Lunes 05 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Juan Piqué Vidal y el narcotráfico mexicano

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El eco de la ‘Operación Tacos’ llega desde México, pues en España la prensa no se hace eco de una operación que implica a uno de los bufetes más importantes de Barcelona

Recibo de México, además de muchas visitas al blog La gran corrupción, varias noticias relacionadas con el dueño o capo del bufete que siempre comparo al de la célebre película ‘La Tapadera’, Bufete Piqué Abogados Asociados, de 50 colaboradores. Las cifras publicadas y la relevancia de los detenidos en relación a la ‘Operación Tacos’ son de tal importancia que solo la tradicional inhibición de la prensa barcelonesa y española por los escabrosos temas del narcotráfico y su masiva implantación en España, convertida en el mayor distribuidor y consumidor europeo, explica el silencio. Máxime cuando se involucra e inculpa a uno de los primeros bufetes de Barcelona.

La prensa tan poco investigó, que ni se interesó por el sumario y publicaba que no se le imputó sino que solo le citaron y retuvieron unas horas en comisaría

Dice la noticia mexicana:

“Ciudad de México (18 junio 2010).- Guillermo Francisco Ocaña Pradal, ex conductor de televisión y promotor de artistas, se encuentra preso por ser considerado uno de los principales lavadores de los Beltrán Leyva…”

Y sigue:

“Célebre por sus fiestas en Acapulco y Tequesquitengo, el empresario del espectáculo pidió al abogado barcelonés Joan Piqué Vidal, también imputado, que interviniera para tratar de liberar los más de 5,5 millones de euros asegurados a los hermanos Ponce Medina. Su despacho había ayudado a Ocaña a crear una productora de televisión en España, tal como el jurista lo comentó a la prensa local”.

Prensa local que no investigó, ¡muy peligroso meterse a investigaciones y verdades! Mejor publicar al dictado e interés del famoso abogado. Tan poco investigó, que ni se interesó por el abierto sumario, y siguiendo con sus embustes publicaba que no se le imputó sino que solo le citaron y retuvieron unas horas en comisaría por orden de la Audiencia Nacional, añadiendo que él siempre colabora con la Justicia. Ignoro si el código deontológico de su profesión antepone esa colaboración a la pura defensa de su patrocinado, porque de ser así en el argot se le calificaría de ‘chivato’.

A los airados insultos de un inocente Tom Cruise, que pasó por el Bufete para practicar y aprender, debo añadir las frases intraducibles, siseadas al oído, de un abogado en los pasillos del Palacio de Justicia en una de mis continuas asistencias al juicio por la corrupción en Hacienda, donde la presencia de don Giovanni se adivina. Entendí que en el Bufete se estudia una querella contra mí, pero que como no quieren propiciar mi buscado protagonismo, por el momento han rehusado actuar. Añadió que tampoco les quito el sueño, por suerte tienen mucho trabajo. Las bandas de traficantes al mayor y menor son tan abundantes y poderosas en Barcelona que no es de extrañar ni la magnitud del bufete ni el ‘mucho trabajo’. Aunque yo les advertiría que cambien de abogado.

Un inculpado me decía que en México uno de sus familiares seguía el juicio por mis comentarios en Internet, puesto que la prensa poco informaba

Treinta años después de venderme a Javier de la Rosa y Narcís Serra, si no me siento satisfecho, cuanto menos mi pataleo tiene cierto eco. Y hasta en México. Un inculpado me decía que allí uno de sus familiares seguía el juicio por mis comentarios en Internet, puesto que la Prensa poco informaba y solo en la dirección oficialista, la limitada y sesgada acusación de Fiscalía Anticorrupción. A mis 70 años ¡y muy pisoteados! imprime ánimo.

Inútil, pues, el consejo de un comentarista, que tachándome de réprobo y haber estado en la cárcel dice, más bien advierte, que no de lecciones de moral y me dedique a admirar los edificios de Barcelona, lo propio de un jubilado, ¡muy simpático! Lo encontrarán en Gurús Blog, en un artículo dedicado a Narcís Serra. Hay más advertencias e insultos, repartidos por Internet, pero es el más reciente. Además del menosprecio a la tercera edad, debe tener interés en que no ejerza mi derecho constitucional de libertad de expresión, que ninguna cumplida sentencia me prohíbe. Y lo que yo haya hecho o no, ni quita ni pone, más bien añade experiencia a la gran corrupción.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario