Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

La encantadora y sorprendente República de San Marino

2 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 102 votes, average: 10,00 out of 10 (2 votos, media: 10,00 de 10, votado)

 

San Marino con el Adriático al fondo

San Marino con el Adriático al fondo

Con poco más de 30.000 habitantes y una extensión de unos 61 kilómetros cuadrados, el pequeño Estado de San Marino es célebre no sólo por ser la república más antigua del mundo, sino también por contar con la distinción de Patrimonio de la Humanidad gracias a la espectacularidad tanto del Monte Titano (lugar por cierto en donde se sitúa su capital cuyo nombre coincide con el del propio país), como de la belleza de algunos de sus centros urbanos de un marcado aspecto medieval.

Personajes tan célebres como Napoleón Bonaparte, Giuseppe Garibaldi e incluso Abraham Lincoln tienen un punto de unión con esta histórica y antiquísima República

Fundada por el Santo Marino allá por el año 301 después de Cristo, este pequeño Estado consiguió ser respetado a través de los siglos no sólo por la solidez de sus defensas, sino sobre todo por su gran capacidad negociadora a la hora de hacer alianzas. Personajes tan célebres como Napoleón Bonaparte, Giuseppe Garibaldi e incluso Abraham Lincoln tienen un punto de unión con esta histórica y antiquísima República. Pero esto, a ser posible, será mejor que lo descubran ustedes mismos a través de las historias que les contarán los propios sanmarinenses.

Así pues, y dejando al margen la historia para centrarnos ahora en su hermosa y deslumbrante capital, cabe decir que la impresionante altura del Monte Titano, 750 metros que se levantan casi en vertical frente a una llanura de unos 10 kilómetros que se abre ante el mar Adriático, es la que convierte a la ciudad de San Marino en una joya cuyas tres esbeltas e impresionantes torres en forma de fortificación (La Guaita, La Cesta y El Montale) han sido el colofón perfecto para salvaguardar tanta belleza acumulada a través de los siglos.

Y es que así como estas fortificaciones han cumplido el fin para el que fueron creadas, que no era otro que la defensa de la ciudad y de sus habitantes, todo lo que se encuentra en el interior de sus murallas lo ha hecho también ya que se ha convertido en un verdadero regalo para nuestros sentidos. Escaleras que ascienden de manera caprichosa e irregular para unir unas calles y callejuelas cuyo verdadero encanto es la anarquía de sus formas, bellísimos edificios cuyos palacios son capaces de rivalizar con los de cualquier ciudad italiana, y un sinfín de peculiares y sugerentes rincones que harán que su dedo se quede pegado al botón de la cámara de fotos incapaz de apartar la mirada ante el alud de bellas imágenes que aparecerán frente a su retina. El Palazzo Pubblico, la Basílica del Santo, la Chiesseta di San Pietro, sus museos o plazas como la Della Libertà, la de G. Garibaldi o la de Titano harán que sus paseos por el interior de las murallas se conviertan en una sugerente experiencia que recordarán toda su vida.

Escaleras que ascienden de manera caprichosa e irregular para unir unas calles y callejuelas cuyo verdadero encanto es la anarquía de sus formas, bellísimos edificios cuyos palacios son capaces de rivalizar con los de cualquier ciudad italiana, y un sinfín de peculiares y sugerentes rincones harán que su dedo se quede pegado al botón de la cámara de fotos

¡Ah!, y sepan que tan aconsejable es visitar la República de San Marino en verano como en invierno. Si lo hacen en verano, a apenas media hora de camino podrán disfrutar de las playas de la turística ciudad italiana de Rímini, mientras que si lo hacen durante el invierno, para fin de año tal y como lo hice yo mismo, descubrirán una ciudad medieval adornada con miles de bombillas navideñas que harán que la magia del medievo se una al recuerdo de esos sueños infantiles que casi siempre suele traer consigo la Navidad.

Disfruten pues del singular encanto de San Marino, de su legado histórico y, si como les acabo de decir visitan esta hermosa ciudad en Navidad, intenten impregnarse del mágico espíritu de buenos deseos que sobrevuelan en el ambiente durante esas fechas ya que así podrán recordar que, cuando se lo propone, el ser humano también es capaz de lo mejor, aunque por desgracia en la mayoría de las ocasiones lo suele disimular muy bien. Sí, como digo, aunque desgraciadamente en demasiadas ocasiones no lo parece, el ser humano es capaz de lo mejor, y un claro ejemplo de ello es la belleza que ha derrochado al crear la sugerente y mágica ciudad de San Marino.

Buen viaje, y no olviden tampoco endulzar su estancia con un tentador tartufo y su correspondiente capuchino. Arrivederchi.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario