Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La calidad moral y ética serán prioritarias ante el dinero y la educación para salvar a México

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

Image
Un consejero de la Junta Ejecutiva del Instituto Federal Electoral en
el estado de Campeche resultó ser el autor intelectual del secuestro de un abogado.

La corrupción, el
deseo de poder y la ambición no dejan de sorprenderme.

A mediados del mes
de marzo, una noticia impactante invadió los medios nacionales e internacionales:
un consejero de la junta ejecutiva del Instituto Federal Electoral en
el estado de Campeche resultó ser el autor intelectual del secuestro que sufrió
el abogado Joaquín Santiago Sánchez Gómez, empresario campechano.

La gente que más tiene es la que más utiliza la corrupción y, ahora, la que también acude a otras
formas crueles y salvajes de extorsión para obtener dinero fácil

Siempre se justifica
el vandalismo y la corrupción con problemas económicos y la situación
en crisis y de pobreza que vive el país, pero creo que en más de una
ocasión se ha demostrado que es muchas veces la gente que más tiene
la que más utiliza la corrupción y, ahora, la que también acude a otras
formas crueles y salvajes de extorsión para obtener dinero fácil.

La historia de este ahora famoso consejero electoral es increíble;
y sostiene una de mis teorías en relación a toda la corrupción y
ola de crímenes que vivimos en el país.

Carmen Hernández Montejo, de 41 años de edad, alias El Machichaco,
era catedrático de tiempo completo de la Licenciatura de Economía
y de la Facultad de Ciencias Sociales y Administración Pública, con
doctorado en Historia y Estudios Regionales en la Universidad Autónoma
de Campeche, autor de más de 23 obras publicadas, casado y originario
del poblado ‘El Naranjo’, en Candelaria; Campeche; ostentaba un
salario que ronda en los 70 mil pesos, al igual que los otros seis
consejeros electorales; sin contar el sueldo que como investigador y
catedrático de la máxima casa de estudios estaba percibiendo.

Este personaje hoy famoso, de origen humilde, con grandes logros académicos
y al parecer políticos, nos demuestra que ni la educación ni el dinero
serán únicamente necesarios para salvar a este mi bello México.

Actualmente, la Educación no es garantía para depositar valores y
calidad moral en las personas; y menos aún con la calidad de educación
y de docentes con las que cuenta nuestro país; ya que en un afán de
obtener conocimientos se ha hecho a un lado la formación personal,
humana y ética de los profesionistas; no es un titulo universitario
garantía única para el auténtico éxito profesional; el profesionista
exitoso es aquel que ejerce con verdadera vocación, con el deseo de
ser una mejor persona y ayudar a los que se encuentran a su alrededor
a serlo… En cambio, ser una excelente persona con calidad moral si
es garantía asegurada del éxito profesional.

Tristemente millones
de universitarios en el país no están buscado esta calidad humana…
pues además, el éxito se encuentra directamente relacionado con el
dinero, a mayor posición económica y obtención de bienes se cuenta
ya con una excelente carta de presentación para el triunfo profesional.

La educación es indispensable, también en la formación de nuestros
espíritus, que día a día se pierden en esta inmensa marea de corrupción,
hipocresía y deshonestidad

Esta extraña y distorsionada relación del éxito con el dinero y el
poder es la segunda terrible causa de la pérdida de valores y calidad
en los universitarios, profesionistas, burócratas, políticos y ciudadanos…
es por eso que cualquier triquiñuela o acción es justificada con tal
de alcanzar lo que deseas, y ante esto, amigos, es sorprendente lo que
podemos llegar a presenciar en nuestros lugares de trabajo. En lo personal
me ha tocado vivir muy de cerca cómo la gente hace a un lado su propia
dignidad y ética para venderse al mejor postor, pues muchos saben de
antemano que en estos tiempos eso es mejor pagado que la responsabilidad
y el trabajo arduo y honesto.

Los políticos viven vendiéndonos la idea de que mejorando la calidad
económica del país las cosas mejorarán y que aumentando los sueldos
la delincuencia acabará… en realidad esto no podrá suceder, si los
valores, la ética y la conciencia personal y ciudadana se han perdido;
si los puestos más importantes de las instituciones gubernamentales
siguen ocupándose por intereses políticos dejándolos en manos de
personas que llegan a corromper de forma rápida e instantánea el alma
de lugares de trabajo que declinan sin remedio….y peor aún si la
forma más rápida de enriquecimiento en el país y en especial en mi
bello Campeche es obtener un cargo público por que no hay control,
hay inmunidad y en donde definitivamente no es necesario el menor esfuerzo
para llenarse los bolsillos.

La educación es indispensable, pero una efectiva educación, no sólo
en la instrucción de conocimientos, si no en la formación de nuestros
espíritus, que día a día se pierden en esta inmensa marea de corrupción,
hipocresía y deshonestidad.

El verdadero reto de las universidades en el país será egresar profesionistas
con mención honorífica en Calidad Moral y Ética, en donde segura
estoy muy contados serán los que obtendrán el ahora indispensable
Título; y el reto de nuestros gobiernos será luchar por un sistema
justo en donde las leyes se cumplan y no se distorsionen en beneficio
de unos cuantos que ostentan el poder; para garantizar así el indiscutible
desarrollo de nuestra nación.

Fotografía (CC): HippolyteBayard

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario