Sábado 03 de mayo de 2014,
Bottup.com

La doble vida de Urdangarín y el ambiente barcelonés

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Aguantar el endiosamiento es casi imposible, y Urdangarín metió la mano y la pata en el pastel de rica miel

Barcelona. Cuando esta mañana ojeando El Mundo tropiezo con el artículo Carmen Camí, Cuando ‘Txiki’ estaba conmigo no era ambicioso, a la sonrisa por la pícara doble vida del Duque le ha seguido de inmediato una de las escenas imborrables de mi vida.

Es inquietante que a causa de la entrega y encubrimiento de la prensa apenas conozcamos la vida y milagros de personajes de primer nivel ciudadano o nacional

El abogado acusador por cuenta del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona en el juicio de 1983 por el desfalco de Antonio De la Rosa, me preguntaba:

- ¿Pero a usted no le parecía extraño que un funcionario que cobraba 300.000 pesetas al mes gastara como un multimillonario?

La pregunta me sorprendió, en la instrucción intenté que se investigara la doble vida de Antonio, y me negaron siquiera las cuentas que él y familia tenían en el Banco Garriga Nogués dirigido por su hijo Javier, a quien yo no conocía, pero por las evidencias en el sumario intenté sin éxito involucrar. Ver ‘Barcelona, 30 años de corrupción’.

¡Y me lo preguntaba el abogado Tintoré que años después supe había sido el secretario particular de Antonio De la Rosa durante más de 30 años! ¡Y yo hacía escasos dos años que le conociera!

Es inquietante que a causa de la entrega y encubrimiento de la prensa apenas conozcamos la vida y milagros de personajes de primer nivel ciudadano o nacional. Corren fábulas urbanas, que en este caso resultan ciertas, pero lo que distingue precisamente un Régimen de una Democracia, no es que en uno u otra pueda acumularse más corrupción, sino que no se publique durante décadas; que se crean fantasías con impunidades hasta que las frágiles personalidades se rompen. Aguantar el endiosamiento es casi imposible, y Urdangarín, que ni mucho menos ¡o todo lo contrario! no era un abogado del Estado como Antonio, metió la mano y la pata en el pastel de rica miel.

La prensa actual no difiere mucho de la de los 80, pregonando una conquistada libertad de expresión que no tenían o manipulaban al dictado del poder y dinero

Antonio convivía con varias amantes a la vez, pero no era la parte lúdica y golfa de su vida la que condicionó su agitada existencia a los 60 años, por más que la prensa de entonces propagara esa fábula para esconder la realidad de que sus negocios venían condicionados y hasta dirigidos por su hijo Javier De la Rosa, que dicho sea de paso inundaba de publicidad y créditos a los medios o compraba directamente a los periodistas.

La prensa actual no difiere mucho de la de los 80, pregonando una conquistada libertad de expresión que no tenían o manipulaban al dictado del poder y dinero… y que todo sigue igual y a peor lo demuestra este subproducto del Régimen…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario