Domingo 26 de marzo de 2017,
Bottup.com

Juicio a la Delegación de Hacienda de Barcelona

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En septiembre del 2009 por fin tendrá lugar el juicio a la Delegación de Hacienda en Barcelona.

Image
Portada del libro Barcelona 30 años de corrupción



El juicio se espera que dure siete meses y según los datos de que dispongo, sería el más largo de la historia judicial barcelonesa. Ha habido juicios importantísimos políticamente, y multimillonarios, muy multimillonarios, pero la Gran Corrupción los ha bandeado a su entera satisfacción. Primero se eternizan y vacían los sumarios, y para remate se pacta la liquidación final.

Si no se pacta y el Supremo ratifica entre uno y tres años, se conceden Terceros Grados. En Gran Tibidabo (30.000 millones estafados a 9.000 ahorradores) se programaron cuatro meses. Tres días, y todo pactado para un sumario que tardó catorce años en juzgarse. Una Justicia, proclaman, la más garantista (palabreja tan inexistente como el significado que le dan los jurídicos) del Mundo para el justiciable.

Ignoro si es más corrupto mantenerme tres años en prisión o que docenas
de acusados en casos multimillonarios y de extorsión se sienten en el
banquillo en libertad tras decenas de años de instrucción
Mi caso de garantista no ha tenido nada. Tres años preventivo, desde La Modelo al Juzgado, juicio en tres días, y condenado al tiempo pasado en prisión por encubrimiento al fugado Antonio de la Rosa, abogado del Estado y funcionario de Hacienda, que nunca aparecería ni para la prescripción de sus delitos dictada por un Tribunal. Ignoro si es más corrupto mantenerme tres años en prisión o que docenas de acusados en casos multimillonarios y de extorsión se sienten en el banquillo en libertad tras decenas de años de instrucción. Sin olvidarse los sobreseídos, archivados, exculpados.  Se repiten tanto los mismos personajes y durante tantas décadas que me obligan a repetirme aunque siempre con nuevos matices. (Ver imágenes en La Gran Corrupción).

Creo que el juicio más extenso hasta la fecha, dentro de la Gran Corrupción, ha sido el de por “Extorsión y Denuncias Falsas” a Rafael Jiménez de Parga (bufete de 50 abogados), Alfredo Sáenz Abad (vicepresidente del Banco de Santander) y otros, el pasado mes, por delitos de quince años atrás. Por el momento sin sentencia, que tras la modificación final de las peticiones fiscales, de nueve a tres años, presumo muy aguada, o peor.

Espero entretenerme y escribir durante siete meses. Cómodo en la sala sin audiencia, a nadie le interesa. A mí, sí. Me preguntan porqué y la respuesta es obvia: el remate jurídico, la guinda del pastel de “Barcelona, 30 años de corrupción” y pieza clave para entender el auto del juez Ezequiel Miranda de Dios decretando mi prisión en 1980. Del atestado policial (de policías “amigos” de Piqué Vidal), argumentaba, y de la Auditoría de Hacienda al Consorcio de la Zona Franca, se deducían indicios racionales de criminalidad. No se aportó al sumario ya que fue denegada, pero El Periódico la tendría para adaptar su versión.  El Ayuntamiento y el Consorcio, a petición mía, la denegaban al sumario, y el juez dictaba. Serra y Maragall, con su abogado Rafael Jiménez de Parga, y su argumento de que Del Barco solo pretendía magnificar el sumario para salir de la cárcel con fianza. Por la misma regla de tres el debería llevar quince años preventivo en La Modelo. Una Hacienda que si ya de años yo sabía, por experiencia en mi actividad financiero-inmobiliaria,  corrompida, servía de argumento al juez, que lo sumaría al piso que prácticamente le regalara el abogado de los De la Rosa, Piqué Vidal.
Se juzgará a los amigos, delegado e inspectores de Hacienda, de Josep Borrell, e “inspeccionados” por Magdalena Álvarez.
Hechos de hace veinte años, los muertos y decrépitos reducirán los siete meses, y muy probable que suceda como en el Supremo el pasado mes al anularse la condena a De la Rosa por el Caso Croesus (50.000 millones de pesetas del 88 desaparecidos) de la misma época y personajes. Prescrito.

Se juzgará a los amigos, delegado e inspectores de Hacienda, de Josep Borrell, e “inspeccionados” por Magdalena Álvarez. Apartamentos de lujo de Núñez y Navarro con yate incluido, cuentas en Suiza con y por Javier de la Rosa, etc.

Veremos en que ha quedado un sumario jibarizado tras diez años de instrucción. Les puede suceder como en el juicio en Madrid que se les condene a devolver los 137.500 doláres descubiertos por casualidad en Suiza. Un delito entonces penado con seis años de cárcel y multa del triple. Con tan solo recurrir al libro del periodista Félix Martínez, Estevill y el Clan de los Mentirosos, a pesar de sus deficiencias y errores (menores que en el sumario), los juzgadores se harían una más completa composición de lugar que con jueces instructores o fiscales y sus escritos. Lo de ‘mentirosos’ es muy suave, ya que a mi juicio se trata de una verdadera banda de gansters con más extorsiones que ETA y en activo.

Image
Texto, maquetación y foto

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario