Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La costumbre de equivocarse

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ha presidido la mayoría de sus actuaciones, en el Congreso de los Diputados y fuera del mismo, cometiendo, quizá, el mayor de los errores: negar por activa y por pasiva la crisis económica que estamos actualmente atravesando.

Somos y hemos sido siempre los españoles -hombres y mujeres- imaginativos a más no poder, dados a construirnos castillos en el aire, y propensos a lanzar a los cuatro vientos lo que pensamos en un momento dado. Desde luego, no es malo ser imaginativo porque la imaginación siempre corre por calles paralelas a la creatividad, aunque el hombre político, y por necesidad, ha de bajarse al lodo de la tierra para comprender y después tratar de resolver los  problemas de los ciudadanos por él gobernados: he aquí una pequeña formula para gobernar un país.

Los errores se suelen pagar caros en todos los órdenes de la vida. El cometer errores es un mal endémico, que muchas veces no podemos evitar. La inteligencia comete yerros, pero esa misma inteligencia nos hace corregirlos: esto es ser inteligente. Estas equivocaciones políticas y económicas en que los dirigentes mundiales–sus gobiernos- nos han metido, han derivado, como era previsible, en una recesión o depresión económica a escala mundial: ahora, ineludiblemente, han de ir en busca de un nuevo futuro económico-político, que nos saque a todos los pueblos del mundo de este “agujero negro” donde nos encontramos. Pero cuando el error se convierte en costumbre, por costumbre seguimos cometiendo errores.

Cuando el error se convierte en costumbre, por costumbre seguimos cometiendo errores

Y es que nuestro presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero desde el inicio de su segundo mandato, y hasta el día de la fecha, no ha dado prácticamente pie con bola: la costumbre de equivocarse ha presidido la mayoría de sus actuaciones, en el Congreso de los Diputados y fuera del mismo, cometiendo, quizá, el mayor de los errores: negar por activa y por pasiva la crisis económica que estamos actualmente atravesando. Este mismo Gobierno del que hablo, negó reiteradamente la crisis de 2008 cuando bancos y empresas hacían aguas por los cuatro costados.

Entendimos los españoles, o al menos los resultados de la últimas elecciones generales están aquí: 169 escaños, 11.064.524 votos, que ZP- el señor Rodríguez Zapatero- era un hombre inteligente, avispado, vivo, previsor…, y nos encontramos ante un hombre que, quizá con buenas intenciones(?), ha llevado a España a un desprestigio político europeo y mundial. Su cerebro poseía ideas, y al principio de su mandato, pero ahora las ha cambio por otras que quizá sea aún peores pero que  necesariamente ha tenido que aplicar a marchas forzadas: marchamos todos lo españoles en ‘Un tren de la esperanza’ sin destino conocido, y que puede descarrilar en cualquier momento…

Este ajuste económico-laboral a funcionarios, trabajadores, pensionistas, etc.etc., ha tenido que hacerse y está bien que se haga, pero las arcas del Estado necesitan más dinero. Que tome nota ZP-el señor presidente del Ejecutivo español- que en el Reino Unido también se han tomado medidas económicas para fomentar el ahorro, pero respetando las pensiones y el sueldo de los funcionarios, tratando de reducir gastos de las partidas de las ONG, fundaciones, laboratorios…Para llevar a cabo esta última labor han estado unidos los conservadores y liberales-demócratas, que forman el gobierno de coalición imperante en la actual Gran Bretaña).

Y es que el primer gobierno la democracia española salida de las urnas (15 de julio de 1977), fue presidido por Adolfo Suárez (UCD).Pero en mi humilde opinión se pagó un precio muy alto: la creación de las ‘17  autonomías españolas’, cuyos presidentes actuales los considero como ‘Virreyes’: la democracia tenía un precio. Sé  que para aceptar nuestra incipiente democracia nacida en 1978, y todos lo sabemos, hubo que aceptar el establecimiento de 17 autonomías y dos ciudades autónomas( Ceuta y Melilla), las cuales han resultado ser, económicamente hablando, nefastas para España y sus ciudadanos. ¡Qué costosas nos están saliendo unas y otras! Tenemos 17 virreyes en la Península Ibérica.

Estas autonomías funcionan al estilo o manera de los antiguos reinos de Taifas, donde cada uno improvisa, y a cada momento, tácticas o procedimientos obsoletos y personalistas, cuando lo ideal hubiese sido que el ejecutivo de turno–en nuestro caso el PSOE–,fuese el que dirigiese la política nacional con amplios poderes en los ministerios de Interior, Justicia, Defensa, Hacienda, Sanidad y Consumo, Cultura y Deporte…: De esta manera, sin lugar a dudas, nos ahorraríamos muchísimos euros, y cantidad de ministros con sus equipos correspondientes.

Está claro que el señor Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno español, se ha equivocado al congelar las pensiones 

Está claro que el señor Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno español, se ha equivocado al congelar las pensiones (podría haberlo echo más adelante y como último remedio…), bajar el sueldo de los funcionarios (5 %) y finiquitar el ‘cheque bebé, aunqu

e haya bajado también el sueldo (15 %) de los miembros del Gobierno, que se podrán incrementar seguramente con las gratificaciones por productividad…

Me permito sugerirle, y desde mi humilde opinión, que suprima los ministerios de Igualdad (Bibiana Aido) y de Vivienda (Beatriz Corredor)…, entre otros. Así vendrían muchos dineros para las arcas del Estado español.

Siempre Siempre he dicho, y dentro de mi humilde saber en ‘El arte de la política’, que “las ideas políticas de un hombre son sus hechos”. Ante esta afirmación entiendo, y entendemos todos, que el PP -sus militantes- están haciendo poco o nada por España. Priman los personalismos del señor Rajoy, de la señora Aguirre, del señor Gallardón…, quienes se olvidan que, para vencer en las próximas elecciones generales españolas del 2012, tienen que presentar ‘el libreto’ de lo que han echo en la presente legislatura: No han echo ni están haciendo nada. Bueno, me equivoco: dicen a todo que ‘no’.

Nadie es capaz de decirle al señor Rajoy–hombre inteligente, con carrera profesional, experiencia política, que demostró en los cargos ejercidos con anterioridad…–, que para el electorado español no es un hombre carismático, no es un hombre de su época, no sabe pedir el voto de los españoles, no se baja al lodo de la tierra… Pero, por encima de todo y todos, el señor Rajoy quiere y desea ser el futuro presidente del Ejecutivo español. Y creed que… con el señor Zapatero (presidente del Gobierno español actual, que no es precisamente un hombre inteligente pero sí astuto), con el señor Blanco, con el señor Chaves…, sería fácil triunfar en las elecciones próximas, y por mayoría absoluta (?). En fin, así está España…

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario