Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Juan Antonio Samaranch Torelló, presunto delito fiscal

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Esperando la sentencia del Caso Hacienda de Barcelona. La Agencia Tributaria inició una inspección en 2009 contra el ex presidente del Comité Olímpico Internacional, que cuenta como asesor fiscal con Ramón Lanau Viñals

Barcelona. Según El Confidencial, la Agencia Tributaria inició una inspección en 2009, ¡a buenas horas! La noticia debería ser que se inculpa a la Agencia Tributaria por no investigarlo antes ni nunca. Que el ex presidente de La Caixa no cotizara en España porque tenía su domicilio en Lausana no tiene nada de especial, normal en este país, y más normal la inviolabilidad o inmunidad de sus próceres. Un exiliado de super lujo pero ‘trabajando’ en Barcelona. Quizá faltara Samaranch en ese banquillo pendiente de sentencia, además de tantos otros. Dice el Confidencial:

“@Carlos Hernanz / Agustín Marco – 15/10/2010

Hacienda ha puesto el foco en los grandes patrimonios. El último contribuyente de renombre inspeccionado por la Agencia Tributaria ha sido la familia del recientemente fallecido Juan Antonio Samaranch, el que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional y ex presidente de La Caixa en los años 80 (y todos los 90 olvida la noticia), según han confirmado fuentes próximas a los afectados. El motivo de la investigación, iniciada en 2009, todavía en vida del histórico dirigente del olimpismo internacional, tiene que ver con su residencia fiscal en Suiza, cuestionada desde 2005, fecha a partir de la cual alternaba largas temporadas en Barcelona por motivos de salud.”

Que sus herederos elijan a alguien con un currículo rozando ese club me hace sospechar que lo que pretende cobrar Hacienda bien merece el mejor técnico de la ciudad

Recuerdo que mi amigo y socio Antonio Parés Neira, íntimo de Tita Cervera y Bibi Salisachs de Samaranch (consultar la hemeroteca del Hola de los años 80, su entierro en 1993 en la de La Vanguardia o pág. 509 de ‘Barcelona, 30 años de corrupción’) me contaba que la colección de cuadros de Samaranch en Suiza superaba a la de Thyssen, y sin el peligro de falsos o de dudosa procedencia.

Pero la noticia del Confidencial se magnifica:

“(…) encomendado la defensa de lo que ahora forma parte de su herencia al abogado y auditor Ramón Lanau. Se trata de uno de los asesores fiscales más reputados de la Ciudad Condal gracias a su condición de inspector de Hacienda en excedencia, que durante su carrera profesional como funcionario llegó a ejercer como Inspector Jefe y Delegado de Hacienda en Barcelona hasta 1989”.

No entiendo que los herederos, María Teresa y Juan Antonio Samaranch Salisachs, contraten a lo mejor en Barcelona en cuanto a Fiscal, con enviar a un cualquiera y pagar lo que pretenda Hacienda sería suficiente para regularizar una herencia cuya parte visible y controlable en España no pasará de un pequeño porcentaje de su totalidad. Si los ordenadores les han descubierto, se paga y tema solucionado, además todo lo anterior a cinco años está prescrito. Quizá el planteamiento no sea tan sencillo.

Que Samaranch perteneciera al club de la Gran Corrupción barcelonesa (el más alto grado de la ‘Logia’) lo he escrito por activa y pasiva, pero que sus herederos elijan a alguien con un currículo rozando ese club me hace sospechar que lo que pretende cobrar Hacienda bien merece el mejor técnico de la ciudad, y con la mejor memoria histórica para convencer o ablandar a alguno de la cúpula del Ministerio librado del actual juicio y próxima sentencia. De la cúpula o similares, los ex ministros Josep Borrell, Magdalena Álvarez, y tantos más.

En ‘Barcelona, 30 años de corrupción’, pág. 100 y 226, le sitúo por los 80 inspector y jefe de Hacienda, compañero de los actuales acusados. En 1989 formará parte del Bufete Juan Piqué Vidal, en el que permanece cuando la cárcel Modelo se llena de extorsionados por el caso IVA, Planasdemunt, Forcadell y otros… mis compañeros de la Primera.

Añadiré, para que no se me querelle, que le concedo la conciencia suficiente para abandonar el bufete Piqué Vidal cuando descubre el gansterismo amoral de su jefe (aunque no actuara como el Tom Cruise de La Tapadera, o sea, denunciando), y dedicarse a su profesión actual: asesorar del cómo pagar lo menos posible legalmente a Hacienda. Pero a poco que se investigue por Internet su currículo se llena de más refinados éxitos profesionales.

Ver en http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario