Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

COOP57 GZ, una alternativa de servicios financieros

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Captura de pantalla de la web de Coop57

Image La Cooperativa de Crédito gallega nace con la intención de estar al servicio
de las entidades de carácter social

Las
personas que depositan sus fondos pueden recuperarlos en cualquier momento, y
reciben un porcentaje ajustado al que pagan los beneficiarios de los créditos

La
Sección Gallega aporta unos fondos iniciales depositados por unos 40 socios que
la constituyeron a finales del pasado mes de Junio.

 

Ya se ha formalizado el
primer crédito, a favor de una Cooperativa. Las condiciones son ajustadas
a las posibilidades de los solicitantes, es decir, a partir de su propuesta.

Está avalado por personas que se solidarizan con su proyecto, pero de forma que cada uno solo avala una parte proporcional al número de
personas que intervienen, no como en la banca especulativa, en la 
que todos y cada uno de los avales es responsable del total del préstamo.

 

Las
personas que depositan sus fondos pueden recuperarlos en cualquier momento, y
reciben un porcentaje ajustado al que pagan los beneficiarios de los créditos.
Tienen la seguridad de que su dinero se invertirá en operaciones encuadradas en
una economía de proximidad, no especulativa, que faciliten el desarrollo del
entorno próximo, en una cultura basada en la solidaridad y colaboración entre
personas.

 

Las entidades que reciben el crédito deben de justificar la
viabilidad de su proyecto, aportar avales solidarios, que compartan el
compromiso de pago y el fin de la operación debe de ajustarse a los principios
de una economía sostenible.

 

Las condiciones se establecen partiendo de la propuesta del
solicitante, tratando de ajustarlas a sus necesidades y posibilidades de
cumplimiento. En doce años de existencia, apenas se ha dado algún impago, ya que
la “morosidad” se resuelve en base a una negociación y ajuste a las situaciones
especificas.

 

Esa es una de las diferencias con la banca especulativa,
para la que la “morosidad” es una de sus principales vías de ganancia. Agobian
y asfixian a las personas que se encuentren en dificultades, que ven agravada
su situación con incrementos desmesurados en los intereses, y que soportan gastos
generalmente injustificados.

De esta forma, en vez de resolver su situación pueden
ser llevados a la bancarrota, cuando el problema se hubiera resuelto en una
negociación amistosa y ajustada a las posibilidades reales de las personas,
incluidas las que intervengan como avales.

Las entidades que reciben el crédito deben justificar la
viabilidad de su proyecto, aportando avales solidarios que compartan el
compromiso de pago con una economía sostenible

No olvidemos que, en la banca especulativa, cuando ésta
decide ejecutar los avales de un crédito impagado, suele dirigirse a un solo
aval. Siempre en función de criterios muy discutibles pero que suponen un
enfrentamiento entre las personas que participan, ya que el que resulte
“elegido” es al que únicamente embargan por el total (incluyendo gastos y
recargos que multiplica varias veces la deuda original).

Luego es él el que
tiene que enfrentarse a las demás partes (a los otros avales y a las personas
responsables directas de la deuda) en reclamaciones judiciales con más gastos y
problemas para todos.

 

La estrategia, para esos casos, en COOP57 se basa en una
negociación de todas las partes. En caso de llegar a la ejecución, cada uno
de los avales sólo será responsable de la parte proporcional de deuda que le
corresponda, en función del total de la misma a repartirla entre todos.

Además,
se buscan fórmulas para facilitar los pagos, teniendo como único objetivo la
recuperación de los fondos procedentes de los depósitos, que es la fuente de
los préstamos.

 

Parece que COOP57 es un buen ejemplo que las entidades de
Crédito deberían de seguir, si las mismas estuvieran diseñadas para facilitar
el desarrollo económico de la sociedad, en una perspectiva solidaria y de
crecimiento en común y sostenible.

Por ejemplo, las Cajas de Ahorro, que fueron
fundadas basadas en principios que ahora tienen completamente abandonados, ya
que participan de una operativa implantada por la banca comercial, basada en la
especulación, la obtención del máximo beneficio a costa de extrañas operaciones
y maniobras con las que extraer el máximo de recursos dinerarios para sus
balances. Es una espiral de crecimiento de los beneficios cuyas consecuencias
están patentes en la situación actual de crisis.

 

COOP57 es un referente que debería aplicarse y expandirse
para empezar a salir de una crisis totalmente artificial, impuesta por unas
ansias de ganancia de una banca obsesionada con unos objetivos inviables y por
tanto insostenibles.

Image
Subtitulo, fotografía

¿Te gustó este artículo? Compártelo

1 comentario

  1. Anónimo 30/12/2009 en 23:11

    Muy bien Miguel. Cuenta conmigo y si quieres con algunos como yo.
    Un abrazo

Participa con tu comentario