba ni a recibirlos.”

Retorciendo el caso valenciano y repasando la trayectoria política del juez pudiera no ser el más adecuado para esa denuncia y sumario

Ignoro qué justa interpretación de la Ley me hacía peor que un violador asesino (hubo varios escandalosos permisos, a recordar los dos asesinos y violadores de una pareja en Nou Barris) y qué inspiración divina le dictaba el arrepentimiento de Javier De la Rosa para la concesión de sus especiales y rápidos terceros grados. ¿Arrepentido? Quien con varias causas abiertas y pendientes por decenas de miles de millones de pesetas, declarándose insolvente ya por los 90, vive y navega él y su familia (verdaderos multimillonarios) sin que se sepa a qué se dedica ni trabaja, aunque en el expediente figure un fantasmal empleo (preceptivo en situación legal de ‘tercer grado’) ni jamás haya devuelto una peseta de sus varias condenas, como manda la Ley. Quizá la explicación no tiene nada que ver con la Ley y fuera consecuencia de mis escritos contra los corruptos amigos o beneficiados por De la Rosa o Juan Piqué Vidal, incluido el gran gurú del socialismo barcelonés, Narcís Serra.

Retorciendo el caso valenciano y repasando la trayectoria política del juez pudiera no ser el más adecuado para esa denuncia y sumario. Si la ética en España tuviera significado, debiera inhibirse o abstenerse por manifiesto antagonismo político con los denunciados, al tratarse del primer presidente socialista de la Generalitat Valenciana. No es aventurado afirmar que al perder las elecciones obtendría una plaza de Juez por el ‘cuarto turno’, es decir, por sus amigos socialistas en Madrid, y se retiraría a Barcelona donde ha pasado sus últimos años.

No quiero entrar en si con razón o sin ella, apenas un año después de su traslado a Valencia podría participar con sumo placer en una escabechina política contra sus oponentes, a la par que su partido, según publica hoy TV1, se halla inmerso en denuncias por parte del ex ministro socialista Antoni Asunción por supuestas falsedades en la anulación de sus avales en las primarias valencianas del PSOE.

Real Decreto 1904/2009, de 11 de diciembre, por el que se destina a los Magistrados que se relaciona, como consecuencia del concurso resuelto por Acuerdo de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial.
Treinta y cinco. Don Josep Lluis Albiñana Olmos, Magistrado, con destino en la Audiencia Provincial de Barcelona, correspondiente al orden penal, pasará a desempeñar la plaza en el Juzgado de Instrucción número 1 de Valencia, mientras su titular don Alberto Jarabo Calatayud se encuentre en la situación administrativa de servicios especiales en la Carrera Judicial.

Leer más en lagrancorrupcion.blogspot.com.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario