Sábado 21 de enero de 2017,
Bottup.com

La escuela en 2018

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
 
Penélope es una niña de 12 años que va a la escuela en 2018. Sus
padres trabajan en el sector servicios como casi todo el mundo en
España, ahora que la producción industrial se ha trasladado
-prácticamente en su totalidad- a países asiáticos o africanos.

“Insanity: doing the same thing over and over again and expecting different results.” -Albert Einstein

Locura: hacer lo mismo una y otra vez esperando que los resultados sean distintos”

Image

El capital principal de las empresas
occidentales es el social o intelectual. El desarrollo tecnológico y
científico es el principal “producto” a ofrecer en esta nueva sociedad
global de la información y el conocimiento. Se habla de inteligencia colectiva, de sociedad de la conversación (Los que cuentan, los que gritan, los que callan…), de ciudadanía digital.

Su madre es maestra, así que aún trabaja fuera de casa. Su padre,
que pasa casi todas las horas del día frente a su ordenador portátil, es
desarrollador informático y trabaja como free lance en modalidad de teletrabajo.
Ambos, cuando no trabajan (en el caso de su padre las horas de trabajo
son indistinguibles de las de formación, dado que realiza e-learning en
múltiples aspectos en el mismo ordenador) estudian, siguen formándose. Yendo, como ellos dicen, como Penélope, a distintos tipos de escuela.

“Estudiar, seguir formándose, es algo imprescindible en el trabajo de los padres. Los nuevos valores económicos en la era de una tecnología sometida a la Ley exponencial de Moore requieren del desarrollo constante”

Estudiar, seguir formándose, es algo imprescindible en el trabajo de
los padres. Los nuevos valores económicos en la era de una tecnología
sometida a la Ley exponencial de Moore que posibilita desarrollos
científicos y culturales también exponenciales, requieren del desarrollo constante de todos los profesionales, desde el management hasta los que integran cualquier servicio técnico.


A veces hablan, chatean, se escriben u organizan videoconferencias
con amigos del trabajo, del mismo ámbito profesional, de los estudios,
de las múltiples redes sociales (alguna comunes, otras sectoriales que
se denominan a veces comunidades de práctica) en las que participan.


Como Penélope, tienen muchos amigos en el cole. Y muchos contactos,
cuya relación es menos estrecha, a quienes nunca han visto y nunca
verán pero con los que comparten conocimiento. Qué sabes y a quien conoces son valores fundamentales en esta época.

Se tardó un tiempo desde los orígenes genuínamente académicos de
Internet y debido a múltiples intentos (militares, de comercialización)
en entenderlo, pero ahora, en 2018, desde lo político y con la creación
del ministerio de educación, tecnología e innovación (cómo no, los
ministerios  hasta lo cultural y lo social, la educación integra y desarrolla de forma prioritaria el uso de las nuevas tecnologías.

En el cole, todas las asignaturas incluyen formación en el medio
tecnológico, como garantía de desarrollo intelectual y social en un
futuro. Es una materia transversal, básica y común. Hace
un tiempo ya que la escuela ha sido identificada como una de las
fuentes principales de fuerza intelectual y cambio social, totalmente vinculada en esta época al dominio de las Tecnologías.


Para entender este cambio podemos pasar a la descripción de una clase para Penélope:


Es habitual, en la clase de la escuela pública a la que asiste, que
el profesor (casi es costumbre llamarle tutor, dadas sus funciones de
filtrado, crítica y coordinación del contenido) utilize una pizarra digital, conectada en red a los portátiles de cada estudiante para dirigir o conducir los puntos sobre los que tratará la sesión:


Una vez realizada una breve introducción sobre los conceptos que los alumnos deberán entender, mediante una plataforma de gestión de contenidos con
objetos de aprendizaje interoperables para la mayoría de los países
occidentales, Mario, el tutor de primaria, inicia con los alumnos un
viaje colaborativo y silencioso, en forma de crowdsourcing, hacia la obtención de información relevante sobre la materia de estudio.


Cada alumno, mediante un sistema de marcaje social colaborativo y público para todas las escuelas, “Edu.ca.li.ci.us“,
que detecta visitas a los mismos lugares y advierte de ello (dos estudiantes están visitando ahora este enlace, dos en tu escuela lo han
valorado de forma positiva, 23 lo han visitado durante la sesión, 4.000
personas lo han valorado, en el mundo de forma positiva), debe buscar y
redactar datos relevantes y conclusiones acerca del “viaje” que después
relatarán a sus compañeros.


La importancia de valorar

“En el cole, todas las asignaturas incluyen formación en el medio tecnológico, como garantía de desarrollo intelectual y social en un futuro. Es una materia transversal, básica y común” 

Mario parte de una visión constructivista de la realidad,
mejor dicho, es consciente de que no existe una única realidad y
acostumbra a destacar la importancia de valorar, no sólo los contenidos
sinó el grado de consenso o popularidad acerca de cada uno de ellos
según el sistema de puntuaciones del que hablamos. No se trata de
fomentar el consenso sinó de informar, en el mayor grado posible, de la
diversidad acerca de un mismo tema.



“Mario, el tutor de primaria, inicia con los alumnos un viaje colaborativo y silencioso, en forma de crowdsourcing, hacia la obtención de información relevante sobre la materia de estudio”

Enseñar a explotar volúmenes de información
incluso contradictoria, fomentando, más allá del consenso, el
pensamiento crítico y creativo en forma de nuevas propuestas que se
incorporarán al corpus de conocimiento de la escuela y quié n sabe si
más allá de esta, es otra de sus importantes funciones.


Así, durante la fase de retorno de la información, cuando los participantes relatan el desarrollo de su experiencia, Mario escucha y comenta las conclusiones de Penélope. Siempre son
distintas de las del resto (no le gustan las fuentes masivas) y suele
aportar bastante creatividad a lo que relata, tema que Mario potencia y
refleja en los resúmenes informativos acerca del trabajo de sus
estudiantes, que publica periódicamente en su propio blog.


La función del educador cambia hacia la potenciación del talento individual y las habilidades de cada estudiante (21stcenturylearning). Personalizar la educación será la clave para ayudar a los estudiantes a superar los estándares.


Penélope y el resto de sus compañeros escriben, desde hace tiempo
también, en un blog de aula en el que reflejan lo aprendido. Ella sabe
que será posible para Jorge, su hermano menor, que siempre la avasalla
con preguntas sobre lo habido y por haber, consultar en su momento el agregado colaborativo de blogs de los estudiantes (El Tinglado del futuro) al que tiene acceso de forma libre desde la red.


Explicar el funcionamiento de los blogs, como herramienta principal
de desarrollo profesional futuro es una de las tareas de Mario: Internet es conversación,
sin jerarquías más allá de la formación crítica, capaz de deslindar lo
principal de lo accesorio, lo relevante de lo que no tiene importancia.

Las herramientas, divididas principalmente en colaborativas o
semánticas, y sus usos dentro y fuera de la escuela, son un tema
frecuente en el aula. Y no sólo por la aportación de Mario, que intenta estar siempre a la última en temas de innovación.
Los alumnos, que continúan viviendo de forma complementaria en lo
digital cuando salen de clase, presentan y proponen también su
información sobre el amplio espectro de tecnologías o herramientas de construcción de conocimiento en la Red.


Mario se encarga, como experto crítico formado en el tema, no sólo
de valorar su utilidad de cara al conocimiento sinó también de contextualizar de forma ética y según valores democráticos y humanistas el uso de estas. Los
padres de Penélope recuerdan aún las suspicacias que generaba internet
cuando los medios masivos que aún existían, televisión, radio y demás
se hacían eco de usos poco “éticos” de la Red y muchos padres y
escuelas, por desconocimiento, no eran capaces de explicar que cosas
como Youtube son herramientas y como los martillos, no podían ser
valoradas según su uso ocasional para dañar a otros seres humanos sinó
en base a su potencial para construir, ya no edificios sinó
conocimiento.


La habilidad de colaborar

“La colaboración se ha convertido en una herramienta fundamental (mediante herramientas antes llamadas 2.0), parte del curriculum y sujeta a evaluación”

La colaboración se ha convertido en una herramienta fundamental
(mediante herramientas antes llamadas 2.0), parte del curriculum y
sujeta a evaluación. La habilidad de colaborar será fundamental en su futuro como estudiantes permanentes (Julie Linsdsey).


De hecho, incluso la evaluación se lleva a cabo mediante el sistema
que propuso hace un tiempo Pablo, que gustó a todos y resultó en una
adaptación de un clon de digg o menéame (agregador de noticias que
permite la valoración o voto de los usuarios): “Evalúame”,
como herramienta de evaluación en la que todos votan los logros de
todos. Incluso la propuesta de contenidos es vehiculizada en otros
centros mediante este tipo de agregadores.

“Mario les hace, también, no sólo consumidores sinó también creadores de contenido. Les enseña a trasladar sus conclusiones al blog o wiki del aula, que todos manejan y en el que publican” 

Mario les hace, también, no sólo consumidores sinó también creadores
de contenido. Les enseña a trasladar sus conclusiones al blog o wiki del
aula, que todos manejan y en el que publican. Cuando es navidad, por
ejemplo, es el tema navideño el que impera y los padres pueden,
orgullosos, comentar lo que Mario y algunos alumnos postean. Él y
algunos alumnos periódicamente encargados del asunto, moderan los
comentarios.

Hemos preguntado, antes de terminar a Mario, su tutor, cómo ve el rol que desarrolla. Y nos ha citado a Konrad Glogowski:


I wanted to show that teachers need to redefine
themselves as individuals and not automatons that focus on outcomes and
expectations. I am passionate about human rights. I spend a lot of my
own time reading about human rights and human rights abuses around the
world. What I do in my classroom, how I do it, and who I am as a
teacher is based to a large extent on my passion for social justice.


Quiero mostrar que los profesores deben redefinirse como individuos
y no autómatas cuyo foco son los resultados y las expectativas acerca
de su trabajo. Soy un apasionado de los derechos humanos. Paso mucho
tiempo leyendo sobre derechos humanos y abusos de los mismos en el
mundo. Lo que hago en clase, cómo lo hago y quien soy como maestro se basa en gran medida en mi pasíon por la justicia social.

Su oficio es la pasión… y en base a ésta mantiene lo que destaca como las dos cualidades más valorardas en esta época para el aprendizaje: la perseverancia y la curiosidad intelectual.
Eso, que intenta potenciar día a día en sus alumnos, es lo que hará que
Penélope, como sus padres, siga en el futuro formándose, participando
en un concepto amplio del elearning, como ciudadana crítica. Quizás lo
hará de forma independiente a las instituciones (Excelente presentación de George Siemens), al modo 3.0 de Aprendizaje. (Teemu Arina).


Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: sociedad y ciudadanía
Image
Titular

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario