Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La España de la desvergüenza

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Se trata de la desvergüenza generalizada de la clase política que nos ha traído hasta aquí

Nunca llegué siquiera a imaginar que este país pudiera llegar a una situación como la que atravesamos, pero lo peor del asunto, no es la crisis que atravesamos generada por los gobernantes que hemos tenido durante los últimos años, sin hacer distinción de colores y credos, que ha hecho que los pobres sean aún más pobres llenando hasta rebosar los bolsillos de los ricos.

Nuestros gobiernos han seguido sistemáticamente la política de exprimir a los trabajadores hasta dejarles lo justito para llegar con apuros a fin de mes

Es ya significativo que vivamos en un país en el que ni siquiera se puede prosperar trabajando duro. En primer lugar porque no hay trabajo y en segundo lugar porque cuando lo había, era tal el acoso fiscal al que se sometía a los ciudadanos que decidían matarse a trabajar para vivir mejor, que estos decidían dejar de hacerlo. En lugar de apuntar hacia las grandes fortunas, muchas de ellas hechas durante el franquismo, nuestros gobiernos han seguido sistemáticamente la política de exprimir a los trabajadores hasta dejarles lo justito para llegar con apuros a fin de mes.

Tras el gobierno responsable de la burbuja inmobiliaria, gracias a la cual vemos a nuestras familias en la calle, con una deuda millonaria después de haber sido desahuciados por no haber podido pagar una hipoteca, que se les dio de manera cuando menos, sospechosa. Responsable también de la venta indiscriminada de las empresas públicas de las que hoy se lucran manos privadas en vez de aportar fondos a las arcas del estado, llegó el gobierno que facilita los despidos para fomentar el empleo y da dinero de manera incondicional a los bancos que no dan créditos a nuestras pymes, en lugar de imponerles sanciones por la concesión de hipotecas a sabiendas de que éstas no iban a poder ser sostenidas.

Hemos sido gobernados por políticos sin vocación de servicio que sólo esperaban enriquecerse y vivir bien. ¿Cómo es posible que haya tantos políticos millonarios? ¿Cómo se explica que se gane tanto dinero con la política? No es necesario hablar de enriquecimiento ilícito aprovechando las posibilidades que otorga el cargo, basta decir que un político de 3ª cobra más que un juez o un cirujano de la Seguridad Social. Tampoco es necesario hablar de sueldos vitalicios, basta con decir que los diputados tienen una tributación salarial ‘a medida’ y que cuando ellos votan que se retrase la edad de jubilación hasta los 67, siguen mantienendo su privilegio de necesitar sólo 8 ó 10 años para tenerla asegurada. ¿No son ciudadanos como los demas? ¿Por qué entonces la diferencia en el trato en tantas y tantas cuestiones?

Hemos sido gobernados por políticos sin vocación de servicio que sólo esperaban enriquecerse y vivir bien. ¿Cómo es posible que haya tantos políticos millonarios?

Esto no es una cuestión de orientación política, sino de desvergüenza política generalizada. En un país que tiene el recorte como única arma de lucha contra la crisis, éste se aplica únicamente a los trabajadores. No hay recortes de coches oficiales, ni de cuentas de gastos. Todos los parlamentarios europeos votaron ‘No’ a la posibilidad de viajar en clase turista a Bruselas para ahorrar en desplazamientos. ¿Cuántos organismos oficiales inútiles existen por ahí? ¿Cuántas administraciones duplicadas? ¿Porqué no se crean leyes para impulsar un estado autonómico eficiente? Tenemos que reconocer que la España de las autonomías está siendo clave en el enorme gasto gubernamental que tenemos.

Me resulta increible que se recorten salarios, al tiempo que se gastan 72 millones de euros en papeleras inteligentes, con un chip que informa sobre si están llenas o no. O que se aumenten impuestos al tiempo que se gasta en publicidad una cantidad mayor que la de la propia obra que se publicita (datos publicados en el economista.es).

Ahora parece claro que gobernará el PP ya que los españoles vamos escogiendo la opción que nos parece menos mala cuando llega la hora de pasar por las urnas. Castigamos al que lo ha hecho mal, retirándole nuestra confianza y al existir sólo dos partidos mayoritarios, vamos alternando las chapuzas de uno y las de otro. Lo peor de todo es la falta de alternativas. Tendremos que apechugar con un partido que ya nos ha fallado anteriormente y tendremos que seguir pagando sueldos de 6.000 euros a los responsables de la gestión que nos ha traido hasta aquí.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario