Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Julián Assange en la Embajada de Ecuador

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Ataques y pequeños triunfos de la libertad de expresión

Barcelona. Repito, he convivido con suficientes monstruos para creer en todas las monstruosidades de que es capaz el género humano, entre ellas que una o varias mujeres denuncien por dinero, protagonismo, venganza, o error. Pero al tiempo que la vida me convencía de que la bondad y maldad son inconmensurables, también de que las casualidades, el azar, la suerte o desgracia, la conforman, la moldean, o hasta destrozan. Pero uno se hace viejo, y casi deja de creer en casualidades cuando afectan a situaciones demasiado importantes, que fuerzan y tuercen algo tan primordial y primario como es la libertad de expresión.

Ignoro como acabará Assange, pero ya han acabado con su capacidad de comunicar a través de Internet. Ya no sabremos de las barbaridades de unos u otros ejércitos, ni las intrigas de los poderosos

Que Assange pudo forzar a dos o cuatro suecas, no me cabe duda, tanto como que mil suecas o de cualquier pueblo o raza, del perfil de las descritas, son capaces de inventarse lo que en definitiva solo se ha probado por sus declaraciones. Y subiendo el tono de mis suposiciones, tan capaces ellas como la CIA, o quien sea, de crear el invento… y más si cabe que EE.UU., o todos los poderes del mundo colaboren para limitar e impedir con todas las armas en su poder, y la inmoralidad o amoralidad son de las más poderosas, la libertad de expresión.

Ignoro como acabará la aventura de Assange, pero violara o no, ya han acabado con su capacidad de comunicar a través de Internet. Ya no sabremos de las barbaridades de unos u otros ejércitos, y ni las intrigas de los poderosos más puteros o perversos.

Estos días se leen los avisos y quejas de Google: a los estados, entre ellos España, lo que más les interesa, y donde más presionan, es en anular voces molestas, limitar la libertad de expresión, y así lo publica el mayor buscador del mundo. También y por suerte he leído que Enrique Dans, tras molestar con un farragoso y corrupto pleito su impagable labor en la Red, ha sido declarado inocente:

El Mundo:
Promusicae contra Enrique Dans, un conflicto jurídico y político

El Mundo:
Promusicae pierde el juicio contra Enrique Dans por infracción del honor

Elconfidencial.com:
Google denuncia “intentos alarmantes” de los gobiernos por controlar Internet

El Mundo:
Assange pide asilo político a Ecuador: ‘Me quieren detener y matar en EEUU’

El Mundo:
La primera resolución de la Ley Sinde obliga a retirar enlaces ‘presentes y futuros’

Y desde Valencia, una buena noticia, que quizá clarifique mi denuncia por xenófobo:

Quejasonline.com, casación de sentencia por Tribunal Supremo: los prestadores de servicios de alojamiento no son responsables de los comentarios aportados por terceros‏.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario