Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La #acampadasol se desborda por la afluencia y piden que la gente ocupe otras plazas aledañas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En la Puerta del Sol no cabe ya nadie más

La organización asegura haber recibido una comunicación de la policía: “No habrá desalojo”

Decenas de desmayos por el calor, la aglomeración y la deshidratación pese a la perfecta organización – voluntarios reparten agua cada 5 metros

INCLUYE: FOTOGALERÍAS ACTUALIZADAS Y VÍDEOS

Día 4

Son las 20.55 horas. “Os comunicamos que la plaza está absolutamente llena. Por favor, ocupad las plazas de Callao y Jacinto Benavente”. Es el mensaje, seguido de un atronador aplauso de la multitud, que sonaba hace apenas 20 minutos por la megafonía de la #acampadasol. Y es cierto: no cabe nadie más. Los voluntarios de la comisión de enfermería no dan abasto para atender desmayos causados por la combinación de deshidratación, calor y multitud. Y ello pese a que hay decenas de voluntarios repartiendo agua en movilidad, garrafa en mano. Pese a todo, el ambiente no puede ser más espectacular. O al menos, este periodista es incapaz de imaginárselo. Las palabras para describirlo están aún esperando las letras para formarse. Quizá mañana con la “reflexión”. Hoy es el día del sentimiento, grande, que crece exponencialmente cada minuto, con cada nueva persona que se interna en la plaza y aporta el suyo propio a esta gran nube que pretende descargar su lluvia sobre el poder político a fin de limpiarlo, regenerarlo y permitir a nueva hierba crecer.

Se insiste muchísimo en el antibotellón: “Ya beberemos para celebrar cuando hayamos conseguido algo para ello”

Y todo ello con gran respeto. No en vano la asamblea ha creado hoy una comisión con este nombre: “Comisión de Respeto”. Enfundados en chalecos reflectantes naranja, sus miembros se ocupan, entre otras cosas, de impedir que la gente luzca símbolos políticos concretos, o que se peguen carteles políticos en el mural ciudadano de la estación de Cercanías. Este periodista ha comprobado como dos de estos miembros pedían a un grupo de chavales que guardaran su bandera republicana, cosa que han hecho sin rechistar. Esta comisión también se ocupa de uno de los principales problemas de la plaza: el alcohol. Tratan de impedir que la gente beba y se emborrache en el campamento. “Ya beberemos para celebrar cuando hayamos conseguido algo para ello”, reza algún cartel. “Esto es la Revolución, no un botellón”, clama otra enorme pancarta colgada del ático del edificio en cuyos bajos está la Mallorquina. Sigue cundiendo la cordura a todas horas del día. También ha decidido la asamblea crear la comisión de infantil, que ha construído una guardería para que los padres puedan dejar a sus hijos mientras hacen la revolución. Unos animadores infantiles voluntarios los mantienen entretenidos mientras tanto.

Los jóvenes de Egipto: “Enviamos nuestro saludo a vuestra lucha (…) sois la prueba de que podemos construir un mundo diferente y mejor”

Y con todo, otra buena noticia que cuando ha sonado por el ya potente sistema de megafonía (hasta ayer el deficiente sonido era uno de los principales problemas) ha sido recibida también con gran algarabía: “Compañeros, la policía se ha puesto en contacto con nosotros: no habrá desalojo”. “¡Biennnnnnn!”, fue la respuesta ensordecedora entre aplausos. “Sólo habrá sanciones administrativas para los promotores, pero como no hay promotores, pues no pasa nada”, continuaron. Y otro “Biennn!”. Luego dieron instrucciones para que la gente no hable con la policía, y sobre todo, para que no se repartan octavillas ni ningún tipo de propaganda política, lo que podría agravar la situación.

Mientras todo esto fluye, esta tarde se ha sabido que el pueblo Egipcio, con su reciente revolución aún caliente, manda sus apoyos a la #spanishrevolution: “Nosotros, como activistas egipcios que protestamos en Tahrir durante muchos días, exigiendo la democracia y la justicia social, enviamos nuestro saludo a vuestra lucha. (…) Vosotros, junto con las revoluciones en el sur y el este del Mediterráneo, sois la prueba de que podemos construir un mundo diferente y mejor“. Mientras tanto, la revolución española se ha confirmado ya como un germen contagioso: a estas horas se celebran cientos de movilizaciones, sentadas y concentraciones en todos los rincones del orbe: Ver mapa mundial de focos de la #spanishrevolution. España exporta ética, civismo y una democracia mejor para todos aquellos que ya tenían la suerte de disfrutar una, aunque fuese de tan baja calidad como la nuestra.

Os dejamos con las imágenes más recientes de esta tarde. Algunas no tienen ningún desperdicio:

 

Son las 16.30 de la tarde y luce el sol en la Puerta del Sol. Miles de ciudadanos se siguen organizando con una precisión milimétrica sin ningún tipo de jerarquías ni estrategias más allá de lo que se va acordando en asambleas que se van realizando sucesivamente a lo largo del día frente a la salida de Cercanías en la céntrica plaza madrileña. Varias personas martillean sobre la madera para levantar una guardería, en cuyo interior ya hay niños jugando. Otras tantas preparan y ofrecen todo tipo de comida: desde bocadillos hasta platos de macarrones. Otros tantos van y vienen de los comercios cercanos para comprar o recoger donaciones de agua. “Estamos sirviendo una media de 5 litros por minuto”, explica uno de los jóvenes voluntarios en una de las tres cocinas del campamento.

La organización es tal que hemos visto hasta placas solares, que se suman a los generadores eléctricos que ya hay desde hace dos días. También hay baños públicos prefabricados, aunque aún están precintados. La solidaridad con el movimiento es inaudita. Este periodista ha podido comprobarlo cuando acompañaba a un retén de 6 voluntarios que acudieron a comprar agua al cercano supermercado de El Corte Inglés, donde una señora aparentemente de clase alta insistió en pagar el importe de dos carros llenos de botellas de agua con destino al campamento. No faltan voluntarios para nada. El servicio de megafonía indica: “Necesitamos 3 o 4 personas para traer colchones”. Y antes de acabar la frase hay diez de ellas dispuestas a hacer el trabajo. Hay varios puntos de reclutamiento de voluntarios y allí el trasiego es constante. Todos quieren formar parte activa de esta historia, de la historia.

Los periodistas, mientras tanto, siguen sin abandonar la plaza pese a que el recelo de algunos de los acampados hacia ellos es patente en varios momentos: “Perdona, ¿de qué medio eres?”. “No puedes fotografiar aquí”. “Medios manipuladores”. Algunos de los acampados aún no perecen distinguir al profesional del medio, pese a que los profesionales de los medios más grandes tienen sus cuarteles generales elevados en las carísimas azoteas de los edificios de la plaza. El Gran Hermano aquí, no obstante, sigue siendo la actriz Paz Vega, que desde el momento cero preside con su mirada todo cuanto acontece en el epicentro mundial de la revuelta ciudadana contra las corrupciones (políticas, económicas, sociales: de valores) del poder establecido.

En definitiva, y a estas horas de la tarde: no parece que a nadie le haya intrigado ni lo más mínimo la decisión tomada por los miembros de la Junta Electoral Central, que ha declarado ilegal cualquier concentración nacional a partir de las 00.00 de esta noche. Los miembros que votaron esta resolución por un margen de un solo voto (4 a 5 con una abstención) fueron propuestos en sus cargos por los dos partidos principales hasta ahora, PSOE y PP. Parece lógica la insubmisión: los presentes en esta plaza reclaman precisamente el fin de un bipartidismo -entre otras cosas- que a alguien con un mínimo de cultura histórica le puede llegar a recordar al sistema de la restauración, en donde Liberales y Conservadores se alternaban (y repartían) el poder ad infinitum.

¿Qué ocurrirá a partir de medianoche, cuando esa prohibición se haga efectiva? Rubalcaba acaba de decir hace unas horas que: “las fuerzas y cuerpos de seguridad no están para crear dos o tres problemas donde hay uno”. Tal afirmación ha sido enfocada en nitidez luego por portavoces de Interior, quienes aseguran que no producirá un desalojo a la fuerza, pues legalmente solo puede hacerse si se producen actos violentos. A estas alturas, resulta obvio para este periodista que ningún acto violento va a nacer de las entrañas de #acampadasol. ¿Llegarán de fuera? Hay rumores que circulan por el Tahrir español que indican que sí, que grupos de extrema derecha se disponen para infiltrarse esta noche en la plaza para causar altercados y justificar la intervención policial. Una intervención que los propios miembros encargados de realizarla avisan de que “sería un enorme error”.

Pase lo que pase, te lo contaremos. Tenemos la oficina a 50 metros de la plaza. Aquí estamos. Puedes comunicarte con nosotros vía @bottup y @paullop. Mientras tanto, te dejamos con este vídeo que acaba de salir y tiene pinta de convertirse en todo un viral sobre esta movimiento:

Ver mapa mundial de focos de la #spanishrevolution

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

1 comentario

  1. callado 21/05/2011 en 9:47

    Estimado Pau:
    Los jóvenes de España entera están pidiendo lo que se merecen: ¡Trabajo!…Ya no se fían de los políticos españoles, que gobiernan las autonomías españolas, y que funcionan al estilo o manera de los antiguos ‘Reinos de Taifas’ donde cada uno improvisa, y a cada momento, tácticas o procedimientos obsoletos y personalistas, cuando lo ideal hubiese sido que el ejecutivo de turno–en nuestro caso el PSOE–,fuese el que dirigiese la política nacional con amplios poderes en los ministerios de Interior, Justicia, Defensa, Hacienda, Sanidad y Consumo, Cultura y Deporte…: De esta manera, sin lugar a dudas, nos ahorraríamos muchísimos euros, y cantidad de ministros con sus equipos correspondientes…
    La Coruña,21 de mayo de 2011
    Mariano Cabrero Bárcena

Participa con tu comentario