Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La Comunidad de Madrid crea dependientes de primera y de segunda categoría

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La CAM pone en marcha una nueva modalidad de prestación que solo atiende al grado de dependencia y no al nivel económico

Recibo una nota informativa que me hace pensar. Personalmente, estoy viviendo una experiencia en la Comunidad de Madrid referenciada con la gestión de la Ley de Dependencia. Desde el año 2008, que se presenta la solicitud para valorar el grado dependiente de un familiar directo, estoy esperando.

Esta situación me lleva a la calle Espartinas, nº 10 de Madrid, para reclamar el estado de la solicitud. En el primer intento tuve que desistir, mi turno hacía el número 144 para recibir información. Si quieres aclarar datos del expediente, la situación te obliga a madrugar. Sólo dos personas atienden para toda la demanda que se genera en la Comunidad de Madrid.

Pero, decía, la noticia que me llega me confunde. Veamos:

En el apartado “Prestaciones económicas” en la actualidad se utiliza el siguiente método: el usuario recibirá una cuantía mensual, que se obtiene como resultado de aplicar un coeficiente reductor, en función de su capacidad económica (renta y patrimonio personal), a la cuantía máxima aprobada anualmente mediante Real Decreto para cada grado y nivel de dependencia.

Con la nueva modalidad, aquellas personas que tengan ingresos suficientes eligen centros de primera, y el resto, residencias de menor categoría

Es decir, se colige que una vez definido el grado dependiente, en función de los ingresos del dependiente así recibe la cuantía de la ayuda. Mayor ingreso, menor ayuda. Esta fórmula se trasladaba al uso y permanencia en las distintas residencias públicas y concertadas.

Pero, mire usted, que la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, anuncia una nueva modalidad de prestación:

Los dependientes madrileños podrán elegir, antes de verano, la residencia concertada que deseen, gracias a un cheque o tarjeta monedero cargada con dinero procedente de la administración autonómica, que quiere poner en marcha. El dependiente recibirá en su tarjeta el dinero que le corresponda en función de su grado de Dependencia, con el que podrá afrontar los costes de la residencia concertada que elija. En el caso de que desee un centro que cueste más de la asignación de la tarjeta, será el propio dependiente el que ponga la diferencia.

Información que llega a Europa Press desde la Consejería que dirige Engracia Hidalgo.

En una pronta valoración, se detecta que desaparece el apartado proporcional del ingreso de renta y patrimonio y sólo se aprecia el grado de Dependencia. De tal modo, que con esta nueva modalidad, aquellas personas que tengan ingresos y patrimonio suficiente eligen Centros de primera y las que perciben menor cuantía económica, tendrán que usar residencias de menor categoría.

Es decir, cuando el Gobierno de España (PSOE) promulga una Ley para ayudar a todos los dependientes sin mirar la situación económica; el Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP) introduce las reformas que considera oportunas para crear dependientes de primera y de segunda categoría.

¡La sociedad estamos obligados a pronunciarnos!


Titular, subtítulo, destacado e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario