Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

La expresión ciudadana en países donde se atenta contra la libertad de prensa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 2,00 de 10)

 

En Cuba, a pesar de las restricciones impuestas por las autoridades, Internet ha supuesto un revulsivo para el derecho a expresarse de la ciudadanía

“Represión ha sido la palabra del año 2011. Nunca la libertad de información había estado tan asociada a la democracia, nunca el trabajo del periodista había molestado tanto a los enemigos de las libertades. Jamás los actos de censura y los ataques a la integridad física de los periodistas habían sido tan numerosos. La ecuación es simple: la ausencia o la supresión de las libertades públicas conlleva automáticamente la de la prensa. Las dictaduras temen y prohíben la información, sobre todo cuando ésta puede debilitarlas”. Así anuncia la ONG Reporteros Sin Fronteras la situación vivida en el año 2011, tras redactar su informe anual sobre la libertad de prensa mundial.

La libertad de expresión está íntimamente ligada a la democracia. Las dictaduras intentan controlar la información como medio para controlar a la ciudadanía

La libertad de expresión y la libertad de prensa están íntimamente ligadas a la democracia. En una dictadura, el Estado querrá controlar los medios de comunicación, pues sólo a través de ellos los ciudadanos pueden hacerse oír, tener voz y voto. Cuando un ciudadano inmerso en una dictadura es capaz de acceder a información veraz y objetiva proporcionada por un medio de comunicación sobre su propio país o sobre otros en mejores condiciones, será capaz de reflexionar y ser consciente de la represión que vive. La historia nos da a conocer cómo la buena prensa siempre ha sido una de las prioridades de cualquier dictador. Sin embargo, en la actualidad las dificultades de los Gobiernos para controlar la información que reciben los ciudadanos son mayores. Internet es un nuevo reto a enfrentar para ellos, así como una laguna inmensa de posibilidades para los ciudadanos. Así expresaba estas ideas el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en su mensaje del año 2011 de conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa (el 3 de mayo):

[blockquote]Cuando los gobiernos reprimen a la población y se escudan contra el escrutinio, la libertad de prensa es uno de los instrumentos más poderosos para poner al descubierto los hechos ilícitos y reafirmar la confianza pública. Cuando la población se enfrenta a la discriminación y la marginación, el acceso a los medios de comunicación puede prestarle voz y crear una conciencia colectiva de su difícil situación.

El tema de este año, «Nuevas fronteras, nuevas barreras», pone de relieve el impresionante cambio experimentado por el panorama mediático mundial. Nuevos medios y herramientas como los teléfonos celulares continúan empoderando a las personas, enriqueciendo la búsqueda de noticias y arrojando luz sobre el funcionamiento del gobierno, las empresas y la industria, que anteriormente se mantenía oculto en gran medida.

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, recordemos a los periodistas, editores y otros profesionales de los medios de comunicación que han sido asesinados a causa de sus reportajes. Y honremos su memoria tratando de obtener justicia. La impunidad que suele acompañar a esos homicidios indica que hay una inquietante falta de interés oficial por la protección de los periodistas, y un rotundo desprecio de la función esencial que cumplen. Muchos otros periodistas languidecen en la cárcel simplemente por hacer su trabajo.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclama el derecho de todo individuo a «investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Reafirmemos nuestro compromiso con este principio básico de democracia, desarrollo y paz.[/blockquote]

Tal como anunciaba la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) el 30 de julio de 2011,  Cuba continúa siendo el país más restrictivo de todo el hemisferio en cuanto a la libertad de prensa. Allí, los periodistas independientes siguen siendo acosados y sufren arrestos y detenciones temporales como forma de hostigamiento.

Cuba es considerado el país más restrictivo del hemisferio en cuanto a libertad de prensa. No existe prensa, radio, ni televisión privadas

En Cuba la información se distribuye a través de los canales oficiales de titularidad estatal; no existe prensa, radio, ni televisión privadas. La prensa es exclusivamente informativa y no se da cabida en ningún caso a artículos de opinión si no ensalzan las actividades del gobierno; tampoco existen las críticas. Es una prensa propagandística del régimen. La elección de los temas a tratar, las formas en las que se presentan, el lenguaje y hasta las tipografías están en manos del gobierno castrista.

Las dos cadenas televisivas estatales basan su programación en películas antiguas y los noticieros que reproducen al pie de la letra los comunicados oficiales. Los periodistas son simples correas de transmisión de las órdenes oficiales en el medio televisivo. Lo único que escapa al control gubernamental de la información son las cadenas de televisión vía satélite que se pueden disfrutar en los hoteles para los turistas.

En cuanto a la prensa escrita, existen diversos diarios como el Granma, fundado en 1965, órgano del comité central de partido comunista cubano. En el periódico aparecen frecuentemente discursos de líderes del gobierno cubano, incluyendo columnas del ex presidente Fidel Castro; anuncios oficiales del gobierno cubano; relatos acerca de la historia de la lucha revolucionaria en Cuba, desde el siglo XIX hasta la actualidad; noticias y comentarios de política latinoamericana y mundial y la programación de la televisión cubana.

El régimen cubano intenta mantener a sus ciudadanos al margen de la Red. La compra de material informático se encuentra estrictamente regulada, el acceso a Internet, controlado, y las comunicaciones electrónicas estrechamente vigiladas. Sin embargo, el gobierno ha adoptado una postura paradójica: por una parte, forma a miles de estudiantes en las nuevas tecnologías y, por otra, impide a la gran mayoría de la población acceder a la Red. Las autoridades acusan a la red de surtir de informaciones contrarrevolucionarias a los internautas.

Cuba está considerada como uno de los diez países más represivos del mundo en lo que a la libertad de expresión en la Red se refiere. Este medio de comunicación se reserva para una élite cercana al poder o para personas con notables recursos económicos, pues los lugares  permitidos son monitorizados y muy caros. Incluso los privilegiados a menudo sólo tienen acceso a una Intranet, especialmente concebida y filtrada por las autoridades. Los cubanos han encontrado medios para esquivar la censura del Estado, comprando el acceso a Internet en el mercado negro, o compartiendo las pocas conexiones autorizadas. Sin embargo, el gobierno actúa severamente contra cualquier utilización ilegítima de la Red.

El régimen cubano intenta mantener a sus ciudadanos al margen de la Red. La compra de material informático se encuentra estrictamente regulada, el acceso a Internet, controlado, y las comunicaciones electrónicas estrechamente vigiladas

En definitiva, en Cuba, quien exprese ideas que cuestionen las actuaciones del poder puede afrontar severas represalias. Esto supone una medida de control de la ciudadanía, ya que según su comportamiento puede ser privado de los estudios deseados, perder o no progresar en el trabajo e, incluso, no recibir permiso para viajar al extranjero.

Por otra parte, son comunes las detenciones de periodistas extranjeros que realizan reportajes o difunden informaciones cuestionando la situación del país aunque, normalmente, breves, debido a las reclamaciones por vía diplomática de los países de origen de los afectados. Sin embargo, para los nacionales las penas son considerables.

A pesar de que el país es miembro fundador del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y las condiciones de salud y educación son relativamente buenas en el país existe un alto grado de violación de los  derechos humanos, como observamos en el caso de la libertad de expresión.

El suceso más llamativo acontecido en este país en cuanto a violación de la libertad de expresión y de prensa tuvo lugar en marzo de 2003; la conocida Primavera Negra cubana. Se produjeron una serie de arrestos contra detractores del gobierno de Fidel Castro, el conocido grupo de los 75 prisioneros de conciencia, en base a la Ley número 88 de Protección de la independencia nacional y la economía de Cuba, más conocida como ‘Ley Mordaza’, que contempla penas de prisión de dos a ocho años para quienes colaboren con medios de comunicación extranjeros causando perjuicios graves a la economía nacional.

Este acontecimiento, en lugar de aplacar a los ciudadanos como era su pretensión, desencadenó en Cuba una serie de movimientos que reclamaban la excarcelación de los prisioneros políticos.

El 1 de abril de 2003 surgió una espontánea agrupación de mujeres, las Damas de Blanco, que reclamaban la libertad de los prisioneros:

[blockquote]A la opinión pública internacional:

Nosotras, las esposas, madres, hijos e hijas de aquellos hombres y mujeres que se encuentran injustamente encarcelados luego de la reciente ola masiva de arrestos en contra de la disidencia pacífica de Cuba, pedimos su solidaridad y apoyo para una campaña internacional exigiendo la liberación inmediata de nuestros familiares, quienes han sido arrestados por ejercer la libertad de expresión y pensamiento, y por querer lograr para nuestra querida nación la reconciliación y el respeto a los derechos humanos.
Las Damas de Blanco[/blockquote]

Estas mujeres continúan su actividad aún en la actualidad. Sin embargo, han sido reprimidas en numerosas ocasiones por el régimen castrista. El 17 de marzo de 2010, una de ellas, Sandra Guerra Pérez, activista de los derechos humanos y foto reportera del Centro de Información ‘Hablemos Press’ fue detenida cuando se dirigía a la capital cubana para participar en una marcha de seis días, y que comenzaría el 18 de marzo, realizada por los familiares de los prisioneros políticos. En ella exigirían libertad para sus familiares los prisioneros políticos (Sandra Guerra es hermana del periodista independiente detenido Roberto Jesús Guerra Pérez, director de ‘Hablemos Press’).

La Primavera Negra cubana, cuando se detuvo al conocido grupo de los 75 prisioneros de conciencia, desencadenó una serie de movimientos, como las Damas de Blanco

Otras acciones fueron las llevadas a cabo por el periodista cubano Guillermo Fariñas, que mantuvo una huelga de hambre como medida de protesta por la muerte de Orlando Zapata, también a causa de una huelga de hambre, y para pedir la liberación de veintiséis presos políticos enfermos, según sus propias palabras.

Se cree que estos sucesos tuvieron éxito, y fueron el detonante para que, en el verano de 2010, se anunciase la posterior excarcelación de los opositores políticos cubanos tras un acuerdo entre el presidente Raúl Castro y la Iglesia católica. En marzo de 2011, tan sólo dos del grupo de 75 encarcelados durante la Primavera Negra permanecían en prisión, Félix Navarro y José Daniel Ferrer.

Pronto se pensó que estos acontecimientos supondrían el inicio de la libertad de expresión y de prensa en Cuba, pero meses más tarde se pudo verificar que no era así.

El 7 de abril de 2011, Carlos Hernando fue retenido durante cinco horas por sus crónicas para Elmundo.es e Intereconomía, que le convirtieron en enemigo y objetivo del régimen castrista. Fue acusado de “ejercer el periodismo sin acreditación” y de “enemigo de la revolución”. Tras la retención, le dieron 48 horas para abandonar el país.

En Julio de 2011, se anunciaba en Reporteros Sin Fronteras que la represión contra la agencia de noticias ‘Hablemos Press’ se acentuaba. Diez de los miembros de esta agencia han sido detenidos alguna vez y, de hecho, catorce de sus corresponsales recibieron amenazas. El director de ‘Hablemos Press’, Roberto Jesús Guerra Pérez, detalló a Reporteros Sin Fronteras cómo la situación empezó a deteriorarse desde el VI Congreso del Partido Comunista, en abril, cuando se anunciaron las nuevas medidas sociales y económicas. Los agentes de seguridad del Estado prohibieron a los periodistas salir de sus casas durante todo el tiempo que duró el congreso: “Es una guerra psicológica, con amenazas de muerte, invitaciones a dejar el país junto con nuestras familias e incesantes detenciones e interrogatorios, en ocasiones de más de cuatro horas, buscando hacernos callar”.

El ejemplo más cercano data de septiembre de 2011. Se retiró la acreditación al corresponsal de El País y de la Cadena Ser en Cuba, Manuel Vicent, acusado de ofrecer ‘una imagen parcial y negativa’ de la realidad cubana. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España y Reporteros sin Fronteras condenaron esta acción y pidieron al gobierno cubano la restitución de tal acreditación. Fue calificada como un intento más por parte de las autoridades cubanas de esconder la dura realidad social y política del país.

En marzo de 2011, tras un acuerdo con la Iglesia católica, las autoridades cubanas solo mantenían en la cárcel a 2 del grupo de los 75 de la primavera  negra

Son sólo algunos ejemplos de cómo la falta de expresión y de prensa en Cuba aún continúa latente. Los medios de comunicación y los periodistas independientes no pueden ejercer su profesión libremente, algo esencial para la democracia de un país. El Estado continuará intentando ejercer un dominio sobre los medios, para así poder limpiar su imagen de cara a la sociedad. Sin embargo, mientras sigan proliferando otras fuentes de información, ya sea Internet, o medios de comunicación independientes que no se amedrenten ante las amenazas, sus ciudadanos serán capaces de ver con objetividad la situación en la que viven y rebelarse así contra la censura.

Entre una serie de iniciativas para llevar a Cuba la libertad de información, destaca la de Yoani Sánchez, que ganó en mayo de 2008 el premio de Periodismo Ortega y Gasset en la categoría de trabajo digital. En 2004, esta mujer fundó, junto a un grupo de cubanos, la revista de reflexión y debate ‘Consenso’. Tres años después trabajó como editora del Portal desde Cuba y en abril de 2007 comenzó el blog Generación Y, lo que ella misma define como “un ejercicio de cobardía que me permite decir en este espacio lo que me está vedado en mi accionar cívico”. A pesar de que, desde marzo de 2008, el gobierno cubano implementó un filtró informático que impedía ver su bitácora en los sitios públicos de Internet en Cuba, continúa con la iniciativa hoy en día, afirmando que necesita “de la solidaridad de amigos fuera de la Isla para colgar mis textos en la red”.

Este ejemplo nos muestra cómo Internet ha supuesto, gracias al desarrollo de la Sociedad de la Información, que los ciudadanos estén en constante contacto. Veinticuatro horas al día, recibiendo información de cualquier parte del planeta de una manera básicamente simultánea.

El uso de la Red ha acarreado un sinfín de consecuencias, las más notables, como cabría esperar, en el ámbito de la comunicación y la expresión. Las posibilidades que Internet ofrece a la expresión ciudadana pueden dividirse en dos grandes bloques.

Por un lado, encontramos las grandes modificaciones que se han dado en la comunicación intrapersonal. Las redes sociales, como principal motor de este cambio, han conseguido, en poco tiempo, cambiar completamente el esquema de ‘círculo de amistades’ y relaciones personales, sobre todo entre sus consumidores más jóvenes. Parece que gracias a las redes sociales la comunicación intrapersonal se ha convertido en una acción que acarrea mucho menos esfuerzo e interés que antes. Al alcance de un simple ‘click’ podemos comunicarnos de la manera más sencilla con prácticamente cualquier persona, siempre que también esté al alcance de ‘ese click’.

Por otro lado, cabe destacar las modificaciones que se han dado en la comunicación de masas gracias a Internet. Es primordial tener en cuenta que debido al rápido desarrollo de las nuevas tecnologías y su rápida aplicación a los procesos de comunicación se ha dado una fuerte segmentación de audiencias. Al contar antes con muchas menos maneras de obtener información, los ciudadanos siempre acudíamos a las mismas fuentes (telediarios, radio, prensa escrita…)

Internet ha supuesto, gracias al desarrollo de la Sociedad de la Información, que los ciudadanos estén en constante contacto. Veinticuatro horas al día, recibiendo información de cualquier parte del planeta de una manera básicamente simultánea

Gracias a Internet, las posibilidades se han disparado. Si queremos conocer una noticia sobre un acontecimiento de Nueva Zelanda, no sólo podemos hacerlo a través de los medios tradicionales. En el caso de que no quedemos conformes, siempre podremos acudir a la Red para encontrar más información, ya sea en Twitter, blogs, WordPress… e, incluso, conocerla de primera mano visitando la versión digital de un periódico Neozelandés.

Por todo ello es necesario que seamos conscientes de que el mundo de la comunicación, aún estando siempre en continuo cambio, ahora lo está más que nunca o, por lo menos, de una manera mucho más rápida de lo que estábamos acostumbrados. Internet ha roto las barreras. No solo entre países, sino también entre lo que pasa y lo que se cuenta.

Debido a la enorme proliferación de formas de comunicación que Internet ofrece, muchas veces es necesario diferenciar entre la labor del periodista y el ‘comunicador en la red’. Gracias a todas las facilidades que las nuevas tecnologías nos brindan, a día de hoy, parece que cualquier ciudadano puede ejercer la labor del periodista. Aún encontrando ciertas objeciones que poner a esa afirmación, sí podemos comentar que en los países donde impera una enorme censura, tales como Cuba, aquellos países en los que los medios de comunicación tradicionales viven a la sombra del Estado, los medios de comunicación alternativos se convierten, en algunos casos, en los periodistas. Un ejemplo claro de ello lo encontramos en los autores de web-blogs que son, muchas veces, los únicos que publican una información independiente.

El web-blog es una herramienta de publicación que permite a cualquiera tener un pequeño medio de comunicación en Internet en pocos minutos sin necesidad de grades conocimientos técnicos. Según Reporteros Sin Fronteras se trata de instrumentos que “desatan las lenguas y las conciencias de los ciudadanos”, por lo que la asociación de defensa de la libertad de prensa considera que es “un instrumento de libertad de expresión formidable”. Estos web-blogs ofrecen una mayor libertad a sus usuarios para publicar prácticamente cualquier tipo de información.

Sin embargo, no todo es positivo, y es que la censura en la Red cada vez preocupa más a organizaciones como la mencionada, Reporteros Sin Fronteras, que publicaba que “En todo el mundo hay actualmente detenidos 120 bloggers y ciberdisidentes por expresar sus ideas en la Red. En esta clasificación destaca China, con 72 bloggers encarcelados, por delante de Vietnam (17) e Irán (13).”

En definitiva, para poder sortear la censura en Internet debemos, ante todo, preservar nuestro anonimato. Para ello, hay algunos programas desarrollados, que cifran los datos que enviamos y recibimos para que nadie pueda acceder a ellos ni a nosotros. En caso de que debamos usar un ordenador público, para preservar nuestro anonimato podemos hacer uso de nuestro propio navegador, llevándonos en una memoria USB un navegador portátil, como Firefox Portable. Adicionalmente, podemos llevar también PortableTor, un programa que nos permitirá navegar por la red de manera completamente anónima, o podemos usar un proxy para acceder a sitios prohibidos, como por ejemplo Proogly. En el caso de Twitter, la solución es tan sencilla como cambiar el país de origen en la configuración de datos personales de nuestra cuenta, para poder así evitar cualquier tipo de censura.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario